Actuamos o perdemos la patria + - EntornoInteligente
Entornointeligente.com /

26/06/2018 – Aporrea. / Parece que la desaparición física del Comandante Hugo Chávez, abrió las fisuras de las contradicciones que subyacen en el interior de la Revolución Bolivariana, y todo indica que estamos ante un retroceso acelerado que culminará con el entierro del legado chavista. Basta acercar la mirada a Barrio Adentro, Misión Vuelvan Caras, Misión Transporte y lo discurrido con Alma Máter para no extenderme. Todas muestran una fachada desastrosa ante la mirada indiferente de sus responsables.

Se asume que lo ocurrido es producto de una guerra. Efectivamente coincido con este planteamiento, pero el estado deplorable de las políticas públicas y sus instituciones son producto de una Guerra multifactorial contra el pueblo, cuyo actores fundamentales se identifican.

La burguesía internacional y la industria militar norteamericana ha ubicado a la República Bolivariana de Venezuela en el tablero del ajedrez de la geopolítica mundial con las sanciones, dado el potencial petrolero que posee, el Arco Minero, sus reservas de agua y biodiversidad y su ubicación de fachada hacia el Mar Caribe. Desde la Casa Blanca se ha logrado entretejer una alianza en la cual participan países vecinos como Colombina, Perú, Argentina, Brasil. El objetivo es aislar el país y con una estrategia de desgaste derrumbar el gobierno legítimo de Nicolás Maduro. Las sanciones afectan las transacciones comerciales y financieras con empresas ubicadas en ese país, lo cual ha significado colocarle una barrera al acceso a las divisas para que se adquieran bienes y servicios necesarios para satisfacer el mercado interno.

Una oposición, que no desea ser opción de gobierno porque le produce mayor renta y calidad de vida moviéndose entre las instancias internacionales, recolectando dólares y disfrutando irresponsablemente la Dolce Vita. Esta oposición fascista que ha conquistado importantes espacios políticos en elecciones, los ha despreciado y desea que la crisis se profundice, en lugar de jugar un papel político constructivo. Prefieren el país como una tierra arrasada en vez del dialogo y el juego democrático. Son actores de la crisis y se encuentran radicados en el exterior como hijos de papá y mamá cuando el pueblo soporta el peso de sus acciones que se han concretado en escasez, carestía, pobreza y desempleo.

La Fuerzas Armadas Bolivariana y los distintos cuerpos de seguridad engolosinados con el negocio del contrabando del bolívar que sale por las fronteras, la extracción de material estratégico como el cobre, aluminio, etc. Incluso se han transformado en verdaderas mafias que manejan mercados como el de la Curva de Molina y el Mercado Las Pulgas del Municipio. He sido testigo de cómo libreta en mano, estos funcionarios, al final de la tarde pasan la raqueta a los buhoneros. Cuando se realizan operativos, los bachaqueros son informados con horas de anticipación y no aperturan sus puestos. Esta situación es sumamente grave debido a su efecto en la gestión del Gobernador Omar Prieto, quien ofreció en su campaña luchar a sangre y fuego la especulación, y a la gestión de Willy Casanova.

La crisis de transporte público se ha profundizado y ante la mirada indiferente, las mafias del transporte imponen los costos de los pasajes, irrespetando el pasaje estudiantil y tratando a los usuarios como basura, incluso bajo amenaza de un malandrismo que fingen como colectores. La suma que deben cancelar los usuarios por el uso de sus unidades sobrepasa el salario mínimo. Los estudiantes han dejado de asistir a las universidades, pues las becas asignadas por el gobierno no alcanzan ni para una semana de transporte. El anarquismo en el transporte obedece a la apuesta del anterior gobernador a lo privado, cuando el sentido común indicaba que era necesario fortalecer la red pública de transporte y la conformación de empresas familiares con el subsidio de unidades. Los propietarios de los autobuses chinos subsidiados son propiedad de los mafiosos del transporte y hoy en la actualidad forman parte del complot de desestabilización.

La Asamblea Nacional Constituyente, con escaramuzas evade legislar en materia económicas y se circunscribe a desarrollar problemas que aun no se vislumbra como problemas prioritarios. Esto traerá como consecuencia la pérdida de los horizontes de la confianza en las instituciones y los actores fundamentales. Mi lectura de la tensa paz conquistada no es patrimonio de la ANC, sino que los escenarios de guarimba y violencia tenían como fin precipitar las sanciones del gobierno norteamericano y sus aliados contra Venezuela, lo lograron y esperan por desgaste y fatiga la caída de la Revolución Bolivariana.

Los empresarios venezolanos imponen una lógica perversa de mercado en la distribución y contendiendo la oferta de productos de primera necesidad y de aseo personal, han establecido una escala móvil de los precios inmorales de los productos. Un salario mínimo es insuficiente para adquirir un kilo de carne, pollo, pescado, arroz y harina de maíz. La cadena de distribución como las Tiendas Bicentenarios son una mala fachada para el gobierno, y los CLAP asisten al pueblo intermitentemente y en plazos muy distendido. El estudio de lo dispuesto en una caja CLAP para una familia de 4 miembros solo alcanzan para cubrir sus necesidades para tres días, los restantes 12 días de las quincena son víctimas de la vorágines especulativa. Evidentemente asistimos a un proceso de descompensación de peso y talla del venezolana dada la precariedad proteínica y de carbohidratos que consumen nuestro pueblo. En este escenario de especulación la precariedad del salario de los trabajadores se produce sin una política de salvaguarda de la remuneración. Los incrementos salariales son molidos por la inflación y los sindicatos se vierten en una sociedad de cómplices, los cuales no se pronuncian sobre estos hechos ni tampoco sobre la devaluación de las prestaciones acumuladas por los trabajadores.

Otro actor relacionado con la crisis, es el chavismo centralista, el cual piensa que el país todo es Caracas, no asume la responsabilidad ante la situación de gravedad socioeconómica, desarrolla su vida en un país virtual y perfecto, ciego y soberbio que aparenta un clima de normalidad. Estos actores han facilitado el quiebre de la autoridad del Estado en materia económica y sobre todo en lo monetario, han permitido el debilitamiento del Banco Central de Venezuela, quien en una situación de disimulo no ha asumido el descalabro del bolívar facilitando con la escasa circulación una mafia impune, donde los bancos y el paramilitarismo se constituyen los amos del circulante, en detrimento de las garantías económicas consagradas en la Constitución, el código de Comercio y el derecho al trabajo y a la educación, con el corralito financiero. En el caso del sector educación maestros y profesores universitarios deben realizar enormes colas en los bancos para recibir de su remuneración 50 mil bolívares diarios los cuales son insuficientes para cubrir el gasto de transporte a las instituciones financieras, regresar a su vivienda y al día siguiente hacer permanencia a en las instituciones educativa. La Superintendencia de Bancos actúa como un monigote que conforma una burocracia parasitaria.

A esto, se suma el régimen especulativo del doble precio de los productos de primera necesidad. En los mercados populares suele verse los precios de los productos más económicos pagados en efectivo y si se adquieren por transacciones electrónicas los incrementos son escandalosos, y hasta triplica el precio en efectivo. Un kilo de harina de maíz cancelada en efectivo es de 250 mil y si se cancela con tarjeta de débito suele costar hasta 1.200.000 bolívares,. La institucionalidad encargada por velar el cumplimiento de los precios justos y los derechos de los consumidores han desaparecido. Los cuerpos de seguridad del Estado protegen al empresario y deja desvalido al consumidor. Se puede concluir que estamos en el pleno corazón del experimento del socialismo con la germinación de un neoliberalismo más salvaje y sin ética, superior al de la década de los ochenta y noventa. En esta nefasta semilla de neoliberalismo popularizado se han sumado los bodegueros en las comunidades.

La ruleta rusa, casi suicida se agrava con la crisis del sector eléctrico; ningún actor explica la discontinuidad de la estrategia diseñada por el Comandante Chávez para hacerlo más eficiente y de mayor capacidad. Lo mismo ocurre con el agua potable, la recolección de los desechos, las políticas de seguridad, etc.

Mariano Picón Sala en su libro ‘Comprendiendo a Venezuela’, planteaba que una revolución requiere pueblo y comando para ser exitosa. Precisamente en el caso de la Revolución Bolivariana la desaparición física del Comandante Chávez, dejo un hondo vacío en la dirección del comandando. La gestión del Presidente Nicolás Maduro se caracteriza en materia económica por una dirección del comando errática e indecisa para imponer las decisiones sobre la misma institucionalidad pública y los sectores comprometidos en la economía. Esta falta de comando está permitiendo que la Revolución se subordine al capital, y sobre todo a un capital desarmado y forajido. Permitirle al capital forajido el escenario para su libre acción es caminar muy de prisa a un Estado fallido. Es necesario recordar permanentemente que en la fase imperialista, el principal enemigo del Estado es precisamente el capital, pues requiere la inmunidad. Lo que estamos viendo es cómo las mafias obscenamente están haciendo explosionar los controles de contención de la corrupción y otros delitos muy graves.

En este panorama, el Presidente Nicolás Maduro debe emprender acciones para restituir la autoridad del Estado en materia económica y asumir una posición más beligerante para des-mafiar el país, combatir la corrupción política y la corrupción de la política, reconfigurar nuevos acuerdos y condenar el acaparamiento, carestía y la especulación. Pienso que es necesario elevar el acaparamiento, la carestía y la especulación como delitos contra la seguridad del Estado, sancionándolo con penas ejemplarizantes. Es pertinente que el presidente llame a un referendo para consultar al pueblo con las siguientes preguntas

1) ¿Está usted de acuerdo con que se realice un proceso de revisión de la filosofía y paradigma organizativa del poder judicial?

2. ¿Está usted de acuerdo que el gobierno elabore un estatuto penal especial contra los funcionarios militares que permitan y faciliten el contrabando, la carestía y la especulación?

3) ¿Está usted de acuerdo que los delitos contrabando, la carestía y la especulación sean tratado como delitos contra la seguridad del Estado?

4) ¿Está usted de acuerdo que estos delitos sean penalizados con sanciones que vayan entre y 60 y 80 años de prisión, sin prerrogativas penales?

Este debate con el pueblo, se enmarca en una envestida frontal a la guerra. No se puede seguir otorgándoles un tratamiento convencional, cuando en el centro de la confrontación se encuentra la soberanía y la pervivencia de la patria de Simón Bolívar y de Hugo Chávez. De igual manera el Comando debe ser más transparente con el discurso y la praxis sobre el Poder Popular Comunal, facilitando una mayor autonomía y abriendo las compuertas para que sea verdaderamente institucionalidad de poder.

De la misma forma, es pertinente deslegitimar el discurso de la economía post petrolera, discurso que sataniza el petróleo, pues somos, queramos o no, un país cuyas condiciones y oportunidades de desarrollo y prosperidad se encuentran atado a este sector, y esto será así por muchos años. Entonces el esfuerzo debe radicar en afincarnos desde el petróleo y germinar un nuevo modelo económico autosuficiente, basados en las necesidades reales de la sociedad. Encaremos la economía con vigor revolucionario, si no la Revolución Bolivariana se verá envuelta en el terrible escenario de privatizaciones de los espacios económicos estratégicos que se han conquistado para lo público.

Me da la impresión que existen actores del chavismo muy interesado a corto plazo de entregarle el gobierno y las reivindicaciones sociales y económicas a la derecha.

Profesor universitario.

correo [email protected]

Entornointeligente.com

Advertisement

Nota de Prensa VIP

Smart Reputation