30 FRANCISCO JAVIER VELASQUEZ GAGO // Sícalo Pinaud, escritor y amante de las artes - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Plátano en tentación y otras especies , de  Francisco (Sícalo) Pinaud. 148 páginas. Ediciones Tecnar Cartagena, 2012. Son 17 cuentos cartageneros entre el amor, la nostalgia y la ocurrencia y la desmesura del Caribe cotidiano, bien narrados y descritos por el escritor, editor y fotógrafo Francisco Pinaud, conocido como Sícalo Pinaud, que acaba de partir en este inicio de 2017.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

www.google.co.ve
Estas historias entrañables y divertidas captan el alma de una Cartagena que se ha ido desvaneciendo en el tiempo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

dolarve.com
Leerlos es cruzar zonas de luz y penumbra en el tiempo, expresiones y episodios de la ciudad de los últimos treinta años.

El entrañable e inolvidable Sícalo Pinaud fue además uno de los fundadores del grupo La Caterva, que tenía un excelente suplemento literario, en los años setenta, con Erik Bozzi, María Sixta Bustamante, Mario Mendoza, Javier Hermández, entre otros.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

www.entornointeligente.com
Y fue uno de los miembros fundadores de la Fototeca Histórica, el Festival del Frito cartagenero, del Club de Lectura de Ábaco Libros y de innumerables iniciativas culturales.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

equilibrioinformativo.com
Hizo el registro fotográfico de la restauración del Teatro Heredia, de escenarios el corazón amurallado que desaparecieron (tiendas, cafés, personajes callejeros, etc).

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

enlasgradas.com
Fue editor de Raúl Gómez Jattin y Rómulo Bustos. Su padre había sido editor de Jorge Artel y Luis Carlos López. La edición de “Hijos del tiempo” (1989), de Raúl Gómez Jattin, con portada de un retrato realizado por Bibiana Vélez, es uno de los mejores libros publicados no solo en Cartagena, sino en la historia de la poesía en Colombia.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

noticias-venezuela.com
En sus últimos años, Sícalo había preparado una serie de fotografías de mujeres descaradas en espacios emblemáticos de la ciudad.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

tipsfemeninos.com
El resultado captaba atmósferas y sutilezas artísticas de la vejez de los muros y el esplendor de la piel.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

eldiscoduro.com
Era un lector voraz, una fina sensibilidad, un ser dialogante, un gran sentido del humor y la memoria de Cartagena, y un amante perpetuo de todas las formas de la belleza: el libro, la música, el cine, las mujeres, el vino, el diseño, la arquitectura, y otra vez, la conversación como uno de sus dones naturales.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

economiavenezuela.com
Era un gran narrador que escribía versos y desacralizaba la solemnidad de la poesía.

Sícalo vuelto a ver

“Y ahora, ¿quién caminará por la calle Don Sancho si ya se fue el último d eun vecindario que llegó a tener 42 familias?”, se pregunta Alberto Abello Vives.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

efectococuyo.com
“Ya no queda ninguno como él. Bueno, nunca hubo uno como él. Esa calle fue su universo: entre el Teatro Adolfo Mejía y la Librería Ábaco. El teatro lo fotografió en ruinas e hizo de la librería una parte de su hogar. Todo el día de un lado para otro. Con sus cuentos, que los escribió y buenos; algunos los perfeccionó tanto que pudimos leer tantas versiones como las de hacer plátanos en tentación.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

mundinews.com
Con sus fotografías de una ciudad inexistente y últimamente de la mano de unas mujeres descaradas. Heredó el oficio editorial. Publicó bellas ediciones de poemas de Rómulo Bustos y Raúl Gómez Jattin. Perteneció a La Caterva, con Erick Bozzi, Francisco Angulo, Mario Mendoza, María Sixta Bustamante, Leticia Moreno, Antonio José Paz y Olga, y Eduardo Camacho.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

breakingtrending.com
Se imaginó y fundó la Fototeca Histórica de Cartagena y con Rafael Martínez inauguró un primer centro cultural del Caribe.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

politica-venezuela.com
Amó a Borges y al Tuerto López, a la música, las mujeres y las tertulias. A sus dos hijos. Ya no habrá a quien llamar con un grito los domingos por la tarde. Ya se acabaron las conversaciones con ese amigo entrañable. Ahora al pasar por esa calle desocupada recordaré siempre a Sícalo Pinaud, el amigo que se fue el 1 de enero de 2017″.

“Desde los años setenta empezamos a fotografiar el Centro de Cartagena”, confiesa Daniel  Gutiérrez, al evocar a su amigo Sícalo Pinaud.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

www.atleticovenezuelacf.com
“Deja un archivo fotográfico inmenso. Mucho blanco y negro, su pasión”.

“Conocí a Francisco “Sicalo” Pinaud en una tarde soleada, en la ciudad de Cartagena, en la Librería Abaco”, escribe Ástrid Villa.

“El caballero con la elegancia que siempre lo caracterizó, dirigió a mí con esta frase: “Buenas tardes señorita, disculpe no nos han presentado” seguido se presentó.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

seguros-guia.com
Desde ese momento nació nuestra amistad, descubrí un ser maravilloso, talentoso. Para mí, dentro de los estándares de la genialidad: espontáneo, siempre comprometido con el arte en todas sus expresiones.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Sícalo me hizo saber que no estaba sola, al tener ese gusto apasionado por la lectura, y por leer temas no tan comunes, me invitó a participar del club de lectura de Ábaco en Cartagena, del que aún soy miembro activo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Se convirtió en mi mentor, maestro, mejor amigo, como un padre para mí, tuve el honor de ser su “musa” en la primera serie de descaradas, y estábamos trabajando para la que no se alcanzó a lanzar.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Mi alma está de luto por su partida. Aprendí tanto de Sicalo, y siento que me faltó demasiado por aprender del escritor, amante del cine, de la música, del arte en general, fotógrafo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Quedaron pendientes  esas clases de fotografía. Gracias a él y a su apoyo incondicional, publique mi primer libro “Vida bajo fuego”, entre tertulias interminables, donde no nos alcanzaba el tiempo, donde por lo general terminaba haciéndome estudios fotográficos a su antojo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Me contaba historias, nos acompañábamos a los “mandados”.  ¡Cómo olvidar esas largas caminatas por la ciudad amurallada en busca de su bollo limpio que le encantaba!

Siempre una sonrisa, un chiste, un nuevo proyecto, una película por ver, un libro por leer, o un concierto por asistir, también me regañaba, como un padre a su hija, siempre se alegró de cada una de mis alegrías y yo de las de él.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Era imposible ir al centro de la ciudad y no verle. A veces se me perdía por qué según estaba en una diligencia, de igual manera cuando volvíamos a vernos era como si no hubiera pasado el tiempo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Solo me queda agradecer por haber compartido tanto con este ser maravilloso lleno de facetas, que pienso no logré conocerlas todas.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Sicalo siempre te llevaremos en nuestros corazones. Paz en su tumba, querido Sicalo”.

“A Francisco (Sícalo) Pinaud, Cartagena, su amada ciudad destinataria de su genio creativo debe conocerlo mejor.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Es un gran escritor y artista”, precisa Glenda Vergara Estarita.

Epílogo El 4 de enero a las 5 y 30 de la tarde en la Iglesia Santo Domingo se cumplió la Misa de cenizas de Francisco (Sícalo) Pinaud,  acto litúrgico y espiritual, con la presencia de sus hijos Santiago y Gabriel, sus hermanos, y amigos.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

La partida de Sícalo ha sido lamentada por innumerables escritores, artistas, gestores culturales de Cartagena y el país.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Rafael Dussán hizo un par de dibujos en los que aparece Sícalo de la mano de ángeles, y luego, de manos de dos bellas musas que se lo llevan al cielo.

“Hace dos meses me escribió encargándome unos libros impresos por su padre, entre estos, el Diccionario de Costeñismos del Padre Revollo”, recuerda Daniel Gutiérrez.

Sícalo seguirá entre nosotros, con su alma sonriente, con su humor y sensibilidad que abría un camino a la pesadez abrumadora de las noticias de nuestro tiempo.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Queda su espíritu en el Centro de Cartagena, como una música que no se agota.  

.

© Francisco Velasquez

© Francisco Velasquez PDVSA

Con información de: El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com

Follow Me

.