Dante Alighieri, el ‘Sommo Poeta’

Entornointeligente.com / Dante Alighieri, el ‘Sommo Poeta’ Shutterstock Una anécdota

Para intentar representar la trascendencia de Dante y de su universo poético en el imaginario colectivo italiano, relataré una anécdota personal. En todas las escuelas italianas, en los primeros años de secundaria, nos llevan de visita a Ravenna, hermosa ciudad de la Emilia-Romagna, con muy notables tesoros artísticos, como los mosaicos de san Apolinar, y con ocho monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Entre los lugares de obligatoria visita está la tumba de Dante. En un callejón estrecho, en el tope, se erige una pequeña y sencilla capilla. Recuerdo vivamente –¡a la distancia de medio siglo!– todo el ambiente y la emoción de encontrarme, yo todavía adolescente, frente a los restos del Sommo Poeta.

Eso no pasaba de casualidad… Era el fruto del amor que nuestros maestros habían sabido inculcarnos. Todavía rememoro mi magnifica profesora de literatura, que era capaz de quedarse ¡una hora entera explicándonos una terzina de La Commedia!

25 marzo de 1300

Ese día, según las reconstrucciones de los estudiosos, Dante empieza el viaje de La Commedia con la bajada a los ínferos. En ese viaje, Dante se encuentra con todos los vicios y las pasiones que el hombre comete, siente y sufre. Con ese viaje, nosotros también bajamos en el fondo de nosotros mismos. Aprendemos acerca de los demás, de las eternas contiendas por el poder, y de los límites –en el bien y en el mal– que el hombre es capaz de cruzar.

Como dice la socio-lingüista y escritora Vera Gheno: “La Divina Commedia es el gran tesoro de la lengua italiana”. Dante no se limita a escribir en italiano, o sea en vulgar, lo investiga y lo inventa, lo adorna de latinismos y neologismos.

Sin tener conciencia de ello, todavía hoy los italianos utilizamos como fueran refranes, expresiones dantescas: “Bel paese” “Cosa fatta capo ha” “Non mi tange” “Non ragionam di loro ma guarda e passa” etc., son todos versos de La Commedia.

Otra particularidad de la lengua dantesca es que todavía puede ser ampliamente comprendida en la actualidad; al contrario de Shakespeare, por ejemplo, que es de más difícil lectura para los contemporáneos de habla inglesa.

“El conocimiento de la naturaleza humana en Dante parece no tener límites, fruto de la experiencia de un hombre que no rechaza ningún aspecto de lo humano, y que sabe bucear en los secretos de las almas para captar los móviles más íntimos”. Como apunta el escritor Nicoló Scialfa, “Frente a la mente inmensa de Dante, tenemos un temor reverencial. Él es música sublime, fuente inagotable de inteligencia y cultura, humanidad, sabiduría, belleza, perspicacia psicológica, espiritualidad cristiana, pasión, política, fe y razón, impulso místico y visión estética”.

Por la amplitud de sus intereses espirituales y culturales, la intensidad y la fuerza de las pasiones, la altura de su personalidad poética, Dante es lo que se dice un genio, que en todos los tiempos es asombroso y raro, por lo cual, más que con sus coetáneos debe ser situado entre las más altas figuras poéticas mundiales de todos los tiempos.

No hemos inventado nada…

En la época de Dante, Firenze estaba desgarrada por la lucha entre dos facciones políticas: “Guelfi bianchi” y “Guelfi neri”. A los odios familiares y rencores privados, expresiones de una feroz lucha por el poder, se sumaban los conflictos de clase. En medio de estos conflictos se introducía el papa Bonifacio VIII que –estando vacío el trono imperial– pretendía tener poder y control sobre las ricas tierras toscanas.

Si pudiéramos adentrarnos en los pormenores de esas luchas… quedaríamos sorprendidos de la “modernidad y actualidad” de esos acontecimientos, de la telaraña de intereses personales y económicos, del poder de la naciente banca, de traiciones y corrupciones varias, de cambios de bando, de movimientos secretos y subterfugios vergonzosos… Cómo a decir… ¡Los hombres contemporáneos no han inventado nada!

En 1302 Dante es condenado al exilio y empieza para él una vida dura y penosa, agravada por la humillación de tener que pertenecer –él tan orgulloso y digno– a la categoría de los “hombres de corte”, dependientes de la generosidad de los grandes señores.

El propósito de ‘La Commedia’

El poeta siente suya la misión de indicar a los hombres los efectos terribles de la presente depravación, y preparar el camino a las reformas necesarias. Ciencia y filosofía, teología y convicciones políticas, historia y vida vivida están presentes en La Commedia.

De los tres cánticos, el Infierno es el que tiene más movimiento y drama, y el más variado desfile de humanidad. Es el reino de las pasiones intensas y profundas, de las grandes figuras históricas que emergen de un fondo de tinieblas y desesperación; figuras sólidamente humanas, con sus cuerpos todavía sangrantes, firmemente ligados a los afectos y codicia terrenos, siempre listos a revivir los recuerdos y la tragedia de sus vidas.

El Infierno es el momento más apasionado y férvido de la imaginación dantesca, con la muchedumbre de pecadores, las figuras de los demonios, los personajes de la mitología clásica, el ingrediente trágico –a veces terrible, a veces grotesco, a veces repugnante– de las penas, subrayadas de aspectos deformes y desolados del paisaje. La fuerza poderosa, arrolladora, de ese cántico… explica porqué la mayoría de los lectores de Dante confiesen amarlo particularmente.

La eternidad de Dante

Las características que más impresionan al cultor de La Commedia (definida más tarde Divina, por su apasionado lector, el Boccaccio) son antes que nada la grandiosa arquitectura del conjunto, y la variedad e inmensa riqueza de los particulares.

El conocimiento de la naturaleza humana en Dante parece no tener límites, fruto de la experiencia de un hombre que no rechaza ningún aspecto de lo humano, y que sabe bucear en los secretos de las almas para captar los móviles más íntimos. A lo largo de La Commedia, en sus perfectos cánticos, se despliega una asombrosa capacidad de observación y comprensión, que utiliza para comunicarnos, con fuerza asombrosa, los vicios, los errores y los afectos de los hombres.

Dante queda siempre intensamente humano, porque la solidez moral no le impide entender la fuerza y belleza de las pasiones, aun de las culpables; la concepción cristiana no le quita la capacidad de apreciar la heroicidad de los hombres, aun de los que transgreden los límites impuestos.

A la variedad del contenido corresponde la infinita riqueza de la forma, gracias a un lenguaje lleno de matices, que sabe ser delicado, poderoso, dulce, áspero…

En Dante, Italia reconoce su poeta nacional por excelencia, es el padre noble de nuestra literatura y nuestra civilización; un símbolo cuyo culto es el culto de lo más rico y profundo de la misma nacionalidad italiana.

La autora es doctora en materias literarias de la Universidad de Bologna, Italia. Ha sido docente de sociología y lengua italiana en la Universidad de Panamá.

Algunas Particularidades de los Informe Financieros MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (Pesoc) está conformado por un grupo de profesionales de las ciencias sociales que, a través de sus aportes, buscan impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Temas relacionados: Pensamiento Social
LINK ORIGINAL: La estrella

Entornointeligente.com

Smart Reputation

Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation

Más en EntornoInteligente.com