Liberar residuos nocivos del cuerpo

Entornointeligente.com / ¿Qué es liberar residuos nocivos y cómo actúan en el cuerpo?

Para liberar residuos nocivos del cuerpo, es importante que mantengamos una alimentación saludable y nos hidratemos correctamente. El hígado y el riñón son nuestros grandes aliados en la tarea.

En los últimos años, los medios de comunicación hablan sobre liberar residuos nocivos, la mejor forma es hacer ejercicio para liberar. Sin embargo, poca gente sabe realmente qué es liberar residuos nocivos y por qué es recomendable liberarlos de nuestro organismo. Los residuos nocivos son sustancias potencialmente perjudiciales para nuestro organismo, que son desechadas por las células, ya sean de plantas, animales o bacterias. En nuestro caso, son desechadas por nuestro organismo.

El problema es que los residuos nocivos cuando se acumulan provocan daños en nuestras células y tejidos. Por ello, mostraremos como se acumulan estas sustancias y qué podemos hacer para eliminarlas. En primer lugar, debemos saber que debido a los procesos metabólicos que necesitamos para sobrevivir, se efectúa la limpieza en nuestro organismo, depurando los residuos nocivos. Por ejemplo, en el proceso por el que nuestras células obtienen energía quedan residuos nocivos de sustancias que ya no son de utilidad, que pueden provocar daños en las células si se acumulan. También tenemos que liberar residuos nocivos cuando nos alimentamos, y cunado respiramos o consumimos alguna sustancia como el tabaco.

Tenemos mecanismos que nos permiten neutralizar todos estos residuos nocivos para eliminarlos. Cuando se neutralizan y se eliminan, se evita que se alcancen niveles muy altos, que sea lo realmente perjudicial para los tejidos. Los dos órganos más importantes en la neutralización y depuración de residuos nocivos son el hígado y el riñón. Por la orina y las heces expulsamos gran parte de los residuos. Es fundamental que estos órganos funcionen correctamente, para que la depuración sea buena. Las enfermedades renales y hepáticas deterioran el proceso de desintoxicación y retardan la eliminación de residuos nocivos, afectando entre otras cosas el envejecimiento. El hígado es un órgano clave en la depuración y liberación de residuos nocivos.

Otras formas importantes de liberar residuos nocivos.

Como ya hemos mencionado, la alimentación es una fuente importante de evitar residuos nocivos. No solo por las reacciones que se producen en el interior del cuerpo para procesar los alimentos, sino porque también proceden del producto en sí. De esta manera, los alimentos ricos en aditivos y grasas contienen un mayor porcentaje de toxicidad. Lo mismo ocurre con los fritos o los procesados a altas temperaturas. Además, las sustancias como el tabaco o el alcohol son extremadamente perjudiciales.

Las sustancias contaminantes, como los metales pesados, que están presentes en algunos animales que ingerimos, también se consideran una fuente de intoxicación. Tampoco podemos olvidar que los venenos de animales como serpientes o insectos también tienen toxicidad. Los ultra procesados, comunes en la industria alimenticia actual, aceleran el proceso de liberar residuos nocivos por la cantidad de pasos que se dan en su fabricación. En un supermercado, la elección de productos debe ser específica, para minimizar los riesgos en la salud.

Señales de advertencia de que tu hígado está lleno de residuos nocivos.

¿Cómo liberar residuos nocivos del cuerpo? Sin embargo, sí es cierto que para poder eliminar toxicidad de nuestro organismo necesitamos que los órganos funcionen correctamente. En especial, el hígado y el riñón. De ahí que sea muy importante hidratarse bien y beber entre 1, 5 y 2 litros de agua al día. Así ayudamos a que el riñón produzca más orina y se depure con más frecuencia. Por lógica, si reducimos la toxicidad que ingerimos del exterior, también será beneficioso para nosotros. Podemos hacerlo, por ejemplo, eliminando el alcohol, el tabaco o los elementos procesados y ricos en grasas. Además, lo ideal es introducir en nuestra dieta más verduras y frutas.

No sólo las dietas sirven para desintoxicar. Se recomienda llevar una vida activa y realizar ejercicio de intensidad moderada varias veces por semana. Mediante el deporte también eliminamos residuos nocivos y, además, reducimos los niveles de estrés, que parecen estar relacionados con almacenar residuos nocivos.

Señales que te indican que estás sobrecargado de residuos nocivos.

Cuando nuestro cuerpo tiene un exceso de residuos nocivos intenta liberarlos por diferentes vías y nos manda señales del trabajo que está realizando. Una buena alimentación y la práctica de hábitos saludables contribuyen a disminuir los niveles de residuos nocivos en el cuerpo. Sin embargo, todos estamos expuestos de una u otra forma a sufrir sus efectos. En efecto, el entorno en que habitamos está lleno de estas sustancias que pueden ingresar al organismo a través del aire, el agua, los alimentos y muchas otras fuentes con las que tenemos contacto directo.

Si bien los órganos excretores se encargan de eliminarlas, a veces los sobrecargamos y disminuimos su capacidad. Como consecuencia, se genera una acumulación que puede conducir a una serie de reacciones en la salud física y emocional. No obstante, existen algunas señales que pueden alertarnos antes de que se convierta en una situación más complicada.

1. Fatiga constante.  Cuando el organismo trabaja en exceso para liberar residuos nocivos, es común que incremente la sensación de fatiga aunque se duerma bien. El cansancio, las dificultades de concentración y el deseo de dormir en horarios no habituales son razones suficientes para considerar que el cuerpo necesita apoyo para lidiar con la sobrecarga de desechos.

2. Aumento de peso persistente.  La pérdida de peso no es una tarea sencilla. En efecto, se requiere de continuos esfuerzos en lo que tiene que ver con la dieta y el ejercicio. Sin embargo, si pese a mantener estos hábitos el cuerpo continúa ganando kilos, es probable que se deba a un problema hormonal. Este tipo de condiciones puede responder a muchos factores. Entre ellos podemos encontrar altos niveles de toxicidad provenientes de los alimentos y productos de cuidado personal).

3. Estreñimiento y a qué se debe.  Los intestinos desempeñan un papel principal en el proceso mediante el cual el cuerpo se libera de residuos nocivos. La dificultad para expulsar las heces o los episodios fuertes de estreñimiento es una señal contundente de la retención de desechos. Esto no solo aumenta los niveles de intoxicación en el cuerpo, sino que puede provocar malestar estomacal, inflamación y dificultad para absorber los nutrientes.

4. Problemas cutáneos.  La piel es uno de los órganos que más refleja la sobrecarga tóxica en la sangre y los tejidos. La aparición de acné, erupciones cutáneas y reacciones alérgicas indican que el cuerpo no se está liberando de residuos nocivos de forma óptima. Además, también puede ser que aparezcan antiestéticas ojeras y bolsas, brotes de eczema y soriasis.

5. Sobrecalentamiento del cuerpo.  El sobrecalentamiento del cuerpo es un síntoma muy común de la acumulación de toxicidad, que obligan al hígado a trabajar en exceso. Esto provoca un incremento en la segregación de sudor, dado que el cuerpo busca la liberación de los residuos nocivos a través de la piel.

6. Dolores de cabeza constantes.  El organismo trata de liberar residuos nocivos acumulados en la sangre que afectan de forma directa al sistema nervioso. De hecho, puede desencadenar reacciones negativas como dolores de cabeza continuos. En efecto, el tejido nervioso es hipersensible a los desechos de toxicidad. Por tanto, no es extraño que se genere este tipo de dolor.

7. Acumulación de grasa abdominal.  Una de las razones por las que la desintoxicación ayuda a perder peso es porque elimina las sustancias de desecho que hacen que se acumule grasa en el vientre. Esto se debe a que acumular residuos nocivos que afectan los niveles de glucosa y colesterol en la sangre, lo cual aumenta los depósitos en el área abdominal.

8. Mal aliento.  La halitosis o mal aliento que no se controla a pesar de los buenos hábitos de higiene, pueden tener su origen en problemas digestivos y acumulación de residuos nocivos. En efecto, estos alteran el ambiente del tracto digestivo. Por eso, facilitan la proliferación de residuos nocivos en la boca, los dientes y las encías. Por otra parte, debido al exceso de residuos nocivos, la lengua se cubre con un revestimiento amarillo que origina mal olor e irritaciones.

9. Cálculos biliares.  La aparición de cálculos biliares puede estar provocada por un exceso de sustancias de desechos en la bilis. El hígado puede empezar a liberar la bilis espesa dentro de la vesícula biliar, lo cual genera obstrucción y puede derivar en el desarrollo de piedras.

Si identificas estos síntomas, suprime de la dieta los alimentos industrializados y aumenta el consumo de agua, frutas y vegetales. Además, mantente bien hidratado y haz ejercicio físico de forma regular.

LINK ORIGINAL: Globedia Venezuela

Entornointeligente.com

Smart Reputation