Violó y mató a más de 150 niñas

violo_y_mato_a_mas_de_150_ninas.jpg

Entornointeligente.com / Se hacía pasar por evangélico para reclutar a sus víctimas en Colombia y Ecuador

D aniel Camargo Barbosa es considerado el mayor violador y asesino de Colombia. Se le conoce como la ‘Bestia de Los Andes’, pues entre los años 1974 y 1990 asesinó a centenares de niñas y adolescentes en su país natal como en Ecuador.

En Colombia ingresó a prisión tres veces por sus crímenes, pero escapó en 1984 y estuvo a la deriva varios días sin agua y sin comida hasta que llegó a Ecuador. Allí volvió reiniciar sus delitos.

En total, las autoridades calculan que asesinó y violó a más de 150 niñas y adolescentes, siendo condenado por última vez en 1989 a 16 años de prisión. En noviembre de 1994 murió en la cárcel, asesinado por el primo de una sus víctimas.

Su vida

Camargo, según Wikipedia, nació en La Mesa, Cundinamarca en Los Andes colombianos el 22 de enero de 1930. Cuando tenía un año su madre murió y su padre se casó con otra mujer.

Durante su infancia, su madrastra, que no podía procrear y soñaba con tener una hija, lo obligaba a vestirse como mujer para que fuera al colegio. Allí era objeto de burla de sus compañeros, por lo que Camargo se sintió rechazado y empezó a odiar a la sociedad.

Cada vez que se oponía a vestirse como niña, su madrastra le clavaba alfileres en el cuerpo. Su padre también lo azotaba sin piedad.

Si eso no fuera poco, fue testigo de cómo un sacerdote de la iglesia al que asistía embarazó a una de sus hermanas y otro cura abusó sexualmente de una niña. Todos esos terribles episodios terminaron afectándolo, causándole una serie de traumas.

Pero la gota que derramó el vaso y que le despertó sus instintos asesinos, fue el hecho de que su esposa le fue infiel y a partir de allí comenzó a sentir un profundo odio hacia las mujeres.

Con la ayuda de su compañera sentimental comenzaron a buscar a niñas vírgenes, las drogaban, luego las violaba y finalmente, las mataban.

Sus víctimas

Reclutaba a sus jóvenes víctimas haciéndose pasar por un miembro de la iglesia evangélica y una vez que las abordaba las engañaba mostrándoles la biblia.

‘Quiero que entiendan que soy una persona sana y tranquila’, les decía para ganar su confianza. Después les pedía que las acompañara a un lugar donde supuestamente iba a construir una iglesia y una vez allí, las violaba y las asesinaba.

Los cadáveres de sus víctimas, la mayoría desnudas, comenzaron a aparecer en diferentes lugares solitarios. Las niñas, según la policía, mostraban signos de haber sido violadas, golpeadas, estranguladas y atravesadas por un machete. A algunas hasta les arrancó el corazón.

Lorena Zavala, quien logró escapar del violador, contó a un canal de televisión que fue abordada por Camargo en un parque y que este le dijo que no conocía la ciudad (Ecuador), era evangélico y que necesitaba que lo ayudara a cambiar unos dólares para luego llevárselo a un pastor.

Como el asesino tenía un gran poder de convencimiento, Lorena accedió a acompañarlo hasta un recinto, pero como lo notó muy nervioso, tuvo un mal presentimiento y salió corriendo. Se salvó de morir en las garras del psicópata.

Yulisa Villacenso España, de 11 años, no corrió la misma suerte. La pequeña salió un domingo de su casa para ir a comprar un periódico y fue abordada en el camino por el ‘Monstruo de Los Andes’. La persuadió con engaños para que la acompañara a un lugar, se montó en un auto bus con ella, luego llegó a un paraje solitario donde la violó y la mató.

Semanas después los restos de la pequeña fueron hallados, pero los familiares dudaron que fueran de Lorena, pues eran puros huesos.

Captura

Camargo, tras cometer centenares de asesinatos, finalmente fue capturado el 26 de febrero de 1986, en Quito, Ecuador, cuando se dedicaba como indigente a vender ropas y prendas de sus víctimas en un parque.

Al principio no quiso confesar que fuera el autor de tantos asesinatos de niñas y adolescentes, pero cuando la policía lo amenazó que en la cárcel le esperaba lo mismo que le había hecho a las niñas, se asustó y confesó sus delitos.

Narró que abordaba a niñas de entre 8 y 22 años en un parque en Quito y que las prefería vírgenes, pues se excitaba viéndolas llorar.

Según su propio testimonio, desde 1984, asesinó a más de 70 niñas en apenas un año, pero de acuerdo a las autoridades el número de víctimas podría superar los 150.

Estando en prisión, en 1994, el sobrino de una de sus víctimas lo asesinó en la celda donde estaba con él.

‘Le metí tres puñaladas, luego le quise sacar la cabeza. Cuando lo terminé de matar, le corté la oreja, que aún la conservo’, contó el asesino.

Los psiquiatras, tras analizar su caso, determinaron que Camargo actuaba impulsado por motivos religiosos, pues afirmaba que Dios le mandaba a cometer esos macabros crímenes.

Su cadáver fue enterrado en el cementerio de El Borbón, en Quito, en la tumba 798.

‘Quiero que entiendan que soy una persona sana y tranquila’, le decía a sus víctimas cuando las abordaba en los parques de Quito.   CANTIDAD 150 niñas

violó y mató Daniel Camargo en apenas un año, según informaron las autoridades judiciales

LINK ORIGINAL: ElSiglo

Entornointeligente.com

Smart Reputation
Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation