¿Democracia o demagogia?

Entornointeligente.com / Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

El referéndum está en la Constitución (art. 79) y por tanto no se puede impedir. Pero que sea formalmente lícito, no quita la eventualidad de un uso demagógico del instituto.

Eso es, exactamente, lo que está ocurriendo con el llamado “referéndum contra la LUC”.

Porque prácticamente nadie leyó la famosa LUC. No solo quienes firmaron, en su mayoría, ignoran el contenido de los 135 artículos en cuestión, sino que tampoco los promotores se han preocupado por estudiar los temas tratados en ellos. No les interesa un pito. Porque lo que quieren no es derogar normas, sino revolcar al gobierno.

Entonces, lo que hacen podrá ser lícito, pero no es bueno para el país. Por varios motivos.

1. No es bueno trampear con las instituciones. Erosiona y amenaza la vigencia de la Democracia. El referéndum está siendo utilizado como un arma política contra un gobierno y un parlamento democráticos.

Recordemos que el inventor de esta movida política fue el Pit-Cnt y que este forzó a su brazo político, el Frente Amplio, a sumarse a pesar de que había votado favorablemente muchos de los artículos que se pretende derogar.

Las argumentaciones de que es antidemocrático votar temas variados en una ley de urgencia son truchas, como también lo es que no tuvieron tiempo de estudiarlos. Si fuera así, no tendrían argumentos para querer derogar algunos artículos y otros no.

2. Vinculado a lo anterior: si algún despistado todavía no se había avivado, con esta jugada quedó descaradamente en evidencia que el Pit-Cnt no es una organización sindical cuyo sentido se supone que debe ser el proteger los intereses económicos y sociales de los trabajadores.

No sólo no recibirán los trabajadores de toda esta movida política beneficio alguno, sino que toda la gimnasia -la cumplida y la que se vendría- tendrá entre otros, efectos paralizantes sobre la economía del país. La estabilidad y predecibilidad jurídicas son requisitos esenciales para la toma de decisiones, tanto a nivel de gobierno, como de agentes económicos privados. Nadie encara inversiones o innovaciones en una sociedad donde hay grupos de presión que te puedan cambiar las reglas de juego por motivos políticos. Estas cosas se ven reflejadas, después, en los índices de desempleo.

Queda claro entonces, que el Pit-Cnt no es un sindicato, sino un grupo de presión política. Esa colosal falsedad es mala para el país y muy especialmente para los trabajadores. Una organización que, al amparo de un estatuto jurídico y cultural específico, usa ambos con fines de lucha política, genera enormes distorsiones en el funcionamiento de una Democracia y en la convivencia de una sociedad. Al convertirse en un agresor político, el PIT provoca a todos quienes interactúan con él a tomar idéntica actitud. Así, desde el gobierno hasta los empleadores, todos dejarán de ver a los sindicatos como deberían hacerlo: instituciones necesarias para la protección del trabajo, con las cuales hay que conversar y negociar, para ubicarse en la postura de objetivos amenazados, que precisen defenderse y contraatacar.

El que se sienta en los Consejos de Salarios es el mismo que ordena la oposición política al gobierno, apoya los regímenes cubano y venezolano, pretende incidir en la política de viviendas, el precio de los combustibles y ainda más.

3. Que es precisamente lo que busca el Pit-Cnt: hacer real la teoría marxista de la lucha de clases, manijeando el odio.

Ese es el tercer efecto negativo que está teniendo (y que se agudizará).

La sociedad uruguaya se está fracturando a través de grietas ideológico-políticas, de la misma forma que vemos ocurrir en otros países. Y eso es pésimo. La Democracia no funciona si se pierden consensos básicos, junto con la capacidad de negociar y acordar. La izquierda se rasga las vestiduras haciéndose la víctima de la falta de diálogo, cuando pasan el día inventando formas de apedrear el rancho del gobierno y sacudir el funcionamiento de la economía.

Cuando se llega al punto de acusar a las personas que integran una administración de homicidios culposos (bajo el mal disimulado eufemismo de “muertes evitables”), el ambiente democrático se hace muy difícil de mantener.

Todo esto es lo que nos va a dejar esta iniciativa de juego de poder causado por la izquierda sindical (juego político).

Hora de que quienes firmaron piensen si valen esas penas, aquellos artículos de una ley que no conocen ni entienden (y que no parecen estar produciendo los horribles efectos anunciados por los promotores del referéndum).

LINK ORIGINAL: El País

Entornointeligente.com

Smart Reputation

Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation

Más en EntornoInteligente.com