Blinken: “cada país debe asegurarse de que sus leyes y fronteras sean respetadas”

blinken_cada_pais_debe_asegurarse_de_que_sus_leyes_y_fronteras_sean_respetadas_.jpg

Entornointeligente.com / El Secretario de Estado Antony J. Blinken sostuvo una entrevista con Margarita Rojas y Andreina Solorzano de Caracol TV.

A continuación el texto de la entrevista:

PREGUNTA: Sr. Secretario de Estado, gracias por su tiempo aquí en Noticias Caracol, y bienvenido a Colombia.

SECRETARIO BLINKEN: Gracias. Gracias por recibirme hoy.

PREGUNTA: Bien. Quisiera empezar hablando sobre la migración, que es lo que lo trae aquí en parte, ¿verdad?

SECRETARIO BLINKEN: Así es.

PREGUNTA: La crisis migratoria se ha convertido en uno de los mayores desafíos para la administración Biden. ¿Cómo se puede abordar esta cuestión, que ahora afecta a todo el continente?

SECRETARIO BLINKEN: Precisamente allí es donde tenemos que empezar, por el hecho de que ya afecta a todo el continente y que se trata de una crisis sin precedentes por muchos motivos. Hay personas desplazándose por el continente, desde Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Venezuela y, por cierto, el pueblo y el gobierno colombianos han sido increíblemente generosos y hospitalarios al recibir a los venezolanos que se vieron obligados a dejar su país, así como a las comunidades haitianas provenientes de Haití mismo pero también a quienes, después de vivir en Brasil o Chile durante varios años, se han desplazado.

Es algo sin precedentes; esto quiere decir que necesitamos dar una respuesta única, porque tenemos una responsabilidad compartida. Debemos ser capaces de enfrentar juntos el desafío que tenemos por delante, tanto en lo inmediato como en las soluciones a más largo plazo. Estoy muy agradecido al gobierno de Colombia por haber reunido a todos los ministros de asuntos exteriores, casi todos del hemisferio, para que podamos buscar soluciones prácticas al desafío que representa la inmigración.

PREGUNTA: En el caso de los migrantes haitianos que se encuentran en Necoclí y Antioquia, ¿el gobierno de Estados Unidos evalúa aplicar la misma política de permanencia en México que la que se aplica a los solicitantes de asilo de América Central?

SECRETARIO BLINKEN: Estamos trabajando en todo esto, y lo importante es lo siguiente. Son varias las cosas que pienso que debemos hacer. En primer lugar, en lo inmediato, cada país debe asegurarse de que sus leyes y fronteras sean respetadas. Debemos cerciorarnos de brindar un trato humano a las personas, en particular a quienes necesitan protección, para que efectivamente la reciban, pero es necesario mantener las fronteras.

Al mismo tiempo, si las personas tienen que regresar, deberían volver al lugar donde residen, no necesariamente el lugar del que son originarios. Un vez más, en el caso de algunas de las poblaciones haitianas que se desplazan, provienen principalmente de Chile y Brasil donde estuvieron asentadas por mucho tiempo, y no de Haití mismo. También es importante saber que Estados Unidos busca ampliar las vías legales para la inmigración, a fin de que las personas puedan venir a trabajar y a vivir en Estados Unidos de manera legal.

Otras dos cosas son cruciales. Tenemos que abordar las causas fundamentales. ¿Qué hace que la gente tome esta decisión tan extremadamente difícil, que en muchos casos implica abandonar todo lo que conocen: sus amigos, familias, sus comunidades, su cultura, el idioma, y emprender un viaje muy peligroso para intentar ir a otro lado? En general, eso pasa porque no existen oportunidades económicas; a veces es por causa de malos gobiernos, corrupción, violencia o represión. Lo que hacemos juntos ahora es tratar de abordar esas causas fundamentales con inversiones significativas para crear mayores oportunidades para las personas.

Por último, con respecto a los países que soportan una parte importante de la carga de actuar como receptores, recibiendo a la gente de países vecinos, debemos hacer más para darles apoyo y que puedan sobrellevar esa carga. Creo que el presidente Duque habló sobre esto ayer cuando nos encontramos. Si uno observa otras crisis migratorias, otras crisis de refugiados en el mundo, la comunidad internacional siempre se unió y brindó ayuda a los países que recibían a los migrantes, que les abrían la puerta a las personas refugiadas. Eso no es lo que ha ocurrido en nuestro hemisferio. Estados Unidos ha brindado ayuda considerable, pero muchos otros países no lo hicieron, incluidos países fuera del hemisferio.

Es una manera de decir que debemos hacer esto de forma integral. Debemos analizar el problema y los desafíos inmediatos, e intentar ralentizar el desplazamiento de personas, para darnos la oportunidad de abordar las causas subyacentes. Así es como podremos lograr resultados verdaderamente significativos.

PREGUNTA: Hablando de la cuestión de los refugiados, ¿qué pasó con la población civil en Afganistán? Colombia se ofrece a recibir a 4000 refugiados, pero creo que esto ya no será necesario, ¿verdad?

SECRETARIO BLINKEN: Estamos sumamente agradecidos a Colombia por su predisposición. Vivimos una de las evacuaciones más excepcionales de la historia: cerca de 125.000 personas llegaron desde Afganistán en cuestión de dos semanas; nos pusimos en contacto con nuestros socios en el resto del mundo para determinar si estaban dispuestos a recibir a algunas de las personas evacuadas de Afganistán, de manera temporaria, mientras terminamos de hacer lo que haga falta para traerlos a Estados Unidos. Colombia se ofreció inmediatamente y dijo que estaban dispuestos a recibir a esas personas. En ese momento, no lo necesitamos, pero agradecemos que el Estado haya tomado la iniciativa y haya aceptado.

PREGUNTA: ¿Sucederá?

SECRETARIO BLINKEN: No, creo que en el presente no lo necesitaremos, no en lo inmediato. Pero veremos qué ocurra en el futuro a medida que sigan llegando personas que desean irse de Afganistán; quizás aprovechemos la inmensa generosidad de nuestros socios para ayudarnos por un breve período de tiempo.

PREGUNTA: Hablemos de la paz. Ya pasaron cinco años desde la firma del acuerdo de paz con las guerrillas de las FARC. ¿Cómo ve la implementación por parte de Estados Unidos de esos acuerdos?

SECRETARIO BLINKEN: Bueno, hay dos cosas. En primer lugar, Estados Unidos tiene un fuerte interés en el acuerdo de paz; primero, porque a lo largo de varios gobiernos, incluido uno del que formé parte anteriormente, con el presidente Obama, trabajamos arduamente para brindar apoyo a los colombianos que estaban esforzándose para alcanzar el acuerdo. Y nosotros también tenemos un interés concreto en que se implemente.

Esto es lo que sé: vreo que es muy difícil lograr la paz, pero a veces es aún más complejo implementarla, y esto puede acarrear frustración. Y mientras esto ocurre, las personas se olvidan —lo cual es perfectamente comprensible— de cuál era la situación antes de la paz, y se da por sentado lo que, en realidad, es un logro. Uno se olvida de cómo eran las cosas antes. Espero que pueda haber verdadero ímpetu para avanzar… seguir avanzando con la implementación del acuerdo.

Considero que no podemos perder de vista el hecho de que se han producido hechos notables. Muchas personas se han desmovilizado y han depuesto las armas. Hay una participación política mucho mayor para esas comunidades. Hay en curso esfuerzos genuinos para que se rindan cuentas por las atrocidades cometidas, incluso por parte de agentes del Estado. Tenemos una comisión de la verdad que pronto emitirá un informe y esfuerzos en marcha para encontrar a personas desaparecidas. Pero la parte difícil, la parte muy difícil, por supuesto, es la presencia del Estado en áreas rurales, no solamente la presencia de la seguridad, sino la presencia integral que pueda ayudar a que las personas progresen, y de igual manera, tengan oportunidades económicas en esas áreas.

Estados Unidos está trabajando codo a codo con el gobierno de Colombia. USAID, nuestra Agencia para el Desarrollo Internacional, está trabajando con gran esfuerzo en proyectos en áreas rurales que pueden dar a las personas la posibilidad de mayores oportunidades: de tener un trabajo, de tener un medio de vida, de poder llevar comida a su mesa, de construir un futuro mejor. Esa es, en última instancia, la manera en que se sostiene la paz.

Pero, una vez más, vuelvo a esta proposición de que, cuanto más te alejas de la situación anterior, más fácil es olvidar cómo era. Y entonces, cuando lo olvidas, quizás tienes menos energía para implementar el acuerdo. Tuve una conversación muy positiva con el presidente Duque acerca de este tema, y estoy convencido de que el gobierno desea avanzar con la implementación del acuerdo.

PREGUNTA: Hablemos de la guerra contra las drogas. Ayer lo escuchamos hablar de reducir el volumen e invertir en la prevención y la recuperación de las adicciones.

SECRETARIO BLINKEN: Correcto.

PREGUNTA: Eso representa un cambio en el discurso. Pero muchas voces de Colombia están exigiendo un cambio profundo, un cambio radical. El expresidente Juan Manuel Santos, por ejemplo, lo considera una batalla perdida que debe pensarse desde otra perspectiva. Según él, la prohibición es el pecado original. ¿Es el momento de hablar de la legalización?

SECRETARIO BLINKEN: Debemos adoptar, a mi criterio y a criterio del presidente Biden, un enfoque amplio de cara a este tema. Y hacer cumplir la ley es sumamente importante. La erradicación es importante. Pero también lo es asegurarse de que estemos atacando el problema de la demanda, incluido el problema de la demanda en Estados Unidos, porque esa demanda alimenta el narcotráfico, alimenta la violencia, y seguimos trabajando para centrarnos en eso, como así también en la demanda en otros países de nuestro hemisferio.

Una vez más, tenemos que darles a las personas la posibilidad de elegir, una opción, una oportunidad, porque si sienten que su única posibilidad es involucrarse en actividades ilegales, o sienten que tienen tanto de sobra en su vida que ellos mismos se vuelcan a las drogas; entonces sí, es una batalla perdida. Pero si creamos esta oportunidad, si brindamos una opción real, creo que las personas elegirán… no involucrarse en ese tipo de actividades. Entonces, si todos esos puntos se analizan juntos, pienso que todavía podemos marcar una gran diferencia. Tenemos que hacerlo. No tenemos otra opción más que hacerlo.

PREGUNTA: ¿Cuándo habrá una reunión entre el presidente de Estados Unidos —el presidente Biden— y el presidente Duque?

SECRETARIO BLINKEN: Bueno, el presidente Biden me pidió que viniera a Colombia en mi primer viaje a América del Sur como secretario de Estado precisamente porque quería destacar lo mucho que valoramos al presidente Duque como verdadero amigo de Estados Unidos, y a la alianza entre nuestros gobiernos. No tenemos un aliado mejor ni más fuerte en nuestro hemisferio cuando debemos enfrentar los desafíos que nos tocan, y que nuestros ciudadanos enfrentan juntos.

Sea para luchar contra la COVID, sea para enfrentar los problemas del clima, sea para ocuparnos de nuevas maneras de lograr el desarrollo económico, sea para abordar los temas del narcotráfico o las migraciones, tenemos una alianza realmente sólida con Colombia. Y es precisamente por eso que el presidente Biden me pidió que viniera: para reafirmar fuertemente esa alianza y manifestar cuánto valoramos al presidente Duque y su liderazgo.

Hablamos de muchas cosas. El liderazgo de Colombia respecto del problema existencial de nuestro tiempo —el clima— merece ser destacado. Dentro de unas pocas semanas participaremos de la COP-26, y allí Colombia será una de las principales voces. Y no solo el gobierno nacional, aunque es esencial, y la división que el presidente señaló como muy importante. Yo también me reuní con el alcalde de Bogotá hoy, y lo que están haciendo las ciudades, lo que están haciendo las áreas urbanas para enfrentar el desafío del cambio climático también es enormemente importante.

En tantos aspectos estamos trabajando estrechamente de forma conjunta. Y quiero decir una última cosa. Tenemos una oportunidad, al superar la pandemia de COVID, en la que… una vez más, creo que nos hemos vuelto a unir. Nos sentimos muy orgullosos de haber podido proveer seis millones de vacunas aquí en Colombia. A propósito, hoy alcanzamos la marca de haber donado, en todo el mundo, a 100 países, 200 millones de vacunas. Para esta fecha, el año próximo, habremos donado una cifra muy superior a mil millones de vacunas sin ningún condicionamiento, a diferencia de algunos otros países que hacen de la provisión de vacunas un negocio.

Pero desde una perspectiva crítica, lo que sabemos es que también hemos sufrido consecuencias económicas nefastas a raíz de la COVID-19. Las personas han atravesado un profundo sufrimiento, tanto en Colombia como en nuestro país. Pero tenemos una oportunidad de reconstruirnos y ser mejores, de aprovechar el momento para hacer las inversiones adecuadas que no solamente creen empleos, sino que lo hagan de un modo que resulte beneficioso para el medioambiente, que sea sostenible, que aborde las necesidades más importantes de nuestras personas. Esto incluye infraestructura básica, incluye nuestros sistemas de atención médica e incluye la tecnología de la información para que todos estén conectados, hasta en las áreas rurales. Y eso es, en gran medida, lo que conversamos con el gobierno, con el presidente Duque, con la vicepresidenta y con otras personas.

Pienso que Estados Unidos y Colombia, trabajando en forma conjunta, podrán demostrar que somos capaces de marcar una diferencia, porque este es el punto decisivo. En el caso de países democráticos como Colombia y Estados Unidos, la prueba para nuestros líderes es demostrar que la democracia realmente puede marcar una diferencia en la vida de las personas; que puede producir beneficios reales y resultados concretos. Y si lo hacemos, creo que las personas nos brindarán mucho apoyo. Si no lo hacemos, tendremos un problema.

Entonces, estamos frente a un desafío. Estamos trabajando para superarlo. Estamos trabajando para asegurarnos de que, cuando lo hagamos, se escuchen y protejan todas las voces; que nos unamos como gobiernos, como ciudadanos, como sociedad civil y como comunidades diferentes. Así funciona la democracia. Es difícil, es un desafío, y jamás es una línea recta. Pero especialmente cuando las democracias trabajan juntas como Colombia y Estados Unidos, estoy convencido de que podemos avanzar y marcar una diferencia real en la vida de nuestros ciudadanos. Esa es nuestra responsabilidad y nuestro desafío.

 

LINK ORIGINAL: Opinion y Noticias

Entornointeligente.com

Smart Reputation

Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation

Más en EntornoInteligente.com