El clima, el agua y la diversificación

Entornointeligente.com / Dos planos de una realidad se dinamizan (o no) dependiendo de la escasez o del exuberante volumen de agua, y que afectan o benefician. Me refiero al fenómeno cíclico de inundaciones y/o bajantes de los ríos, con familias afectadas casi anualmente; y a la sequía que perjudica a los cultivos, anexada al casi nulo caudal del Paraná y del Paraguay, por donde salen los granos al exterior.

País mediterráneo y climadependiente, Paraguay transita expectante de fenómenos extremos, dañinos a su proceso de crecimiento, a sabiendas de que el cambio climático seguirá perjudicando a la generación de riqueza, principalmente al agro.

A la par, las oleadas que traen subas del volumen líquido seguirán pegando duro a quienes se vean obligados a éxodos interminables, producto de la falta de planificación desde las autoridades para establecerles en espacios más seguros, lejos del cauce normal del río.

Afortunadamente, este año las familias ribereñas no sufrieron el embate de las aguas, ya que hubiera sido un foco más de drama social, acompañado al flagelo de la pandemia, con el incontrastable esfuerzo oficial supremo para paliar las precariedades en recursos dentro del reacomodo de las viviendas en espacios públicos; con todo el desajuste que ello significa en el ordenamiento territorial, y la improvisación atávica de los gobiernos central y municipal.

La dependencia se gesta ya desde el mismo modelo económico adoptado por el país, con fuerte incentivo a la explotación agropecuaria y sus derivados (granos, carne), frente a una lenta diversificación en los procesos productivos, y la casi nula inclinación desde el Estado mismo a formar y capacitar capital humano para enfrentar el mundo actual, enfatizando en los servicios o en la manufactura moderna.

Los años en que el crecimiento alcanzó hasta cifras récord fueron, justamente, los beneficiados con un clima acorde para la producción en el campo y las exportaciones fenomenales; en tanto que los picos hacia abajo se relacionaron siempre con sequías y, ciertamente, con fenómenos externos, como caída de los precios internacionales de los commodities, salvo el último tramo impactado por la pandemia.

Como no somos Israel, que en sus ancestrales desiertos logró instalar sistemas de regadío envidiables para cuidar su desarrollo, se necesita apelar a otros ámbitos para que la producción se transforme en recursos y beneficie a la franja poblacional anhelante de ocupación, pero que debe estar capacitada y con las herramientas acordes para exponer sus aptitudes.

Dejar de depender tanto del clima, y sobre todo amainar la imposibilidad de enviar al exterior toneladas de materia prima, debido a la bajante del río, es un desafío mayúsculo; a su vez, reconvertir el modelo significa invertir primeramente en I+D (Investigación y Desarrollo) a lo que se agrega la innovación, para pensar en exportación de calidad y con valor agregado.

Si bien hay intentos de los organismos oficiales para crear cadenas de valor, aún existe amplio margen para explotar esos escenarios, que permitirán mayor y mejor respuesta ante los retos del momento.

A la par, también es imperioso tener presente la planificación de los espacios siempre amenazados por los periodos de inundación, y eso debe estar en la agenda de los candidatos que pugnarán en las próximas municipales, para que no llegue nuevamente el tiempo de tan solo brindar parches momentáneos ante un flagelo angustiante.

Los recursos naturales vienen experimentando mayor escasez, y el agua es fundamental para la vida misma. Paliar los desajustes del ambiente –por el daño atroz del mismo ser humano– es tarea de todos, pero principalmente de los líderes que deben orientar hacia el cuidado del entorno, de tal forma a no depender tanto de una cosecha que salve o bien condene al PIB; mientras en otras esferas crezca el temor a que el caudal del río vuelva de nuevo a llevarse las esperanzas de las familias ribereñas.

LINK ORIGINAL: Ultima Hora

Entornointeligente.com

Smart Reputation
Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation