Contrainformación | Genocidio indígena en Canada

Entornointeligente.com / Miles de niños y niñas fueron torturados en Canada con la intención de borrar su idioma, les clavaban agujas en la lengua cuando hablaban en su propio idioma, muchos fueron abusados sexualmente, y esterilizadas las niñas

Según informó hace pocos días el periódico The New York Times , los restos de unos 1.200 niños indígenas fueron localizados en 751 fosas comunes en el antiguo internado de Marieval, y luego 452 hallazgos en otros institutos religiosos.

Dice el NYT: «En Canadá hubo una cadena de 129 internados católicos repartidos a lo largo de dos siglos, y en ellos se confinaron y torturaron salvajemente a más de 150 mil niños . Los alejaban de sus familias, les daban nuevos nombres, y les prohibían conversar en sus idiomas autóctonos».

Según estimaciones alrededor de 6.000 niños indígenas fueron asesinados en el período 1889-1996, además de la eliminación directa de miles de adultos. Unas atrocidades que, tras el hallazgo de los cuerpos de los infantes, llevaron al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, a condenarlo y a pedir disculpas, asegurando que se trataba de lo más parecido a un genocidio.

Actualmente, en Canadá se conserva una población de al menos 1 millón 700 mil indígenas, que representan casi el 5% del censo del país.

La violencia institucional «victoriana», es el lastre de la tradición anglo-colonialista que apesta a impunidad.

La escuela Kamloops, en 1937, tenía capacidad para albergar hasta 500 niños.

El relator especial de la ONU para la verdad y justicia, el argentino Fabián Salvioli, urgió a Trudeau y al Papa a cooperar para adelantar una investigación completa, y resarcir a las víctimas. Las iglesias católica y anglicana, que dirigían estos «institutos educativos» con el acuerdo de Ottawa, «deben tener archivos y deben cederlos».

Uno de los internados donde se encontraron tumbas, funcionó hasta la última década del siglo XX, «todavía pueden vivir algunos responsables y deben ser juzgados», ahondó Salvioli.

Los más de 1.200 cuerpos de niños indígenas encontrados en fosas comunes fueron descubiertos por un radar de penetración, indicó la Federación de Primeras Naciones Indígenas Soberanas (FSIN) y la Primera Nación Cowessess.

Se sabe que 150 mil niños indígenas de esas etnias fueron secuestrados y encarcelados en escuelas «religiosas» para liquidar su identidad cultural.

Allí fueron torturados con la intención de borrar su idioma, les clavaban agujas en la lengua cuando hablaban en su propio idioma, muchos fueron abusados sexualmente, y esterilizadas las niñas, entre muchas otras prácticas inhumanas y criminales.

La FSIN en Saskatchewan reveló que los restos de cientos de personas, en su mayoría niños, fueron hallados en antiguos internados religiosos, la mayoría católicos.

Indignación y furia Después de que estos hallazgos fueron informados por los medios, la gente se indignó y protestó con irritación. La repulsa ha sido tan intensa que no ha hecho mas que crecer.

Al menos cinco iglesias han sido incendiadas en Columbia Británica y Alberta . Asimismo, una enorme estatua de la reina Victoria fue derrumbada al igual que otra de Isabel II. La indignación continuó durante las celebraciones del Día de Canadá, el 1° de julio, con otras diez iglesias incendiadas en Calgary.

Después de que el primer ministro Trudeau hablara de «reconciliación» y de cómo ha evolucionado «nuestra relación con los pueblos indígenas», su gobierno no ha acusado y menos juzgado a nadie por los gravísimos delitos de exterminio.

La gente afectada denunció acertadamente que el gobierno de Canadá habla sin sentido, y señaló que las comunidades indígenas de todo el país con frecuencia carecen de lo elemental: agua potable, electricidad, empleo digno…

Un informe publicado en marzo de 2016 por el Tribunal Internacional para los Desaparecidos de Canadá (ITDC) aparentemente ha sido fuertemente censurado y eliminado de los resultados de búsqueda de Google, por presiones de Londres y de Ottawa.

El ‘modus operandi’ de los crímenes, indica el Tribunal, «fueron legalmente autorizados, sancionados y protegidos por todos los niveles del gobierno, la iglesia, y la policía, equivaliendo a un genocidio deliberado».

Dice el ITDC que son hechos horribles, que el canadiense promedio no conoce, porque la historia oficial lo ha ocultado. «Los niños nativos comenzaron a morir en masa el primer año que abrieron las escuelas residenciales en 1889, con una tasa de mortalidad promedio de casi el 50%».

Esto prosiguió durante las siguientes cinco décadas, «a pesar de las constantes quejas e informes de los médicos y el personal sanitario que visitaban las escuelas de reclusión».

Causas de las muertes Estas muertes en Canada fueron causadas por «la continua negación de alimentos, ropa y saneamiento adecuado, en medio de un régimen de violaciones, palizas, torturas y asesinatos sistemáticos y rutinarios a los niños internados en dichas escuelas, condiciones que se extendieron sin cesar durante más de un siglo, desde 1889 hasta 1996».

Los indígenas canadienses han denunciado estos hechos durante décadas . Incluso que había fosas comunes, pero los medios y el gobierno títere de Ottawa, callaron.

De hecho, un artículo publicado en mayo de 2008 en EE. UU., rechazado por los medios de comunicación canadienses, especifica una demanda presentada por sobrevivientes de dichas escuelas, en 1996, denunciando el tema de la muerte y la tortura.

La demanda revelaba que « los niños estaban siendo enterrados ‘cuatro o cinco por tumba’ , y que la tasa de mortalidad se mantuvo constante en un 50% durante más de cuarenta años ».

El silencio sobre la vergüenza de las muertes indígenas en Canadá muestra que hay un doble rasero en la Oficina de DDHH (Michel Bachelet) en la ONU. Ni una línea de rechazo.

Asimismo, los medios que callan son los mismos que atacan sin cesar a Venezuela, Cuba, Rusia, Irán y China –hoy– y que en el pasado insistían en que había armas de destrucción masiva en Irak y armas químicas en Siria, para justificar guerras e invasiones de EE. UU. y sus socios, entre ellos Canadá.

Lea también:  Contrainformación | Iván Duque y la CIA implicados en al magnicidio en Haití Los hallazgos en Canada han reabierto viejas heridas con respecto a las notorias escuelas de reclusión indígena, operadas por religiosos para el gobierno colonial británico, y luego para el de la Commonwealth. En esos 130 internados se separó por la fuerza a más de 150.000 niños aborígenes de sus familias.

Si bien Canadá se vende como un país de «ensueño y desarrollo», está lejos de ser una quimera para su aniquilada población autóctona.

El país moderno, con uno de los PIB per capita más altos del mundo, tiene desamparados a más de 1,7 millones de indígenas, recluidos en comunidades aisladas donde la pobreza, la enfermedad, el alto desempleo y el suicidio, son problemas cotidianos. Las mujeres nativas han sido sometidas a la violencia mortal, incluyendo la esterilización forzada .

Los luchadores por los derechos humanos han dado repetidas veces la alarma sobre la situación de asedio y marginalidad de la población originaria.

A pesar de que Ottawa (la capital canadiense) reconoció la humillación, el abandono y el abuso de los aborígenes, sus adeudos han sido escritos en papel mojado.

Los pueblos originarios, dueños de las tierras que ocuparon por la fuerza ingleses y franceses, todavía luchan por sus derechos elementales de sobrevivencia, y conservación de su cultura.

 

Transculturización forzada

LINK ORIGINAL: Que Pasa

Entornointeligente.com

Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation