1.000 Km para las bicicletas - EntornoInteligente

Entornointeligente.com / Uno de los principales retos de Barcelona es reducir la contaminación, mejorar la calidad del aire y recuperar la función social de la vía pública para que los ciudadanos puedan vivir en una ciudad más amable, saludable y con más vida. En los últimos años se ha impulsado la movilidad sostenible, con nuevas medidas para favorecer los desplazamientos a pie, el despliegue final de la red de autobuses de altas prestaciones, actuaciones de mejora en la red de metro y, especialmente, la ampliación de la infraestructura ciclista.

Desde que en 2015 se puso en marcha la Estrategia de la Bicicleta, la red ciclista se ha ampliado y actualmente cuenta con 1.000 kilómetros de vías especialmente adecuadas para la circulación de ciclistas (carriles bici, zonas 30, calles pacificadas) y la calzada. Además, esta red, que está mejor conectada, permite a los usuarios llegar en bicicleta a cualquier punto de la ciudad con itinerarios más eficientes y seguros, y favorecer una buena convivencia con el resto de ciudadanos, se desplacen a pie o en otro tipo de vehículo.

La ampliación de la infraestructura ha generado un espacio para las bicicletas y permite ahora finalizar la moratoria de la Ordenanza de circulación de peatones y vehículos que durante cuatro años ha autorizado temporalmente a los ciclistas a circular por las aceras más anchas de la ciudad. La normativa, que se aplicará a partir del 1 de enero de 2019, prohibe el uso de bicicletas por la mayoría de aceras, salvo algunas excepciones.

LAS MEJORAS La bicicleta es una manera alternativa, saludable y sostenible de moverse por la ciudad, y el medio de transporte más eficiente en términos energéticos: no desprende humos, no hace ruido, no consume derivados del petróleo y contribuye a recuperar las calles como espacios de convivencia ciudadana. Precisamente por estos beneficios para el conjunto de la ciudadanía, impulsar el uso de la bicicleta es una de las prioridades de la ciudad, y conseguirlo pasa porque los desplazamientos en este medio de transporte sean eficaces y seguros. En este sentido,  se ha priorizado, no solamente la ampliación de la red ciclista, sino la mejora de la infraestructura que ya existía.

En los últimos tres años la infraestructura ciclista ha crecido un 72%, de 116 a 204 quilómetros de carril bici, y a día de hoy el 90% de los ciudadanos tienen uno a menos de 300 metros de su casa. Una ampliación que continua. Este año se han habilitado 22 carriles bici y ocho se están construyendo actualmente. Por otro lado, también se han incorporado 647 km de zonas 30,  donde la velocidad límite es de 30 km/hora y las bicicletas tienen prioridad, y 129 km de calles pacificadas. 

Además, la ampliación de la infraestructura ciclista ha seguido criterios de seguridad y eficiencia para facilitar los desplazamientos y una buena convivencia entre los diferentes modos de transporte. Las acciones incluyen la mejora de la conexión de las vías ciclables en ejes mar-montaña y Besòs-Llobregat; la construcción de carriles unidireccionales, en calzada y segregados de la circulación de vehículos de motor; la mejora de la señalización; la incorporación de nuevas zonas avanzadas en los semáforos; y la ubicación de zonas de aparcamiento de bicicletas o motos, como cordón de separación de los carriles de circulación.

UNA BUENA CONVIVENCIA La planificación vial da prioridad a los peatones, seguidos por el transporte público y las bicicletas, y en último lugar, por el vehículo privado de motor. Para garantizar una buena convivencia entre los diferentes modos de transporte es necesario respetar esta jerarquía y las especificidades que indica la normativa en relación a la circulación de bicicletas en calzada y en zonas pacificadas.

Además de la infraestructura ciclista de carriles bici, las bicicletas pueden circular por cualquier calzada, incluídas aquellas calles que tienen carril bici, y deben hacerlo por el centro del carril. Los demás vehículos deben dejar una distancia de seguridad mínima de un 1,5 metros, y circular por el carril adyacente. En el caso de las calles pacificadas de plataforma única, la prioridad es de los peatones en todo el espacio y las bicicletas deben adaptar la velocidad a los viandantes.

UN NUEVO BICING A la mejora de la infraestructura ciclista se sumará, a partir de enero, la implantación del nuevo Bicing, con más servicios y cobertura, que busca garantizar una movilidad efectiva con este servicio desde cualquier punto de la ciudad. Incluirá progresivamente, entre otros: un servicio las 24 horas y los 365 días del año; la renovación del parque actual de 7.000 bicicletas, que tendrán un diseño más confortable y seguro, y la ampliación de los vehículos eléctricos que pasarán de 300 a 1.000; y 519 estaciones en superficie y mixtas, 95 de las cuales serán nuevas y darán cobertura especialmente a barrios hasta ahora con deficiencias, como Horta-Guinardó, Nou Barris, Gracia y Sant Martí. Finalmente, el nuevo servicio de Bicing también incluirá la reserva anticipada de bicicletas, cinco minutos antes, con una aplicación para distintos dispositivos.

CIUDAD CON MÁS VIDA En cuanto a los peatones, la prioridad es recuperar la función social del espacio público y fomentar los desplazamientos a pie, como movilidad saludable que ayuda a mejorar la sensación de pertenencia al barrio y favorece la economía de proximidad. La estrategia de la ciudad se ha centrado principalmente en la pacificación de calles y de zonas con límite de velocidad de 30 km/h y 20 km/h, así como la ampliación de aceras y la reordenación viaria para incentivar el uso vecinal del espacio público y priorizar los desplazamientos a pie en beneficio de una ciudad más saludable y con más vida. En este sentido, también destaca la implantación de supermanzanas en barrios como, por ejemplo, Sant Antoni, Poblenou, les Corts o Horta, para dar respuesta a la escasez de espacios verdes, los altos niveles de contaminación, el elevado índice de ruido ambiental, los datos de accidentalidad y el sedentarismo. 

¿Ya no se podrá circular por la acera? A partir del 1 de enero se termina la moratoria de la Ordenanza de circulación de peatones y vehículos que permitía a las bicicletas circular por las aceras de 4,75m de ancho y 3m de espacio libre de paso en calles sin carril bici.

Ahora, los casos en que las bicis podrán circular por la acera, siempre que no haya carril bici en calzada ni ninguna señal que lo prohíba, son:

– En las aceras de más de 5 metros de ancho y de 3 metros de espacio libre.

– En los carriles bici en acera, a un máximo de 10 km/h.

– En el caso de ciclistas menores de 12 años y sus acompañantes. 

– Y, por las noches, las bicicletas podrán circular de 22 horas a 7 horas en aceras de más de 4,75m de ancho y 3m de espacio libre de paso. Esta excepción incluye, en lineas generales, las aceras de la trama Cerdà del barrio del Eixample y de Sant Martí.

– El 10 de diciembre se activará un equipo de 22 informadores, repartidos por toda la ciudad, para informar a los ciudadanos de los cambios en la normativa y explicar a los ciclistas cuáles son los más de 1.000 km de alternativas en carriles bici, zonas 30, calles pacificadas y calzada que tienen especialmente adecuados para la circulación de bicicletas.

LINK ORIGINAL: El Periodico

Entornointeligente.com

Smart Reputation




Síguenos en Twitter @entornoi






Sigue a nuestro director Hernán Porras Molina













Follow Me