La cartera (como el altruismo) no se perdió, el dinero regresó a su dueña

la_cartera_28como_el_altruismo_29_no_se_perdio_2C_el_dinero_regreso_a_su_duena.jpg

Entornointeligente.com / Es una mujer humilde y sencilla, a la que no le sobra ningún bien material, y que tiene una casa a medio hacer en espera del capital suficiente para terminarla. Esta mulata cubanísima acaba de encontrarse, en pleno bulevar santaclareño, una cartera que contenía, en tarjetas con sus respectivas claves (PIN), 750 dólares estadounidenses (USD) y 3 500 pesos cubanos.

Otro, en su lugar, a lo mejor hubiera pensado diferente. Pero ella no, ella es un ser especial, y lo digo con propiedad, porque la conozco desde hace más de 30 años. María de los Ángeles Arboláez, que es el nombre de esta villaclareña, es una de esas personas, de las muchas que hay en este país, que no se deja encandilar por las cosas materiales. Como profesora de Historia que es, aprendió de Martí que «ayudar al que lo necesita no solo es parte del deber, sino de la felicidad».

Por esa y otras miles de razones que la acompañan, no tardó mucho tiempo en localizar y devolver los bienes encontrados a la dueña de la cartera, una mujer buena y grande como ella, residente en el poblado de Esperanza, nombrada María Alemán Herrera, quien no tiene palabras para agradecer tan noble gesto.

María Alemán Herrera, a la derecha en la foto, no tiene palabras para agradecer el noble gesto de María de los Ángeles Foto: Cortesía de la entrevistada «Cuando me llamó no lo podía creer. Lloré de alegría y de felicidad. Al momento partí a su encuentro y me abracé a ella como si fuera un familiar cercano. Puede que algunos hayan perdido valores en medio de la actual situación, pero todavía queda mucha gente buena que, como ella, son mayoría en este país», relata Alemán Herrera.

Acerca de su proceder, María de los Ángeles, quien labora como profesora en la Escuela del Partido Carlos Baliño, de Santa Clara, expresa que no ve en su actitud nada extraordinario, y que solo hizo lo que le dictó su conciencia y lo que hubiera hecho cualquier cubano digno.

Al observar gestos de esta naturaleza, uno comprende, en toda su magnitud, la certeza de la frase de esa canción en la que Fito Páez se pregunta: ¿quién dijo que todo está perdido?, a lo que habría que responder que los valores no se han disipado, y mucho menos en nuestra juventud, como, a veces, algunos piensan. El ejemplo de María de los Ángeles así lo confirma.

LINK ORIGINAL: Granma

Entornointeligente.com

Smart Reputation

Boxeo Plus
Boxeo Plus

Smart Reputation

Más en EntornoInteligente.com