VENEZUELA: Una mujer casada con un yihadista sin saberlo relata el calvario que sufrió - EntornoInteligente

Diario Contraste / Raquel Alonso (Madrid, 1970) asegura que su marido era “maravilloso” hasta que él se radicalizó en el islam. Tras 20 años de matrimonio, se enteró de que su esposo formaba parte de una célula terrorista cuando un grupo de policías encapuchados irrumpió en su casa tirando la puerta abajo. A pesar de las amenazas que asegura que recibe de otros extremistas, la madrileña ha decidido plantarle cara al miedo y dar a conocer su historia en Casada con el enemigo.

El matrimonio de Raquel Alonso y Nabil Benazzou era casi perfecto hasta que él, tras sufrir una pérdida familiar, se refugió en el islam más ortodoxo y fue captado por la célula yihadista Al-Ándalus, a cuyos miembros empezó a llamar “mis hermanos”. En un período muy corto de tiempo, Nabil se alejó de la familia, de su mujer y su carácter cambió bruscamente.

“A los siete años ya tenía que estar rezando, el Corán lo dice y si no debes pegarle hasta que lo haga”

Según el relato de la autora del libro, el primer síntoma de que algo iba mal fue el empecinamiento de su esposo para inculcarle a su hijo mayor, de siete años, el islam más ortodoxo hasta el punto de entrar en cólera porque el pequeño se negaba a memorizar un libro religioso. “Siempre está bajo tus faldas, a los siete años ya tenía que estar rezando, el Corán lo dice y si no debes pegarle hasta que lo haga y ya tiene casi diez”, asegura la autora que le espetó.

La progresiva y rápida radicalización de Nabil, que hasta ese momento apenas había pisado una mezquita, según su mujer, le llevó no tan sólo a involucrarse en una célula que captaba voluntarios para integrarlos en el Estado Islámico, sino también a intentar introducir a sus hijos en la ideología de la yihad, “Mi marido enseñaba vídeos de decapitaciones a mis hijos”, explicó Alonso tras destaparse el caso.

Unas violentas enseñanzas que hacían llorar de terror a los pequeños y por los que la Fiscalía inició una investigación contra el islamista después de que la mujer se reuniera con el juez. Asegura que quiere dejarse de sentir desprotegida y por ello lucha para que se abra un expediente de expulsión para Benazzou, con quien se encuentra en trámites de divorcio.

“No podemos seguir así, has cambiado, te has dejado barba, no escuchas”

La autora asegura que, tras la detención de su marido, empezó a seguirle gente por la calle e, incluso, un hombre se acercó a su hija en el colegio llamándola por su nombre y apellido. Pero también es consciente de que la privación de libertad de su marido –que fue sentenciado en 2015 a ocho años de cárcel- acabará un día no muy lejano.

Pero no sólo la madrileña ha escrito este relato para compartir los momentos más complicados por los que ha pasado, sino también para acercar su particular drama a la sociedad, que tras la lectura del libro puede plantearse varios interrogantes: ¿Cómo una persona cariñosa y aparentemente normal puede transformarse de la noche al día en un individuo completamente diferente?¿Qué tipo de métodos utilizan este tipo de células para captar a sus integrantes? ¿Y cómo una mujer criada en la cultura occidental puede llegar a convivir con un yihadista?

Porque si bien Raquel Alonso afirma que desconocía que su marido formaba parte de un grupo terrorista, también admite de manera implícita en su relato que fue consciente en todo momento de su metamorfosis. “No podemos seguir así, has cambiado, te has dejado barba, no escuchas, solo hablas de religión, ya no sonríes, no quieres salir, solo regañas a los niños. Las cosas no van bien, has cambiado, ya no eres el Nabil que conocí y del que me enamoré”, le advirtió a su cónyuge.

Nabil Benazzou fue condenado a ocho años de cárcel

A pesar de narrar la parte más dura de su vida, la historia verídica que narra Raquel Alonso al mismo tiempo contiene mucho amor, ya que relata cómo surgió su relación, la imagen que guarda de Nabil antes de que éste se sintiera atraído por la yihad y cómo era el proyecto común que durante tantos años compartieron felizmente.

Un proyecto que comenzó el día en el que su amado le pidió matrimonio: “Aunque nos casemos no voy a solicitar la nacionalidad, hasta que pasen años, porque quiero que tú y tu familia siempre tengáis claro que solo me quiero casar contigo por una sola razón. Te amo más que a mi vida”, rememora la autora.

Un romance que se esfumó al mismo tiempo que la yihad fue colándose por la puerta del hogar de la familia Benazzou Alonso. La misma que un grupo de policías fuertemente armados echó abajo la madrugada del 16 de junio de 2014 en el marco de una operación antiterrorista llamada Gala. Desde entonces Raquel Alonso no ha dejado de luchar contra el miedo.

Raquel Alonso denuncia que se siente desprotegida tras el arresto de su esposo islamista

DC | La Vanguardia

VENEZUELA: Una mujer casada con un yihadista sin saberlo relata el calvario que sufrió

Con Información de Diario Contraste

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi