VENEZUELA: Seguimos la lucha - EntornoInteligente

Confirmado /  

“Ya veremos lo que sucede el próximo mes, sigamos trabajando mientras esperamos novedades sobre nuestro destino, veamos lo que el mañana nos depara, ahorremos papel para que no se detengan las ediciones de la semana entrante, aguantemos los aprietos sin cejar en nuestro empeño…” Estas prevenciones marcaron la rutina de El Nacional durante el año 2016, pero todo lo atendimos a satisfacción con el propósito de permanecer en el seno de la sociedad venezolana, para hacer el trabajo iniciado desde la fundación de este medio impreso.

 

 

 

Pero mientras desarrollábamos esta estrategia de sobrevivencia,  nos ocupamos a la vez de desafíos de tanta o mayor profundidad: la persecución en los tribunales penales, el acoso de los directivos de la empresa con demandas insólitas y arbitrarias que condujeron al exilio del presidente editor, Miguel Henrique Otero, y de algunos de los integrantes de la Junta Directiva.

 

 

 

El gobierno de Maduro ordenó a sus jueces que dictaran prohibición de salida del país a varios de los periodistas y ejecutivos de nuestra planta de redacción. Pero no todo quedó allí: resultó inaudita la violencia ejercida cobardemente contra los periodistas cuya integridad física fue agredida y a quienes se dirigieron constantes amenazas de muerte.

 

 

 

Es presumible que desde el alto gobierno se haya ordenado el ataque contra la sede de El Nacional en tres oportunidades porque en ningún momento el señor Maduro y su camarilla de civiles y militares levantaron la voz para condenar estas agresiones que constituyen un grave delito contra la propiedad y la libertad de expresión. Estamos ante una rutina tétrica que nos disgusta y preocupa, pero ante la cual no estamos dispuestos a ceder.

 

 

 

Una declaración de guerra, proclamada por el propio presidente de la república y por los voceros más conspicuos del régimen, desembocó en un desfile de tropelías como las descritas arriba y en torno a cuyo fin no existe pronóstico inmediato. Así como se originaron en la prepotencia de la dictadura, solo terminarán cuando cambien de opinión en las alturas o cuando la dictadura deje de existir.

 

 

 

Existen y pretenden permanencia esas conductas contrarias al ejercicio de la democracia y en batalla desenfrenada contra la libertad de expresión, pero lo mismo sucede con El Nacional en su afán de defender los valores de la información sin trabas y de apoyo a la cohabitación civilizada.

 

 

 

Esa es la contienda planteada por al autoritarismo criminal rojo-rojito, frente a la cual levantamos la cabeza con orgullo quienes hacemos esfuerzos todos los días para que los lectores reciban la información y las opiniones que requieren y a las cuales nos debemos desde nuestro origen.

 

 

 

El Nacional nació para acompañar a la democracia cuando daba sus primeros pasos, y la ha acompañado desde entonces sorteando las dificultades cuando se han presentado, aún en los tiempos de la dictadura de Pérez Jiménez.

 

 

 

Todos los días escribiremos y pondremos nuestros contenidos en circulación como hemos hecho desde el primer día. La dictadura no pudo callar a El Nacional durante el año 2016, ni lo callará en el futuro.

 

 

Editorial de El Nacional

VENEZUELA: Seguimos la lucha

Con Información de Confirmado

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi