VENEZUELA: ROBERT ALVARADO: Nuestra Semana Santa - EntornoInteligente

Reportero 24 /

La pérdida de valores y culto a la personalidad…  

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él…”.   Jesús de Nazaret.

”  Escribir algo distinto en esta Semana Santa en momentos de crisis que vive Venezuela y hablar de esperanza cuando vemos que miles de venezolanos están cruzando la frontera en búsqueda de mejor vida que una vez tuvo en los llamados 40 años del puntujismo. (I)

Q ue muchos hablan mal de ella cuando gobernaron el país los llamados “los adecos y los copeyanos” y un falso profeta con envestidura militar dando dos golpe de estado y lo perdonaron dando la libertad para que llevara por todo el país su enseñanza de una constituyente que enamoro con un cambio y por lo cual fue un engaño, y solo sirvió para sus apetencias personales con la pérdida de valores y culto a la personalidad con la figura del comandante supremo o comandante eterno o como lo quieren llamar los seguidores del chavismo bajo el mando del régimen de Nicolás Maduro, poniendo aun lado Dios nuestro creador de un lado, pero en este momento debemos reflexionar de ese hombre que cambio al mundo como es Jesús y dijo: …Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí… y muy lo dijo el Papa Juan Pablo II “Hoy se exalta con frecuencia el placer, el egoísmo, o incluso la inmoralidad en nombre de falsos ideales de libertad y felicidad. La pureza de corazón, como toda virtud, exige un entrenamiento diario de la voluntad y una disciplina constante interior.

Exige, ante todo, el asiduo recurso a Dios en la oración” (II) siempre he puesto la mirada en Dios teniendo la fe en el con muchos sueños que una vez lo tuvo el pastor evangélico Martin Luther King cuando dijo: “Hoy se exalta con frecuencia el placer, el egoísmo, o incluso la inmoralidad en nombre de falsos ideales de libertad y felicidad. La pureza de corazón, como toda virtud, exige un entrenamiento diario de la voluntad y una disciplina constante interior. Exige, ante todo, el asiduo recurso a Dios en la oración” (III).

Por eso pongo a los dos grandes líderes contemporáneo de las iglesias cristianas como la Católica y la evangélica. Lleno deseo grito desde mis entrañas cantando aleluya (IV) y reconozco que ambas predican y adoran a Jesús llevando su mensaje de los cuatro evangelios en la Biblia en el Nuevo Testamento, considerados libros sagrados por todas las confesiones cristianas. (V)

El relato evangélico es la fuente principal para el conocimiento de Jesús, y constituye la base de las interpretaciones que de su figura hacen las diferentes ramas del cristianismo. Aunque puede contener elementos históricos, expresa fundamentalmente la fe de las comunidades cristianas en la época en que estos textos fueron escritos, y la visión que por entonces tenían de Jesús de Nazaret. Una figura central del cristianismo y una de las figuras más influyentes de la cultura occidental. Para la mayoría de las denominaciones cristianas, es el Hijo de Dios. Un hombre que dividió la historia el antes y el después en nuestra era. Nació en Belén, Judea.

Quienes conocemos su madre biológica María quien queda inesperadamente embarazada cuando un ángel le anuncia en sueños que el embarazo de María es obra del Espíritu Santo y profetiza, con palabras del profeta Isaías que su hijo será el Mesías que esperan los judíos. Unos magos de Oriente llegan a Jerusalén preguntando por el “rey de los judíos que acaba de nacer” con la intención de adorarlo, lo que alerta al rey de Judea, Herodes el Grande, que decide acabar con el posible rival. Los magos, guiados por una estrella, llegan a Belén y adoran al niño. Sus padres se radicaron en la ciudad de Galilea de Nazaret y José le enseña a Jesús la profesión de carpintero.

Desde Galilea, Jesús comienza una transformación en su vida en donde sale aproximadamente de 30 años de edad a predicar las nuevas por quien Jesús fue bautizado en el río Jordán. Durante el bautismo, el Espíritu de Dios, en forma de paloma, descendió sobre Jesús, y se escuchó la voz de Dios. El Espíritu condujo a Jesús al desierto, donde ayunó durante cuarenta días y superó las tentaciones a las que fue sometido por el Demonio.

Jesús constituyó un grupo de doce discípulos a los que denominó los “Doce Apóstoles”. Este grupo estuvo formado por hombres que Jesús llamó personalmente, que le acompañan en su misión de instaurar el Reino de Dios, que son testigos de sus palabras, de sus obras y de su resurrección. Sus nombres son “Simón, a quien le dio el nombre de Pedro; Santiago el de Zebedeo y Juan, el hermano de Santiago, a quienes les dio el nombre de Boanerges, es decir, “hijos del trueno”; Andrés y Felipe, y Bartolomé y Mateo, y Tomás y Santiago el de Alfeo, y Tadeo y Simón Cananeo; y Judas Iscariote, el que le entregó”. Al sumo sacerdote Caifás (según el Evangelio de Juan, fue llevado primero a casa de Anás, suegro de Caifás). Allí fue juzgado ante el Sanedrín. Se presentaron falsos testigos, pero como sus testimonios no coincidían no fueron aceptados. Finalmente, Caifás preguntó directamente a Jesús si era el Mesías, y Jesús dijo: “Tú lo has dicho”. El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras ante lo que consideraba una blasfemia. Los miembros del Sanedrín escarnecieron cruelmente a Jesús. En el Evangelio de Juan, Jesús fue llevado primero ante Anás y luego ante Caifás. Solo se detalla el interrogatorio ante Anás, bastante diferente del que aparece en los sinópticos. Pedro, que había seguido a Jesús en secreto tras su detención, se encontraba oculto entre los sirvientes del sumo sacerdote. Reconocido como discípulo de Jesús por los sirvientes, le negó tres veces (dos según el Evangelio de Juan), como Jesús le había profetizado.

Insistió en el amor infinito de Dios por los más débiles y desvalidos, y prometió el perdón y la vida eterna en el cielo a los pecadores siempre que su arrepentimiento fuera sincero. La esencia de estas enseñanzas se encuentra en el sermón de la montaña (Mt. 5,1-7), que contiene las bienaventuranzas y la oración del Padrenuestro. El énfasis de Jesús en la sinceridad moral más que en la observancia estricta del ritual judío provocó la enemistad de los fariseos, que temían que sus enseñanzas pudieran incitar a los judíos a rechazar la autoridad de la Ley, o Torá. Otros judíos se mostraron recelosos ante las actividades de Jesús y sus seguidores porque podrían predisponer a las autoridades romanas contra una eventual restauración de la monarquía.

Cerca de la Pascua, Jesús viajó a Jerusalén por última vez (Juan menciona numerosos viajes a Jerusalén y más de una Pascua, mientras que los sinópticos dividen el ministerio público en las provincias de Galilea y Judea, y mencionan sólo una Pascua después de que Jesús abandonara Galilea para ir a Judea y Jerusalén) y el domingo de víspera entró triunfante en la ciudad donde le recibió una gran muchedumbre que le aclamó.

El jueves, Jesús celebró la cena de Pascua con sus discípulos y les habló de su inminente traición y muerte como sacrificio por los pecados de la humanidad. Durante la cena bendijo el pan ácimo y el vino, llamó al pan su cuerpo y al vino su “sangre de la alianza, que será derramada por muchos para remisión de los pecados” (Mt. 26,27), y pidió que lo repartieran entre todos. Desde entonces, los cristianos recuerdan este ritual, la eucaristía, en oficios de culto que constituyen el principal sacramento de la Iglesia.

En esa misma noche fue capturado por los romanos y fue llevado hacia Pilatos donde (Mt. 27,24)  (VI)  ordenó su ejecución. El papel real de Pilatos ha sido muy debatido por los historiadores. La Iglesia antigua tendió a culpar más a los judíos y a juzgar con menos severidad al gobernador romano. Fue crucificado y sepultado y al tercer día resucitó entre los muertos… La vida y enseñanzas de Jesús fueron muchas veces objeto de disputa y de interpretaciones diferentes en la historia del cristianismo. En las primeras épocas de la Iglesia, por ejemplo, fue necesario regularizar las creencias sobre Jesucristo y su papel, para facilitar la conversión y responder a los cristianos que adoptaron opiniones inaceptables para los dirigentes de la Iglesia cristiana. Definir la naturaleza de Jesús se convirtió en el objeto de una disciplina llamada cristología.

No hay comparación con este hombre que tan solamente duro tres años su ministerio y que ahora vive en nosotros y ese hombre se llama (VII) Jesús de Nazaret… Que podemos seguir su ejemplo en hacer cambio por el bien de la humanidad como una vez la hizo en la Cruz del Calvario y la recordamos siempre en esta semana santa…

¡Hasta la próxima semana, Dios los bendiga…!

*Cualquier información o sugerencia por mis direcciones electrónicas [email protected] [email protected] [email protected] o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y asimismo pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web: www.robertveraz.galeon.com ahora mi columna se traduce en Inglés y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter. VENEZUELA: ROBERT ALVARADO: Nuestra Semana Santa

Con Información de Reportero 24

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *