VENEZUELA: Marialejandra Martín al Nuevo Herald: Hay personas que se han envilecido por un cargo - EntornoInteligente

Informe 21 / Marialejandra Martín ha sido la esposa sin conflictos en Psicopatía Jauja, la activista gay en El caso de Aurora, la catedrática histérica de Un busto al cuerpo y la mucama irreverente de Mientras te olvido, por solo citar sus trabajos en la escena de Miami. De su paso por las telenovelas venezolanas a la actriz caraqueña se le recuerda en Por esas calles, Juana la virgen y Cosita rica, entre otros títulos que protagonizó tras probarse en el cine y las tablas de su país.

En lo que el público espera el estreno comercial en Estados Unidos de Esclavos de Dios (2013) y Nena, salúdame a Diego (2013), sus filmes más recientes, a partir de hoy podrá verla en el papel de María, “la madre luchadora” de Casa en orden, comedia dramática de Ana Teresa Sosa que sube al escenario del Koubek Center del Miami Dade College.

El montaje de Osvaldo Strongoli cuenta con las actuaciones de Crisol Carabal, Andrea Núñez y Pedro Pablo Porras.

El argumento cuenta qué ocurre en un hogar cuando el cabeza de familia recibe un golpe inesperado.

“A veces basta una frase para que el personaje me atrape”, dice la actriz, que a la primera lectura experimentó que se le alborotaba la creatividad ante el parlamento “lo importante es no envilecernos”.

“Cuando estudias una obra hay frases que te quedan retumbando, y en el caso de Casa en orden, que plantea cómo una situación determinada puede cambiar luego de hacer crisis, enseguida la relacioné con el caso de Venezuela, en el que hay personas que se han envilecido por un cargo o por el privilegio de comerse una arepa en un momento crucial para la historia del país”, comenta Martín.

La actriz explica que su álter ego comienza a entender la vida cuando “se despoja de las pequeñeces” y tiene la opción de tomar partido “poniéndose de pie”. Para interpretarlo se inspiró en una colega que capeó un temporal similar al de María con “mucha elegancia y sin mirar atrás”.

“A lo largo de mi carrera he interpretado muchas madres”, dice Martín, madre en la vida real del periodista Luis

Maryniok Martín, radicado en Tenerife. “Sin embargo, preferí abordar a esta como una mujer que se crece ante las dificultades para lograr que el público se solidarice con ella. Asumir la pose de víctima sería más fácil”.

Por su parte, Strongoli agrega que la selección de la actriz obedece a su necesidad de confiar en una intérprete “de carácter” que pudiera afrontar la metamorfosis de María a lo largo de la obra. Sobre el resto del elenco sostiene que el papel de su amiga Aurita -“un personaje muy bello que baja las tensiones”, según Martín- solo podía defenderlo Carabal.

En cuanto a la inclusión de Pedro Pablo Porras y Andrea Núñez, hijos de la conocida actriz Flor Núñez, el director afirma que no dudó en llamarlos “porque son jóvenes de un talento y una disposición increíbles para el trabajo”.

Al referirse al proceso de montaje Martín señala que cuando un actor toma la dirección, como es el caso de Strongoli, puede sacarle mayor provecho a su reparto sin dificultad, al tiempo que celebra su reencuentro con Carabal, con quien trabajó en la televisión de su país “cuando éramos muchachitas”.

“Coincidir con ella representa algo entrañable para mí. Sobre todo en una obra que enaltece la amistad”, comenta la actriz, que destaca la labor de Porras y Núñez, sus hijos en la ficción.

Martín, formada en el Taller del Actor y Grupo Actoral 80, de Caracas, y en el Lee Strasberg Theatre Institute, de Nueva York, hizo su debut en el filme Ifigenia, en 1986, siendo estudiante de bachillerato. Desde entonces no ha parado.

“Cuando aquello tenía 17 años y no sabía qué hacer con mi vida. Entonces leí en la prensa que estaban buscando una muchacha para el personaje principal de Ifigenia, me presenté a las audiciones y salí vencedora entre 800 aspirantes”, recuerda la actriz, que al concluir el rodaje se dio cuenta de que su camino estaba trazado para siempre.

Fuente: ARTURO ARIAS-POLO/ El Nuevo Herald

DJ