VENEZUELA: La final de la familia Vargas - EntornoInteligente

Líder / BARQUISIMETO.- Ramón “Tulo” Rivero e Yván Olivares se enfrentaron en la final de 1987 vistiendo el uniforme de Panteras de Miranda y Trotamundos de Carabobo. Esa fue la última vez que dos hermanos se cruzaron en una serie de decisiva, porque a José y Gregory Vargas les toca en 2017 . El swingman defenderá a Guaros de Lara , mientras que el piloto se incorporó desde Israel para ayudar a Marinos de Anzoátegui a conseguir su boleto a la final. Ahora ambos van por la corona, que irá a la casa de los Vargas, pero sólo festejará uno. Ambos han celebrado títulos juntos desde que jugaron su primer choque en el mismo equipo el 22 de febrero de 2012 y desde esa fecha hasta hoy han ganado seis títulos, dos Suramericanos con la selección nacional (2014 y 2016), un FIBA Américas (2015) y tres coronas con Marinos (2012, 2014 y 2015). “Jugar juntos fue un sueño, pero ahora dentro de la cancha somos rivales y eso lo entiende cada uno” , apuntó Gregory, que está de regreso en la LPB después de más dos años sin vestir la camisa de los navales. Mientras Gregory con 31 años apuntaba a Europa, José quien tiene 35 calendarios jugó en la zafra 2015-2016 con Marinos, luego se fue a la Unión de Formosa en Argentina y fue cuando Guaros hizo el cambio donde envió a los orientales a Windi Graterol por el mayor de los hermanos Vargas. “Nuestra relación es más especial que la de unos hermanos”, aseguró el “Grillo”. “Él me considera un hermano mayor y yo un hijo mayor, por eso nos llevamos tan bien” , agregó el jugador de los puestos dos y tres. La relación familiar perdurará, pero en lo deportivo, ambos hermanos buscan dejar el legado de los Vargas, tal y como lo hicieran Cruz, Luis y Rodolfo Lairet con Guaiqueríes de Margarita ganando juntos los títulos de la LPB desde 1977 a 1981, y luego en 1982 sólo Luis y Cruz fueron parte de ese equipo insular. “Queremos jugar de la mejor forma posible, en todos lados, eso lo hablamos siempre” , confesó Gregory, quien dice estar en contacto con su hermano todo el tiempo que estuvo fuera de Venezuela. Ahora se juntan y José pudo cargar por primera vez al hijo menor de Gregory, que nació en su estadía por Europa. “Reencontrarnos es muy especial, no es lo mismo hablar a través de la tecnología que darse un abrazo”, sentenció José, que junto a su hermano ganaron dos títulos consecutivos con Marinos (2014 y 2015) y así se unieron a la historia del baloncesto criollo porque sólo los hermanos Lairet habían ganado coronas con el mismo uniforme y en temporadas corridas. En esta final 2017, por primera vez uno celebrará y el otro deberá acompañar ese gusto de su hermano, pero con el mal sabor de boca de no haberlo ganado. VENEZUELA: La final de la familia Vargas

Con Información de Líder

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.