VENEZUELA: El nuevo diálogo - EntornoInteligente

El Universal / Nuevamente, la palabra “diálogo” ocupa centimetraje en la prensa nacional e internacional, relacionada con la crisis venezolana.

Y es que todos estamos siguiendo con sumo interés lo que ha sucedido y lo que puede estar por suceder en los nuevos intentos de entendimiento entre el oficialismo y las fuerzas alternativas democráticas en República Dominicana.

Si bien en el primer encuentro, el ansiado “humo blanco” estuvo muy lejos de salir, el episodio aún no ha finalizado, y continúa con un nuevo intento de hilar acuerdos, fijado para el 15 de este mes.

Si de algo no se puede perder el foco es de las condiciones cambiantes a medida que los intentos de diálogo avanzan. El escenario de hoy no es el mismo de ayer, las situaciones avanzan y la comunidad internacional tiene hoy una meridiana conciencia de la gravedad de lo que está padeciendo el pueblo venezolano.

Este es un hecho incuestionable, dado que el deterioro económico y social de Venezuela es tan inocultable, que se ha convertido en titular mundial.

Esta situación no existía previamente y de manera adicional, el gobierno había sido extremadamente eficaz en implementar una eficientísima campaña de relaciones públicas que le lavara el rostro ante el mundo, y que ahora parece ser insuficiente ante las verdades que se van conociendo cada día.

El hecho irrebatible de los cambios de condiciones en la situación nacional, legitima el propósito de perseverancia en el diálogo, en el intento de entendimiento con quienes hoy detentan el poder, ya que la modificación de la realidad puede permitir que también se obtengan resultados diferentes y nos encausemos, cuando menos lo esperemos, hacia un camino que pueda traer soluciones.

Entre las novedades que han ocurrido en estos días respecto a esta información, se encuentra el hecho de que el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, indicase que “el Gobierno de Nicolás Maduro no llegará a ningún acuerdo con la oposición ni convocará a elecciones si no se retiran las sanciones económicas internacionales”.

Esta afirmación abre, de por sí, un nuevo y sumamente interesante escenario en el polémico diálogo, ya que, por primera vez, el gobierno acusa el golpe de la presión que están ejerciendo los actores de la comunidad internacional en la situación venezolana. 

Y, más allá de lo que suceda de aquí en adelante con este proceso, el hecho es que, al día de hoy, la situación de por sí acusa un notable cambio con este nuevo elemento.

Entre otros aspectos de interés, no se puede perder el foco de que, en la agenda de las nuevas conversaciones se encontrarían las impostergables elecciones presidenciales del próximo año, en lo cual la inmensa mayoría de los venezolanos coinciden que se debe poner el empeño, ya que pueden ser la alternativa final de destrabe de la hoy insostenible situación nacional.

Respecto a lo que ha sucedido hasta ahora en Santo Domingo, y a lo que puede acontecer de aquí en adelante, el diputado de la Asamblea Nacional, Luis Florido, ha señalado que si bien no hubo un acuerdo, sí se encuentran sentadas las bases para el próximo  15 de diciembre .

Las afirmaciones del parlamentario dejan abiertas las puertas hacia una posibilidad que no se puede ni debe desestimar. “La peor diligencia es la que no se hace”, dirían sabiamente nuestros abuelos. 

Y es que, cabe una vez más la pregunta aquí: ¿cuál es la alternativa al diálogo? ¿Vamos a desechar alguna de las posibilidades de salida a esta situación? ¿Cuál es la propuesta alterna? ¿La hay?

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, aseguró que el logro más importante durante el diálogo de los días 1 y 2 de diciembre, fue hacer que el Gobierno nacional se sentara frente a cinco países a rendir cuentas de los puntos más importantes que afectan a Venezuela: lo social, lo económico y lo político.

Apunta el diputado que, tras estas cinco naciones se encuentran muchas más, incluida la Unión Europea.

No es poco que hayan sucedido dos cosas: la primera, que el oficialismo se siente a dialogar, así en esta sesión no se haya llegado a nada. Y la segunda, que por primera vez existan testigos internacionales en el mismo evento. Por ejemplo, y siguiendo lo testimoniado por Borges, la negativa del gobierno a abrir el urgente canal humanitario ocurrió frente a estos testigos, quedando así claro quiénes son los que dificultan hasta lo indecible los más elementales derechos de los venezolanos. 

Y otro factor a no perder de vista es que el diálogo no está ocurriendo en Miraflores. No es el omnipotente oficialismo imponiendo sus condiciones. El hecho de que haya comunidad internacional involucrada comporta testigos, mecanismos de verificación y compromisos que se deben cumplir. Las condiciones son distintas y pueden jugar a nuestro favor.

[email protected] 

VENEZUELA: El nuevo diálogo

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com