URUGUAY: Tecnología robótica en las cirugías de cataratas - EntornoInteligente

El País / -¿Me ve?

-Sí, claro que la veo.

-Recién salió de la operación ¿no? ¿Cómo se sintió?

-Sí, acabo de salir. Creí que era más complicado, pero estuve 20 minutos. Me dijeron que ahora tengo que hacer la recuperación.

Así se expresó Luis, de 87 años, después de salir del quirófano en el que un equipo de médicos le operó las cataratas de su ojo izquierdo. La expresión “equipo de médicos” no es exacta en realidad porque entre ellos se encontraba Centurión, una suerte de robot que llegó a Uruguay hace pocas semanas.

“Es un equipo de ultrasonido (específicamente ultrasonido torcional) con un sistema de seguridad que censa permanentemente lo que pasa dentro del ojo”, explicó el cirujano oftalmólogo Álvaro Berrutti, cuyas manos manipularon los instrumentos del sofisticado equipo.

“Lo otro que es revolucionario en este equipo es la implantación de una lente por medio de una mano robótica. Todo eso hace que la cirugía sea extremadamente segura porque se usa mucho menos la mano del hombre en el ojo”, agregó Berrutti quien operó en la Clínica Láser, una de las dos instituciones que incorporó el equipamiento (la clínica Meerhoff también comenzó a aplicarlo en estas semanas).

A la orden. Una catarata es una opacidad del cristalino del ojo. Esta estructura normalmente es transparente y actúa como el lente de una cámara que enfoca la luz a medida que pasa. Si el cristalino se vuelve opaco lo que el ojo ve puede aparecer borroso. Esta afección se conoce como catarata.

“Yo hace un año que veía borroso”, recordó Estela, quien entró al quirófano minutos después que Luis. “Me empezó a pasar en la calle; me parecía que tenía los lentes sucios pero me los sacaba y no estaban sucios. Eran los ojos míos”, rememoró con la vista protegida por lentes de sol tras ser intervenida.

La cirugía de cataratas consiste en retirar el cristalino opaco y reemplazarlo por una lente. En el caso de Estela y Luis lo primero que se hizo fue aplicar unas gotas de anestesia en el ojo, sin tener que pincharlos directamente. Ambos se mantuvieron despiertos y conscientes durante todo el procedimiento.

En una segunda instancia, los clínicos realizaron, valiéndose del robot Centurión, dos pequeños cortes sobre la superficie para colocar allí unas piezas con las que sacarían la catarata.

Con el apoyo de un microscopio y una cámara HD colocada dentro de él, fueron controlando los valores del ojo y proyectando en un gran monitor lo que iba sucediendo. “Lo bueno de esto es que vos le decís si necesitás más energía para sacar las cataratas, más aspiración, o más irrigación”, expresó Berrutti. “Se lo indicás y el equipo te va dando todo lo que sea necesario” para aumentar la precisión y disminuir las complicaciones. Estas órdenes se imparten por voz, control remoto o pedal”.

Precisión. Según Berrutti, la técnica que suele utilizarse en Uruguay es el ultrasonido convencional. La innovación del nuevo que llegó a Uruguay es que emplea lo que se conoce como ultrasonido torcional. Después de los cortes sobre la superficie, una pieza robótica entra dentro del ojo y provoca unas micropulsaciones que fragmentan la catarata”.

Así, todo lo que es una nube de color grisáceo, comienza a ser absorbido y el ojo puede volver a recobrar su color y nitidez normal. Luego se limpia, se introduce una sustancia viscosa para reemplazar el líquido del ojo y colocan la lente en lugar del cristalino.

El procedimiento dura unos 10 minutos, generando menos calor en el ojo que con los métodos que se han usado hasta ahora, y reduciendo las complicaciones como las quemaduras y lesiones intraoculares que han sido notificadas.

Actualmente muchas instituciones de salud, según Berrutti, aún operan manualmente, con incisiones profundas, tiempos de operación que pueden llevar de 15 a 40 minutos y una recuperación que puede alcanzar los dos meses.

-¿Se siente bien?

-Sí, doctor, me siento bien.

-Vio que no era para tanto.

-No, no era. Me arde un poquito no más.

-Eso es por los nervios.

-Pah, ni me diga. Una cosa, ¿puedo volver a leer?

Con la respuesta afirmativa fue que Estela salió aliviada y feliz de la sala de operaciones.

LAS CLAVES

Procedimiento El paciente entra sin anestesia, se acuesta sobre una camilla especial y se le colocan una gotas de anestesia. No hay introducción de medicamentos con pulsión dentro del ojo.

Cortes Luego se hacen pequeños cortes en la superficie del ojo para colocar unas piezas que van adentro y son con las que se va a sacar la catarata.

Absorción Por medio del ultrasonido torcional se aspira la catarata. Una pieza robótica entra dentro del ojo y provoca unas micropulsaciones que fragmentan la catarata.

La lente Después se limpia, se coloca una sustancia viscoelástica, que reemplaza el líquido presente en el ojo, y después se introduce la lente intraocular.

Centurión El robot Centurión es un equipamiento que monitorea los valores del cuerpo con altísima precisión durante el procedimiento y responder a órdenes del cirujano como irrigar más la zona, aspirar o proceder con más velocidad.

Centurión ii El próximo paso es hacerlo con láser, para pasar a tener todo de forma automática, sin nada manual. El láser hará los cortes próximamente. El Ministerio de Salud Pública considera la aprobación de un equipo con estas características que llegará en breve al país.

Menor tiempo La técnica reduce notoriamente los tiempos de la cirugía y la recuperación.

Con Información de El País