URUGUAY: La cortina oscura detrás del K - EntornoInteligente

La Republica / Compartir Tweet WhatsApp De este lado del mundo, el K-pop era hasta hace algunos años uno de los tantos peces que se pierden en el océano de la música en el mundo. Hoy lo conocemos más y las posturas en torno a él quedan reducidas a tres: rechazo, agrado (que a veces puede tocar los límites de la idolatría) o desconocimiento.

El mercado musical surcoreano constituye una de las empresas multimillonarias de Asia. En 2013, por ejemplo, la exportación del K-pop reportó a la economía de Seúl ingresos valorados en cinco mil millones de dólares, cifra que esperaban duplicar la cifra el pasado año. Las agencias de talentos han trazado estrategias efectivas para la búsqueda de nuevos mercados como es el caso de la agrupación EXO, que interpreta canciones en coreano y en chino mandarín.

Muy cuestionable pudiera ser la práctica de las compañías surcoreanas de ‘fabricar’ a sus artistas y agrupaciones. Antes del debut, la firma gasta cuantiosas sumas en la preparación de potenciales estrellas. Centenares de cantantes se someten a más de 12 horas de ensayo de forma diaria y a numerosas cirugías plásticas para llegar a los escenarios.

Muchos abandonan sus sueños en el camino. La realidad de ser simples aspirantes, con escasa o nula remuneración por su trabajo y múltiples tensiones psicológicas y físicas se impone. Los problemas no terminan tras el lanzamiento del profesional por lo común, muy joven al mundo del espectáculo. Cada idolo es una inversión, y la empresa debe asegurarse de mantener seguro su dinero.

Al debut sucede un control totalitario, que abarca actividad en redes sociales, dietas y comportamiento en público. Los excesos de planificación en su carrera pública y la estrechez del ámbito privado condujeron a Kim Jong-hyun, vocalista principal de SHINee, al suicidio el 18 de diciembre de 2017. La admiración de miles de fans, la fama y el dinero no fueron suficientes para la superestrella de 27 años de edad, que sufría de constantes depresiones.

Origenes

El K-pop (Korean pop o música popular coreana) tiene su origen en Corea del Sur. Abarca corrientes musicales como el rap, el rock, el dance electrónica y el R&B. Surgió a finales de la Segunda Guerra Mundial con la evolución de la música popular folclórica originaria, cuando la nación asiática se independizó de Japón.

En 1953 la escisión de la península coreana en dos Estados constituyó una puerta de entrada de nuevos ritmos occidentales, debido a la presencia de las tropas aliadas del Sur, sobre todo las estadounidenses. La brevedad de los temas, la búsqueda de la alta comercialización y los estribillos cortos son características que permanecen vigentes en la actualidad y resultan aplicables al movimiento surcoreano, el cual ha mutado en una tendencia estilística que trasciende hoy el plano de la música para abarcar la moda.

De ese modo, los idols (cantantes del género) ostentan una imagen que busca ser tierna e inocente, pero altamente sexualizada, con una estética de colores vibrantes y llamativos, así como el uso de numerosos accesorios. Algunos grupos que alcanzaron gran éxito en la década de 1990 son Seo Tai-ji & Boys, S.E.S., Fin.K.L, H.O.T y Shinhwa. Nicholas Kim destacó por ser el primer cantante surcoreano en las listas de Billboard Hot 100 Chart, con su single Hello Goodbye, en 2001.

Compartir Tweet WhatsApp URUGUAY: La cortina oscura detrás del K

Con Información de La Republica

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.