URUGUAY: "La comisión investigadora sobre espionaje le está dando a los militares una señal muy fuerte" - EntornoInteligente

La Republica / Por: Lucía Barrios

Compartir Tweet WhatsApp La comisión que investiga el espionaje en democracia ocurrido desde 1985 a la actualidad ha encontrado evidencias que muestran que los servicios de inteligencia del Estado, particularmente las agencias militares, operaron con lógicas muy similares a la de la dictadura, según lo que declararon aLA REPÚBLICA el diputado frenteamplista Gerardo Núñez y Nilo Patiño, integrante de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Ante esta situación, Patiño afirmó que esta comisión “le está dando a los militares una señal muy fuerte de hasta dónde tienen que ir” en un contexto “particular”, porque “se han reposicionado y se han hecho más visibles. Incluso esto no llama la atención y es aceptado en la sociedad. Por tanto, hay toda una campaña para hacer ver a los militares como los salvadores. Por ejemplo, se los muestra que cuando lo necesitan, ellos aparecen.

Eso sí que es peligroso porque no hay nadie que ponga un freno”. Es por esta razón que Patiño considera que la comisión es una “señal importante”, porque muestra que el rol de los militares nunca fue el de los “salvadores”.

Por tanto, Familiares piensa que la Comisión investigadora es una cosa “muy buena”, porque muestra que la denuncia que vienen realizando desde “hace tiempo” es real: “los organismos represivos de la dictadura siguen actuando.

Por tanto, la conformación de la comisión nos parece buena, el resultado luego se verá. Tienen todo como para procesar y mandar a la Justicia porque esto no puede terminar en otro lado: se está violando la Constitución. Los organismos del propio Estado en aquellos momentos, avalados por los propios ministros de Defensa y creo que hasta el propio presidente de la República, siguieron operando de la misma manera con que lo hicieron en dictadura”, agregó Patiño.

En la misma sintonía, Núñez declaró que “todo indica” que los servicios de inteligencia del Estado, particularmente las agencias militares, operaron con lógicas “muy similares” a las de la dictadura hasta el 2005. Hay una continuidad en cuanto a la proyección del trabajo, a los objetivos y a los planes de recolección que se hicieron en dictadura como democracia.

Eso se puede constatar de manera concreta, analizando los archivos. Es probable que, en esas divisiones que ellos iban realizando existieran categorías de personas como ciudadanos, a, b y c, focalizándose en los militantes de izquierda y en los de derechos humanos. Ellos entendían a un militante de izquierda como peligroso para sus intereses y objetivos, que eran básicamente tener la impunidad lo más intacta posible”.

En términos similares, Patiño explicó que “hay miles de pruebas” de cómo los militares siguieron actuando en democracia, donde los “antecedentes ideológicos” eran utilizados como “moneda corriente” para juzgar a un ciudadano.

Consideró que los militares “siguen con los mismos preceptos”, porque piensan que “el enemigo son todos aquellos que son de izquierda y que están a favor de la democracia”. “Investigan a todo el mundo como si estuviéramos en dictadura. Eso no solo es inconstitucional sino que también totalmente antidemocrático ya que en una democracia no se debería perseguir por delitos ideológicos”.

Por tanto, entiende que “hay resabios que quedaron y que muchas veces la clase política mira para el costado”. “Es un problema que no hemos podido resolver en treinta años de democracia y que de alguna manera nos sigue pegando fuerte porque nadie le hinca el diente. Lo de la Caja Militar es otro hecho que evidencia lo que está sucediendo; no estamos hablando de ideología sino de algunos privilegios que mantienen los militares y que nadie ha podido tocar”.

“Esta gente no está midiendo las consecuencias”

En los últimos meses, algunos integrantes del movimiento “Un solo Uruguay” se han polarizado y afirman lo siguiente: “Solo hay dos caminos para salvar este país, le guste a quien le guste. Podemos trancar el país de verdad para que esta gente sienta hambre o el otro recurso es que entren los muchachitos (las fuerzas armadas) que comandaron en el 70. No hay otra. No le busquen la quinta pata al gato.

Hay que ponerse en pie de guerra porque ellos nos van a colonizar. Ya estamos en dictadura”. Asimismo, dicen que los militares están “desconformes” y “latentes”, esperando que el “pueblo” les pida ayuda para ponerse en acción. Ante esta situación, Patiño afirmó que es una “muy mala señal”. “Las huellas de la dictadura todavía están frescas como para que haya algunos sectores sociales piensen eso.

No podemos olvidarnos de lo que ha pasado cuando se le ha pedido intervenir a los militares. Ya demasiado opinan por fuera de la Constitución y por fuera de las leyes. Entonces, no podemos permitir que todavía haya una corriente de opinión que favorezca el poder de los militares. Seguramente esta gente no mide las consecuencias que tiene su planteo”.

“A mí no me extraña que los militares hayan estado en el movimiento o que hayan dado declaraciones, porque están buscando apoyo social para que no le toquen sus privilegios”, agregó.

Según Patiño, el problema no es que haya un sector de la sociedad que se haya radicalizado, sino que los militares se “han reposicionado y se han hecho más visibles, mientras que a la sociedad no le llama la atención”. “Vienen mostrándose como los salvadores y este hecho tiene que ver con el nuevo empuje de algunos políticos de pensar que los militares tienen que volver a los calles y deben ser utilizados para instaurar la paz.

La verdad es que esta película ya la vimos y ese discurso es demagógico. Así pasó lo que pasó en Uruguay en la década del 60 o 70. Lo medular es preguntarse, ¿cada vez que haya un problema, en vez de buscar las causas vamos a resolverlo con medidas represivas? La verdad es que eso no nos lleva muy lejos y no soluciona ningún problema”.

Dos militares afirmaron que existió espionaje militar hasta el 2003

En los últimos meses del 2017, dos militares han admitido la existencia de inteligencia militar sobre los partidos políticos luego de 1985 hasta el 2003 ante la comisión investigadora que analiza este tema en Diputados. Cabe mencionar que el capitán de navío retirado Jorge Saravia reconoció haber participado en la recolección de información sobre personas, partidos políticos u organizaciones. Posteriormente, describió los hechos ocurridos como algo “normal”, lo cual, a su forma de ver, no está mal visto.

Guianze declarará en la Comisión

Mirtha Guianze, ex fiscal y ex presidenta del Instituto de Derechos Humanos, será citada por la Comisión que investiga espionaje en democracia el próximo 2 de abril ya que está segura que existió espionaje militar, además de ser “vetada” en el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti para una fiscalía penal, porque “Presidencia había pedido los archivos de inteligencia” y “por mis antecedentes no podía ir a fiscalía penal”, dijo Guianze en una entrevista a República Radio.

En dicha oportunidad la ex fiscal denunció que en 1996, los servicios de inteligencia, trancaron su desarrollo en la Justicia. Afirmó que “es clarísimo que en época del presidente de Sanguinetti, los servicios de inteligencia del ejército me estaban vetando. En otras palabras, en el año 96 mis antecedentes me impedían ser fiscal penal, porque lo consideraron que era riesgoso, supongo que ese peligro era con respecto a los juicios que tenían que ver con la dictadura”.

Compartir Tweet WhatsApp URUGUAY: "La comisión investigadora sobre espionaje le está dando a los militares una señal muy fuerte"

Con Información de La Republica

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *