¿Una guerra a muerte?, por Gustavo Tovar-Arroyo - EntornoInteligente

Venezuela Al Dia / Foto: Diario La Voz El oscurísimo horizonte histórico

Estamos mal, muy mal; estaremos peor, mucho peor. Pareciera que la única luz que se divisa en el oscurísimo horizonte histórico viene acompañada por la humareda, el incendio y la estridencia de las metrallas.

No es mi aspiración –nunca lo será la guerra– pero lamentablemente es lo que se observa. Esclavitud o libertad es el dilema de nuestra era. La opción es clara: la libertad; algunos no descansaremos hasta obtenerla por la vía de la no violencia.

Pero esa vía se cierra.

¿Quién ha matado con hierro?

Las miras telescópicas del mundo apuntan hacia las cabezas del chavismo. Así como ellos han disparado sus balas asesinas contra la frente de Venezuela, el tiempo histórico y la civilización aparentemente ahora sí están dispuestas a darle respuesta. Quien a hierro mató a hierro morirá. ¿Quedará piedra sobre piedra?

Me abochorna y me entristece hablar de guerra, pero la veo ineludible. No creo que sea en el corto plazo, pero será.

La situación está mal; estaremos peor.

Lo simple y lo complejo de la libertad

En este punto de la lectura imagino que te estarás preguntando: “¿Cómo podremos evitar que una calamidad de esas características nos suceda?”.

La respuesta es a un tiempo simple y compleja. Simple porque sabemos lo que debemos hacer: planificar, organizar y movilizar masiva y nacionalmente a la insatisfecha población venezolana hacia la rebelión total. Compleja: no existe dirección política, ni voluntad ni unidad para actuar en ese sentido. Hay todavía una sarta de lunáticos que hablan de elecciones sin condiciones electorales justas.

La dictadura está casi caída: ¿quién la derroca?

La opción militar

Para los activistas convencidos de la lucha no violenta, entre los que me encuentro, la opción militar es indeseada; siempre buscaremos alternativas al nefasto diálogo de las balas.

La comunidad internacional está cada día más convencida de que una intervención militar humanitaria es urgente en Venezuela. Si esto sucediese los peores afectados serán los propios militares venezolanos, que tendrán que entenderse a plomo limpio con una coalición militar extranjera. ¿Se sacrificarán por Maduro y Diosdi, morirán por Carreño o Cilia, por los hermanos Rodríguez?

La opción militar ya no es un imposible, ¿pensarán los militares venezolanos en sus familiares o en sus hijos?

La palabra dictadura

Estamos mal y estaremos cada día peor, las vías institucionales se agotaron, el chavismo no deja piedra sobre piedra. No es una dictadura, es una tiranía.

Los que desde hace años atrás nos atrevimos a pronunciar la palabra dictadura sabíamos qué decíamos. La razón nos dio temiblemente la razón. Y nos la sigue dando. Insisto: estamos mal, estaremos peor.

¡Hagamos algo!

La otra opción

En el agobiante y desesperanzador momento en el que nos encontramos, todavía hay algo por hacer para evitar la “guerra a muerte” venezolana contra el traidor: organizarnos y movilizarnos, con liderazgo firme y unitario, militares y pueblo de Venezuela hacia la rebelión total; sí, hacia la más decidida, multitudinaria y nacional movilización para ocupar los poderes públicos y derrocar al despotismo.

Paso a paso, planificar sin escrúpulos ni duda hacia la liberación de Venezuela. Organizarse y movilizarse, unir fuerzas y desvincularse de forma tajante de todo aquel (o aquellos) que insistan en tenderle la mano a la tiranía.

 El tiempo se agota, la otra opción, la última no violenta que nos queda, tiene que activarse ya. ¿Voluntad Popular? ¿Vente? ¿Primero Justicia? ¿Alianza Bravo Pueblo?

¿Quién encenderá la antorcha de la libertad en Venezuela?

¿Una guerra a muerte?, por Gustavo Tovar-Arroyo

Con Información de Venezuela Al Dia

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi