Ulises - EntornoInteligente

A Tu salud / Diez años necesitaría Ulises para llegar a su reino en Itaca, luego de finalizada la guerra de Troya.

Muchas fueron las calamidades, y adversidades encontradas en ese retorno.

Un punto crucial fue enfrentarse a “el canto de sirenas”.

Ulises advertido del peligro de este seductor canto, colocó tapones de cera en los oídos de sus marinos; pero él, astuto, estratega, ingenioso y prudente, como su protectora, la diosa Atenea, no podía perderse está experiencia.

Pidió a sus marinos, lo ataran al mástil del barco, para escuchar el hechizante llamado. Así permanece fijo, inmóvil, para atravesar la zona de peligro, puede ver y escuchar pero nadie puede desatarlo en los momentos de tribulación y tentación.

Lea también:  Entre Darwin y Maslow

Este canto representa para los antiguos y hoy para nosotros el espejismo, la seducción, el embelesamiento, dejarse arrastrar por el engaño.

Foto referencial

Así como Ulises, es útil atarnos a nuestro mástil, los pies en la tierra, para no estrellar nuestras naves y naufragar.

¿Con cuántos cantos de sirena nos encontramos a diario? La fama o la ilusión de ella, sobre todo en tiempos de público virtual.

El amor prometido y que no complace nuestra alma.

El sentirnos imprescindibles.

El poder, sobre todo el político.

La diferencia entre salud y enfermedad mental, es precisamente el manejo de la realidad, y más allá de la discusión sobre “qué es realidad”, nos referimos a tener consciencia de hasta dónde llegan nuestras capacidades, y con ellas cómo puedo enfrentar los retos que me presenta la vida.

Atentos a seguir nuestro camino, valorar nuestros verdaderos logros y llegar a la añorada Ítaca.

Ulises

Con Información de A Tu salud

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi