Rociaron de gasolina y tirotearon a muchos de los presos en PoliCarabobo, denuncia diputado - EntornoInteligente
Foto: Nota de prensa
Armando Amengual (Foto archivo)

 

Armando Amengual, político opositor venezolano, culpa de la masacre al gobernador chavista, Rafael Lacava, publica ABC.

La tragedia del pasado Viernes Santo en una comisaría de Policía del estado Carabobo, en el centro de Venezuela, se saldó con 68 muertes y 110 heridos, muchos de los cuales fueron «rociados con gasolina y tiroteados», afirma el exprefecto de la ciudad de Valencia, Armando Amengual, de acuerdo con el testimonio de familiares de las víctimas.

Amengual fue secretario general del partido Primero Justicia y actualmente dirige el Movimiento Compromiso con Carabobo. El dirigente opositor responsabiliza de la masacre al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, quien debe encontrarse en España o en Italia de vacaciones, porque todavía no ha regresado al país, apunta.


El carro de Drácula

«El gobernador Lacava debe renunciar a su cargo, porque su carro de Drácula está involucrado en la masacre ocurrida», señala Amengual en declaraciones a ABC. Se refiere así a un vehículo oficial con el que el chavista Lacava alcanzó notoriedad y que consistía en un furgón negro, estilo Batman, con una jaula a la vista del público, en el que llevaba y se traía a personas detenidas por delitos menores a los ocho calabozos policiales de la entidad regional.

El gobernador, que ha estado apoyado por el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, perseguía a los «bachaqueros» (vendedores ambulantes) y los encarcelaba en las comisarías policiales para ganar puntos durante la campaña electoral de las elecciones regionales en agosto pasado. Él mismo llegó a aparecer al volante de este Coche de Drácula durante la noche, trasladando en la jaula a varios detenidos.

Las comandancias policiales construidas para albergar 60 detenidos provisionales por delitos menores, en todo el país presentan un hacinamiento de más de 250%. «Mi hijo llevaba más de cuatro años recluido en ese centro policial», asegura la madres de uno de los presos muertos, que nunca fue condenado ni enjuiciado.

Amengual acusa al gobernador Lacava y a las autoridades regionales de ser los responsables de la mayor tragedia penitenciaria de Venezuela. «No basta con la detención de los cinco funcionarios policiales, incluido el subcomandante José Luis Rodríguez, como asegura el fiscal Tareck William Saab. ¿Y dónde queda la responsabilidad de los agentes del CICPC (Centro de Investigaciones Científicas Policiales y Criminales) que resguardaban los calabozos?», se pregunta.

El exprefecto pide que se publique la lista de las causas de la muerte de los 68 fallecidos y 110 heridos, cifra que ha publicado el diputado ante la Asamblea Nacional por el estado Carabobo, Juan Miguel Matheus. Este parlamentario ha pedido un voto de censura contra la ministra de asuntos penitenciarios, Iris Varela, por lavarse las manos como Pilatos, diciendo que las comisarías no son de su competencia. En cuanto a las investigaciones del parlamento, Matheus reveló que lograron contabilizar 68 muertos y 110 heridos, lo que se traduce a casi el 100% de la población carcelaria que se encontraba en los calabozos.

El diputado comentó que la morgue de Valencia no tenía la capacidad para realizar las autopsias a los privados de libertad. En consecuencia, una comisión tuvo que trasladarse desde Caracas y llevaron a cabo unas «autopsias colectivas». Por ello, los informes forenses reseñan que las causas de muerte fueron por asfixia. Sin embargo, se conoció que varios reos tenían diferentes causas de muertes como impactos de bala, indicó Matheus.