PUERTO RICO: El reto de echar raíces comerciales en Florida - EntornoInteligente

El Nuevo Día / Boricuas explican cómo ha sido la experiencia de establecer y desarrollar sus negocios fuera de Puerto Rico Kissimmee/Orlando, Florida – El intensivo crecimiento de la población boricua en Florida, particularmente en la franja central, ha convertido esta zona en un atractivo mercado para empresarios boricuas que, en medio de la crisis económica que atraviesa la isla hace una década y aprovechando la coyuntura del huracán María , han mudado o extendido sus operaciones a este estado.

Se estima que en Florida viven más de un millón de puertorriqueños. El estado tiene una población de 20,984,400 habitantes y cerca de seis millones son hispanos, de acuerdo con las proyecciones poblacionales que el Negociado del Censo realizó para el 2017.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas para los empresarios que han decidido dar el salto. El proceso para establecer negocios en este estado es altamente regulado y estructurado. A esta complejidad se agrega el hecho de que cada condado y ciudad tiene sus propios requisitos y procesos de permisos. Es decir, no hay una sola lista de condiciones por cumplir, ni un solo manual de procedimiento.

Precisamente por esto es que Margie Viera, directora de Desarrollo Comercial de la Cámara de Comercio Hispana Orlando-Metro -la entidad más grande en Florida que agrupa a empresarios latinos-, recomienda que lo primero que debe hacer el comerciante boricua que interese hacer negocios en este estado es decidir dónde quiere ubicarse para que busque los requisitos particulares de ese lugar.

“Es importante también que antes de venir, llamen y pidan una cita con nosotros. Podemos ayudar a dirigirlos en el proceso y sobre todo a conocer los requisitos para establecer un negocio”, agregó por su parte, en entrevista separada, la ponceña Katia Medina, consultora de Desarrollo de Negocios en Prospera, una organización que recibe fondos del gobierno de Florida para asistir a los hispanos.

Prospera es el primer escalafón que debe tomar cualquier empresario que haya decidido venir a Florida a abrir o ampliar su empresa, previo al proceso de permisos y licencias. Sus servicios son gratuitos.

“Lo más importante es que no asuman, que pregunten y busquen ayuda”, dijo Craig Hollan, director del Departamento de Desarrollo de la Ciudad de Kissimmee. Esta ciudad es uno de los enclaves más importantes de la diáspora puertorriqueña en la Florida Central y es uno de los lugares que suelen mirar los empresarios boricuas a la hora de establecer sus negocios. “La ventaja que tenemos en Kissimmee es que llevamos más de 20 años interactuando con los puertorriqueños. Y no nos ha tomado por sorpresa la cantidad de puertorriqueños que han llegado tras el huracán, pues ya tenemos experiencia”, agregó el funcionario.

El censo indica que en ese condado hay 30,229 negocios y 19,557 de estos son propiedad de minorías, dato que incluye a hispanos y no hispanos. El condado de Osceola tiene una población de 336,015 personas; el 52.4% es hispano. La cantidad de empresas boricuas allá es desconocida ya que, según Hollan, los empresarios no suelen responder cuál es su origen étnico cuando llenan una encuesta que la ciudad realiza entre empresarios del condado.

Sin embargo, Prospera mostró unas cifras que dramatizan el creciente interés de los boricuas por entrar al mercado floridano. Antes del paso del huracán María -entre octubre de 2016 y enero de 2017- el 27% de las personas que acudieron a Prospera a buscar orientación y asistencia para abrir un negocio eran puertorriqueños. La cifra ascendió a 44% luego del paso del ciclón, es decir, entre las fechas de octubre de 2017 y enero de 2018.

“Ese incremento sustancial se lo atribuimos al huracán, luego del cual muchas personas empezaron a mudarse”, dijo Miranda, cuya organización cumplió 25 años impulsando iniciativas empresariales.

“Lo más que vemos son empresarios con negocios en la isla que no cierran en Puerto Rico pero quieren expandir aquí, actuando proactivamente en caso de que ocurra algo con su negocio en el futuro como otro huracán. Pero nuestro objetivo es precisamente que los empresarios mantengan operaciones en la isla y amplíen aquí, si es que de todas maneras van a venir a Florida. Lo importante es que antes, se asesoren”, reiteró.

Las tribulaciones de Willer

Si alguien puede hablar del alto precio de lanzarse solo a este mercado es Willer Vélez, propietario y presidente de Willer’s Supermarket, la primera cadena de supermercados netamente boricua que abrió su primera tienda en el estado en diciembre pasado.

Aunque llevaba meses realizando gestiones para abrir algún negocio en Florida Central, el azote del huracán María convirtió su idea en un gran proyecto que ahora incluye la apertura de una segunda tienda y otras cuatro a través de franquicias.

“María me dio el empujón, pues perdí una tienda y las otras se afectaron”, dijo el empresario de 29 años.

Para Vélez, lo positivo de abrir su negocio acá ha sido la amplitud del mercado que se aglutina en la Florida Central, no solo por los boricuas que dominan la población hispana en esta franja, y que constituyen su objetivo de mercado, sino que ha logrado diversificarse para apelar a otros grupos latinoamericanos. Hay un día en que la operación del supermercado se dedica a los venezolanos y otro a los colombianos. Esos días, los productos de esos países se ponen en especial. Otro día trae música típica puertorriqueña y vende arroz con gandules y lechón como una manera de puntualizar las raíces boricuas de la tienda, pero también para atraer turistas. “Ha sido una oportunidad amplia de apelar a un mercado internacional. En Puerto Rico, el mercado es más limitado”, dijo.

Sin embargo, no fue fácil. Llegó solo y alquiló el primer local que encontró. Contrató personas para gestionarle permisos que no eran las adecuadas y algunos hasta cobraron y desaparecieron sin prestar el servicio. Todo esto le causó un retraso de diez meses, tiempo durante el cual estuvo pagando la renta deun negocio que no lograba iniciar operaciones. “Tenía tantas ganas de lanzar este proyecto que el desconocimiento me llevó a cometer estos errores”, reconoció el empresario.

La lección le costó $300,000 en pérdidas y aunque hoy día la tienda va viento en popa, los ingresos que genera entran para subsanar esas pérdidas.

“Acá el proceso de permisos es mayor, más riguroso. Aun así, obtenerlos es más fácil que en Puerto Rico, pero por desconocimiento busqué personas inadecuadas y ya ves el retraso que sufrí”, confesó. “Gracias a Dios, luego de la tormenta logramos inaugurar la tienda y la acogida ha sido enorme”, dijo.

Vélez contó que, en una ocasión, cuando ya la tienda tomaba forma, inspectores de la ciudad de Kissimmee llegaron y le pidieron que construyera una pared que separara el área del supermercado del espacio donde se procesan las carnes. Esto le costó $34,000 sin incluir el dinero adicional para enmendar los planos del establecimiento. Al final, también le exigieron que agregara rociadores adicionales contra incendios (“sprinklers”).

“Al que quiera venir, que se oriente y se asesore primero. Todo esto me pasó por no asesorarme”, agregó.

Explico que, en Puerto Rico, aunque todo toma más tiempo, en realidad son dos grandes permisos: el de construcción -que se emite al inicio- y el de uso, que se concede al final para marcar el comienzo de operaciones. Hay otros que se procesan de forma simultánea y sin que ello suponga detener la construcción, como el de Bomberos, el de Salud, y otros.

Aunque el trámite y los requisitos de permisos varían de condado a condado y hasta de ciudad en ciudad, en términos generales el proceso en Florida es lineal. Es decir, cada permiso depende de una autorización anterior y cada autorización requiere inspecciones por parte del gobierno. No se puede pasar al permiso “B”, sin haber logrado autorización del permiso “A”, según explicó Viera, de la Cámara de Comercio Hispana Orlando-Metro, entidad que cuenta con 650 miembros.

“Al empresario y al profesional que venga solo se le hará difícil”, dijo. “Las historias de éxito están relacionadas con los lazos que establezcas con grupos profesionales como la Cámara”, reiteró.

La Cámara de Comercio Hispana Orlando-Metro ofrece membresías de cortesía a empresarios puertorriqueños que deseen extender o mudar sus operaciones a esta zona. Según Viera, se proyecta que el impacto de los puertorriqueños en la economía de Florida sea de $19,000 millones al año en todo el estado.

Global Mattress expande su operación

Hacer negocios en Florida no es barato. Supone destinar una buena tajada del negocio para comprar seguros, tramitar permisos y sobre todo el pago de nómina, dijo Rodroherick Correa López, presidente de Global Mattress, empresa puertorriqueña que recientemente anunció su plan de expansión en la Florida Central. Aspiran a abrir nueve tiendas, cinco de ellas este año, con una inversión estimada en $2 millones.

Para esta empresa, el costo de trámites y permisos para abrir en Florida Central es de aproximadamente $20,000, cifra que contrasta con los $6,000 que cuesta en Puerto Rico, precisó Javier Tejeda, director de Operaciones y Ventas de Global Mattress en Florida.

“Aunque el costo es mayor aquí, vale la pena pues es un mercado que es cuatro o cinco veces mayor que el de Puerto Rico. Claro, el poder adquisitivo aquí también es mayor”, agregó.

“El proceso en Puerto Rico es mucho más simple; es lento, pero menos estricto. En Estados Unidos es más rápido pero muy estricto. Por eso hemos buscado la ayuda de profesionales para llevar nuestro negocio de una manera legal y en cumplimiento con todas las regulaciones en cada uno de los condados para evitar multas”, dijo Correa López, refiriéndose a JLL, una empresa de corredores de negocios que les ha asesorado en todo el proceso, desde los permisos, la adquisición o arrendamiento de propiedades, hasta el mercadeo.

“En Florida buscan que la construcción cumpla perfectamente con la altura, medidas, que el material dentro no sea inflamable. Lo que complica todo es que cada condado tiene sus normas. Lo que hago en Osceola no necesariamente me lo permiten en Lake Nona”, agregó Tejada.

Con su expansión en este estado, la empresa creará medio centenar de empleos. En Puerto Rico, Global Mattress tiene 13 tiendas, emplea cerca de 80 empleados y genera ingresos anuales de aproximadamente $12 millones, indicó Correa López.

Novus pisa firme en Florida

El reto de Novus con su expansión a este estado sureño tuvo que ver con altas rentas, seguros costosos, impuestos más altos y la necesidad de pagar salarios más competitivos como estrategia para retener empleados, explicó Sandra Castellón, directora del Grupo de Mercadeo de Novus.

Sin embargo, la ejecutiva explicó que el relativo bajo costo de servicios básicos -como el de energía eléctrica- y el hecho de que aquí, si bien los salarios son más altos, se pagan menos beneficios marginales, ha ayudado a balancear la ecuación. “Una cosa ha compensado la otra y más o menos, al final, te quedas igual que en Puerto Rico en términos de costos”, indicó.

En enero de 2017, Novus abrió su primera tienda en Florida en la ciudad de Pembroke, específicamente en el centro comercial Pembroke Lakes (como a tres horas al sur de Orlando). En enero de este año, la empresa abrió su segundo establecimiento en el Florida Mall de Orlando.

Una de las lecciones que esta empresa aprendió fue la importancia de tener una red de apoyo local, es decir, empresas y profesionales que ayuden en el proceso de permisos, mercadeo y operación de una empresa. La ausencia de esta red de apoyo les ocasionó atrasos en lo relacionado con la apertura de la primera tienda, un asunto que atendieron y que facilitó el proceso en el segundo establecimiento.

“No se debe ir de paracaídas”, explicó Castellón, quien indicó que tras haberse unido a una organización que agrupa a empresas hispanas, pudo establecer los primeros lazos de apoyo.

Al momento, la empresa evalúa el desempeño de sus dos tiendas y a nivel general está invirtiendo recursos en tecnología para que los clientes de Novus tengan una experiencia “omnicanal”, con la que puedan complementar la experiencia personal en la tienda con información adicional sobre productos a través de aplicaciones móviles y páginas de internet, explicó Castellón.

PUERTO RICO: El reto de echar raíces comerciales en Florida

Con Información de El Nuevo Día

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *