Psiquiatras rechazan enfermedad mental en la acusada de congelar a sus bebés - EntornoInteligente

La Informacion .com / Sevilla, 12 sep.- Los psiquiatras forenses que han declarado hoy en el caso de los bebés congelados en Pilas (Sevilla) han rechazado que la acusada de matar y congelar a sus dos recién nacidos sufra enfermedad mental y sólo le han detectado un trastorno de personalidad de tipo dependiente por miedo al rechazo social.

En la tercera sesión del juicio, dos psiquiatras del Instituto de Medicina Legal de Sevilla han subrayado que Sara L.H., acusada de dos asesinatos y para la que el fiscal pide 40 años de cárcel, “no tiene ninguna enfermedad mental” con el cien por cien de certeza, según la clasificación internacional vigente y mantiene sus capacidades de conocer y querer.

“La acusada hizo lo que hizo sabiendo lo que hacía” y de forma “libre”, han concluido los psiquiatras para explicar que la mujer actuó sin tener alteradas sus capacidades de conocer y de querer.

También han rechazado que no pueda recordar, como sostiene la acusada, uno de los dos embarazos tras el cual nació uno de los bebés que luego congeló en su casa y que fue localizado en noviembre de 2012 por el marido, que encontró los cadáveres en dos congeladores distintos mientras limpiaba la casa.

Los psiquiatras han señalado que la mujer, de 37 años, “desde siempre” ha sido retraída y le cuesta tomar decisiones por miedo al rechazo, a la desaprobación y al ridículo, lo que determina que tenga una personalidad anómala o un transtorno de personalidad.

Después de tres entrevistas con la acusada, los psiquiatras han puesto como ejemplo de ello que el primero de los dos abortos voluntarios, del que no informó al marido, lo decidió porque su padre le apoyaba y otro ejemplo de su personalidad es que no quiso ir a la universidad por miedo a la desaprobación a pesar de ser una buena estudiante.

Para no recordar uno de los dos embarazos, como ha reiterado la acusada, debería padecer una amnesia psicógena, lo que no ocurre en este caso, han precisado los psiquiatras, que han rechazado que la mujer actuara presionada por su marido, al que le reprochaba que hiciera su vida entre el trabajo y el bar y que bebiera mucho, tras lo cual discutían.

Los psiquiatras que vieron al marido, que se divorció de Sara tras localizarse los bebés congelados, han señalado que tenía una personalidad “rígida” y “primitiva”, que estaba poco implicado en la familia y consumía alcohol en exceso, por lo que recomendaron que se sometiera a tratamiento.

(Agencia EFE)

Con Información de La Informacion .com