Protestan por Ayotzinapa frente a la Casa Blanca - EntornoInteligente

El Universal / Ni el frío mordisqueante, ni el intenso tráfico en esta capital impidieron que poco más de 100 personas se congregaran hoy frente a las puertas de la Casa Blanca para unir su voz de reclamo y solidaridad con las familias de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y para demandar al gobierno de Enrique Peña Nieto entender el enojo del pueblo y escuchar atento los reclamos a favor de un México más justo y más seguro.

“El presidente de México tiene esta oportunidad para marcar un antes y un después”, aseguró Murat Dagi, un estudiante mexicano que trabaja en uno de los think tanks de esta ciudad.

“A nadie nos gustan las imágenes de violencia . Pero el pueblo está enojado, enfurecido. Y el presidente tiene que tener la inteligencia y la sensibilidad para escuchar ese reclamo. De lo contrario las cosas podrían ponerse peores”, añadió confiado en que el gobierno de México sabrá responder positivamente al reclamo generalizado.

Durante la protesta se reunieron mexicanos de toda condición, la mayoría de ellos, jóvenes universitarios con posgrado que han llegado a Estados Unidos para trabajar en centros de pensamiento o para cursar una maestría.

“Yo estoy en Georgetown. Y me siento muy impotente. Me duele ver lo que ocurre en mi país. Creo que en esta ocasión el pueblo tiene que mostrarse firme. Sin concesiones hacia un poder que lo ha ignorado. Que ha permitido que los más débiles sigan pagando la más dolorosa de las facturas”, asegura un estudiante que prefiere permanecer en el anonimato.

En medio de la multitud de estudiantes, dos religiosos carmelitas ondean la bandera de México mientras confiesan que decidieron sumarse a la protesta desde el momento en que se percataron de la convocatoria a través de las redes sociales.

“Venimos porque una de nuestras misiones como religiosos es estar del lado del sufrimiento del pueblo”, aseguró Oscar Salazar, un joven carmelita quien captura con su teléfono todas las imágenes de la concentración a las puertas de la Casa Blanca.

En medio de una actividad febril, los jóvenes que no se conocen y que deciden organizarse de forma espontánea, dibujan en el piso un número 43 con una cinta. Sobre ella, disponen una serie de velas de baterías –la seguridad nos impidió traer velas de verdad, dicen–, mientras se reparten uno a uno las fotos de un estudiante para asumir su personalidad y pasar lista.

“Hoy celebramos un día de la Revolución muy triste. Y queremos dejar constancia de este dolor, de esta tristeza y de este enojo al gobierno de México. No queremos más muertos. No queremos que México se quede sin sus estudiantes, sin su promesa de futuro por culpa del crimen organizado y sus componendas con los políticos”, reclama un estudiante que ha llegado desde Virginia para sumarse a la protesta.

En medio del reclamo, algunos de los asistentes alzan su voz a favor de un diálogo entre el gobierno y la sociedad y contras las manifestaciones violentas.

“Creo que el presidente tiene que escuchar. Entender que esta es una magnífica oportunidad para entablar un diálogo inteligente y constructivo con la sociedad mexicana que esta harta de tanta violencia”, aseguró otro asistente que acudió después de salir de trabajar en un restaurante en el vecino estado de Maryland.

La manifestación de hoy se enmarca dentro de los actos celebrados en distintas capitales del mundo. La Acción Global por Ayotzinapa tuvo así su eco de resonancia en esta ciudad, en momentos en que la Casa Blanca se preparaba para lanzar una serie de órdenes ejecutivas que buscan aliviar la situación migratoria de hasta cinco millones de indocumentados.

ahd 

Con Información de El Universal

Entornointeligente.com