Por qué tus hijos están tan enganchados a Fortnite - EntornoInteligente

El Mundo / Fortnite es gratis, se puede jugar en consola, en móvil y en PC y los youtubers están enganchadísimos

Ni Call of Duty ni GTA ni Minecraft : el videojuego del momento se llama Fortnite . Si tienes un adolescente viviendo bajo tu techo o en tu entorno familiar , es muy probable que se pasé unas cuantas horas a la semana pegado a la consola o el ordenador luchando online por su supervivencia y disparando a otros jugadores.

Y como él o ella, hasta 45 millones de jugadores en todo el mundo , según cifras del pasado mes de enero .

Fortnite: Battle Royale tiene un planteamiento sencillo: es un videojuego de disparos en tercera persona en el que también se pueden construir estructuras y trampas y cuyo objetivo es ser el último jugador vivo en un campo de batalla que va reduciendo su tamaño a cada minuto que pasa. Y si mueres, estás muerto para siempre, tendrás que empezar otra partida porque no hay opción de resucita, como sí pasa en Call of Duty y similares.

Este tipo de videojuego se encuadra dentro del género del ‘Battle Royale’ , del que Fortnite es uno de los dos máximos exponentes. El otro sería PlayerUknown’s Battlegrounds , más conocido como PUBG . No intentes pronunciarlo, porque eso daría para otro artículo.

Si eso de ‘Battle Royale’ te suena mucho quizá se debe a la película de culto japonesa y de mismo nombre del año 2000 y que se basba en un libro, también del mismo nombre, de Koushun Takami.

En Battle Royale , la sociedad japonesa decide aliviar tensiones sociales mandando a un grupo de estudiantes de instituto a luchar a muerte bajo unas normas muy de videjuego. Había armas y trampas por doquier, pero al final, sólo podía quedar uno. Algo así como Supervivientes , pero sin famosos .

Epic Games, el estudio tras Fortnite , no había concebido su videojuego en esta línea cuando lo lanzaron en julio de 2017 tras mucho tiempo en desarrollo. Por aquel entonces, era una extraña mezcla de Minecraft y juego de supervivencia. Pero viendo la creciente popularidad del PUBG en ordenador, decidieron imitar su formato y tratar de ganarles la papeleta llegando a consolas antes.

En septiembre de 2017, lanzaron el modo de juego Fortnite: Battle Royale y, pasado menos de un año, han igualado, si no superado su éxito. Y este mismo mes de marzo, l anzaron la versión para iPhone y otros dispositivos de Apple pocas semanas después de que PUBG hiciera lo mismo.

La popularidad de Fortnite se debe más a los grandes youtubers que al marketing tradicional o a la labor de los medios especializados. Esto ya es algo común y con numerosos casos de éxito: Minecraft , el juego de terror Five Night at Freddy’s , el simulador de cabra GOAT Simulator , ARK: Survival Evolved , Rust …

Así que si hay que encontrar un responsable de que el niño o la niña no paren de jugar a Fortnite , se le puede echar parte de la culpa a El Rubius, entre otros .

No hay más que remontarse a hace unas pocas semanas para entender la popularidad del juego entre creadores de contenido de YouTube y Twitch, otra plataforma de emisión de vídeos sobre videojuegos muy popular. Junto con otros 99 compañeros y compañeras, Rubius batió un récord de público viendo una emisión en directo mientras jugaba a Fortnite . En su momento de mayor audiencia, llegaron a un millón de espectadores simultáneos .

La cultura youtuber, y con esto hay que entender la que promueve el compartir momentos en vídeo para que lo vean otras personas, también favorece a que Fortnite se contagie por el boca a boca . Si un amigo te manda un vídeo de cómo mata a cinco jugadores con una trampa muy bien puesta para, poco después, meter la pata estrepitósamente, lo más seguro es que tú te rías y acabes picando. Después de todo, Fortnite es gratis y no cuesta nada probarlo.

Un buen número de youtubers viven de compartir estos momentos, algo que imitan sus espectadores y que los desarrolladores de videojuegos intentan explotar lo mejor posible. Todas las consolas y ordenadores actuales cuentan con sistemas de grabación de vídeo y de repeticiones, y eso favorece a que cualquier jugador comparta estos ‘clips’ sin necesidad de un equipo adicional de captura.

Y cuando no se juega, se ve jugar, que para eso están YouTube y Twitch, donde todo tipo de jugadores emiten en directo y reciben donaciones para mantener su canal. Del mismo modo que se ve el fútbol cuando no se practica, se ve a gente que juega muy bien a Fortnite y otros videojuegos cuando uno mismo no lo hace. Y no, entender este videojuego no es mucho más difícil que comprender por qué un fuera de juego puede anular un gol.

Este fenómeno no ha hecho nada más que empezar. Mientras que PUBG ha captado al núcleo de jugadores más duro en PC y consola, con su precio y su aspecto más realista, Fortnite ha cautivado por su planteamiento free to play en el que empezar a jugar es gratis y en el que todo luce colorido y sencillo.

Esta es la fundamental diferencia entre ambos juegos y lo que parece que ha ganado a los jugadores más jóvenes: Fortnite es como esos videojuegos de móvil que enganchan a cualquiera sin darse cuenta y que se mantienen a costa de las pequeñas sumas que los más enganchados pagan por modificaciones de las armas y trajes que se usan en el juego.

Con su lanzamiento en iPhone y otros dispositivos móviles de Apple, esto es incluso más evidente. Aunque PUBG ya está en iOS y Android ( Fortnite todavía no ha llegado a estos móviles), su realismo se pierde por la falta de fidelidad. Eso no pasa con Fortnite porque es un juego caricaturesco y más plano en su diseño. ¿Será esta la diferencia que lo coronará definitivamente sobre su competencia?

Es pronto para decirlo, pero cuando Epic Games ha incluido una broma en las pantallas de carga del juego para iOS en el que piden a los jugadores que atiendan a la clase en lugar de estar jugando…

Por qué tus hijos están tan enganchados a Fortnite

Con Información de El Mundo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *