¿Por qué América no sale de su infierno? - EntornoInteligente

El Tiempo / La caída en la final del primer torneo y la escasa inversión de los dirigentes en la conformación de la nómina generaron la pérdida del brillo del América en la B, el distanciamiento de los aficionados, la abrupta salida de John Jairo López de la dirección técnica. Buscaron encarrilarse y lograr el ascenso con el discutido y polémico Luis Augusto ‘Chiqui’ García como nuevo director técnico., pero tampoco fue posible y terminaron terceros en el cuadrangular B, perdiendo opción de ser finalistas tras perder este jueves 0-2 con Rionegro en la última fecha de los cuadrangulares semifinales del ascenso.

Sobre el América se ha dicho de todo: que la junta directiva ‘combina menos’ que los jugadores en el campo y que en ella uno jala para un lado y otro, para otro. Inclusive, hasta que los dirigentes buscan influir en las decisiones técnicas y privilegiar a los jugadores que cada uno sugirió para llegar al equipo. En la presente semana, Fernando Cabal, Alejandro Valero y Luis Valero presentaron sus renuncias a la junta directiva.

Mientras tanto, y confinado desde el pasado 21 de octubre a su apartamento en el sur de Cali, John Jairo López, el anterior entrenador, no se anima a salir a la calle. Es un castigo social, un modo de prevención.

La derrota en la final del primer torneo con Jaguares (5-2, marcador global) arreció la tempestad para el América. Los hinchas acordaron dejar de asistir a los partidos por fuera del Pascual Guerrero y en casa. Algunos de los escasos espectadores que aún asisten han expresado su malestar con pancartas en las que se leen mensajes como ‘El diablo está cansado de este infierno’, al tiempo que se insistía en que la ya prolongada permanencia del América en el torneo de la B era un negocio de los dirigentes. “Esta es una directiva de hombres exitosos, con exceso de tesorería. Ninguno vive del América ni lo necesita”, respondió el presidente del equipo, Oreste Sangiovanni, luego de la primera fecha en casa durante el presente semestre.

Pero la paciencia se colmó y en la segunda fecha de los cuadrangulares cuando perdían 0-2 con Pereira varios hinchas, especialmente de la tribuna sur, entraron al campo y por eso se suspendió el partido, que obligó al América a terminar los cuadrangulares con el estadio a puerta cerrada, además de un menoscabo económico por la pérdida de la taquilla.

Pobre diablo…

Tras la partida del goleador del primer torneo, Yámilson Rivera -cedido al León de México-, los liderados por John Jairo López priorizaron la contratación de Michael Rangel (actualmente en Santa Fe). Además, sugirieron los fichajes de Jairo Roy Castillo y Wilson Carpintero (Quindío), Hárrison Canchimbo (Llaneros) y Jhonnnier Viveros (Unión). “Rangel valía 40 millones al mes y era imposible traerlo. También nos recomendaron a Víctor Estupiñán, de la Liga de Quito, pero no lo podían pagar. Los directivos nos dijeron que trajéramos jugadores que ganaran máximo 4 millones de pesos. ¡Es que en América hay jugadores que ganan un millón y medio! La nómina del equipo vale 100 millones, que era lo que les pagaban a los anteriores cuerpos técnicos y así querían un equipo que jugara como el Bayern Múnich”, contó un exintegrante del cuerpo técnico.

Por consiguiente, los comandados por López debieron asumir que sus más ruidosas contrataciones fueran John Freddy Pérez -Bucaramanga no hizo uso de su opción de compra- y Brayan Urueña, quien estaba sin equipo tras la salida del Huila. Y los restantes llegaron por recomendaciones de los dirigentes y ofrecimientos de agentes de jugadores. El último inscrito fue el delantero Oswaldo Blanco, a quien el cuerpo técnico avaló luego de ver una serie de ‘bien editados videos’.

El lateral izquierdo Julio Ortiz fue uno de los jugadores que se marcharon molestos del América, luego de negarse a aceptar que Leyvin Balanta, quien se reiteraba en sus actos de indisciplina, se mantuviera en el equipo titular. También el defensa Carlos Henao dejó entrever que su salida del equipo se había dado por marcadas diferencias con el arquero Alexis Viera. “Salvo Henao y Yámilson, los ocho jugadores que se fueron no iban a responder a lo que necesitábamos”, dijo la fuente.

Gracias a una demanda, América ganó el partido de la primera fecha que perdió en el campo con Universitario de Popayán, y en la cancha celebró siete triunfos, empató en cinco oportunidades y encajó cuatro caídas. Registró un rendimiento del 56,86 por ciento. Los rojos llegaron a ser líderes. No obstante, entre las jornadas 12 y 15 solo sumaron 2 puntos de 12 que disputaron. Allí arreció la tormenta y se multiplicó la resistencia de los hinchas a López. “Todo mundo comentaba que iban a sacar al técnico y nosotros les decíamos que los íbamos a respaldar en la cancha, pero no fuimos contundentes y cuando nos llegaban nos hacían los goles”, comentó el mediocampista Luis Sierra. Y otro miembro del saliente cuerpo técnico añadió que todas las pruebas de alcoholemia que hacían cada semana “salieron negativas” y dijo: “Llegamos a tener hasta diez jugadores lesionados. Además, John Pérez se fue diluyendo, y el resto de los jugadores no dio”.

Directivos, divididos

Y se crearon fisuras en la junta directiva. Mientras Sangiovanni respaldaba a un agobiado director técnico, otro dirigente postuló a Salvador Suay (director deportivo) y a Freddy Rincón para llegar a la dirección técnica. Todo colapsó en la noche del lunes 20 de octubre, luego de que el América, en la penúltima fecha, apenas alcanzara un empate 1-1 con el modesto Dépor y comprometiera su clasificación.

A la mañana siguiente, López fue citado al hotel de propiedad del presidente del equipo. “John Jairo es muy sensato y decidió renunciar antes de que lo echaran, pero si los dirigentes no le hubieran aceptado la renuncia, él hubiera continuado”, aseguró un cercano al extécnico del América, quien desde ese día no sale de su apartamento. Llos dirigentes le dieron la dirección técnica al controvertido ‘Chiqui’ García, que tampoco pudo en las seis fechas que tuvo. “Si no ascendemos, no podremos seguir pagando al actual cuerpo técnico”, sentenció Sangiovanni.

Ahora América tiene una oportunidad, los cuadrangulares de enero, serán tres partidos para volver a la A, de lo contrario estarán un cuarto y largo año en el descenso. Lo cual indica que a los dirigentes ‘escarlatas’ lo barato les ha salido muy caro… La inversión en la conformación de la nómina que se abstuvieron de hacer a mediados del año, surge ahora apremiante. De lo contrario, continuarán en el infierno.

Pero al América se lo está llevando el diablo… ¡Otra vez!

DEPORTES

 

Con Información de El Tiempo

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *