Phil Collins en siete escenas - EntornoInteligente

El Observador / No es un cantante que toca la batería. Es un baterista que además canta un poco. Así se describe a sí mismo como artista Phil Collins, que este sábado tocará por primera vez en Montevideo .

Es una figura divisiva: se ama su música o se la considera blanda y sin gracia. Hay críticos musicales británicos que lo odian y lo defenestraron toda su carrera; pero es a su vez uno de los artistas más taquilleros de la música pop, como atestiguan los 200 millones de discos vendidos, tanto con la banda Génesis como solista. Y de hecho, aunque hace algunos años se lo podía considerar de mal gusto, hoy es considerado como una referencia musical.

Ha hecho música melosa, sí, pero también es música divertida y bailable. Y aportó un sonido de batería particular, generado por la remoción del parche inferior de sus tambores y una combinación de efectos de grabación que la hacen sonar poderosa pero limpia, y clarísimo en canciones como In the air tonight.

A lo largo de su carrera, mientras perdía pelo pero ganaba prestigio, Collins protagonizó hechos curiosos, batió records, y tuvo también unas cuantas tragedias personales. Estos son algunos episodios de su vida, relatados principalmente con base en su autobiografía Aún no estoy muerto, publicada originalmente en 2016.

1. La primera batería A los 3 años llegó el primer instrumento. En Navidad sus padres le regalaron un redoblante de juguete, que se convirtió en su primera interacción con la música como intérprete. Dos años después, vino la primera batería casera, construida por dos hermanos amigos de sus padres que oficiaban como tíos postizos de Phil.

2. Collins y los Beatles Antes de dedicarse a la música, Collins fue actor, una profesión que heredaron sus hijas, Lily y Joely. De niño comenzó su carrera en producciones teatrales en Londres, y a los 12 años apareció como extra en la película de los Beatles, A hard day’s night. Siete años después, ya como músico, fue convocado por George Harrison y el productor Phil Spector para tocar la percusión en la canción Art of dying, del debut solista de Harrison, All things must pass. Compartió estudio con él y con Ringo Starr, además de con otros ilustres músicos, pero finalmente su aporte no fue utilizado, ya que Spector decidió usar otra versión con arreglos diferentes.

3. Los tres divorcios Collins se casó y se divorció tres veces. El tercero ostenta, de hecho, el récord del pago más alto por un acuerdo legal de una celebridad británica: US$ 35 millones en su separación de la suiza Orianne Cevey, con quien volvió a ponerse en pareja en 2016. El músico tiene cinco hijos de sus tres matrimonios (una de ellas es adoptiva).

4. Dos shows en un día En 1985, cuando Collins ya era uno de los nombres más taquilleros y prolíficos de la música pop, se realizó el megaconcierto benéfico Live Aid, y el baterista-cantante tocó en los dos escenarios el mismo día. La particularidad es que uno estaba en Filadelfia y el otro en Londres . A las dos de la tarde, Collins tocó junto a Sting en el estadio Wembley: pifió tocando el piano y un cambio sin aviso en la letra de Every breath you take lo dejaron en falso. Luego de un viaje en Concorde a Nueva York acompañado por Cher y escuchando las canciones que tenía que aprender en un walkman, Collins llegó a Filadelfia y acompañó a Led Zeppelin como segundo baterista. Esta ultraochentosa experiencia acabó siendo traumática para Collins.

5. Phil versus el Oscar Against all odds es una de las canciones más célebres de Phil Collins y estuvo nominada al Oscar como Mejor canción original por la película del mismo nombre. Pero la Academia hizo “la gran Drexler” y optó porque la canción no fuera interpretada por Collins en la ceremonia de 1985, sino por Ann Reinking. Hay dos versiones sobre esa decisión: una es que la Academia no quería que una estrella de la música eclipsara a las del cine, y la otra es que no conocían su existencia como estrella pop. La cuestión es que ni siquiera lo invitaron a la ceremonia, y cuando su discográfica lo reclamó, el productor del evento envió una misiva que decía “Gracias por su nota por Phil Cooper, me temo que todos los asientos están ocupados”. Reinking destrozó la canción, Collins no ganó el Oscar, aunque tuvo revancha en 2000, cuando se llevó la estatuilla por You’ll be in my heart, de Tarzán.

6. Las enfermedades “No me convertí en alcohólico hasta los 55 años. Viví los alocados años sesenta, los colocados setenta, los imperiales ochenta, los emotivos noventa. Me retiré, satisfecho, y fue entonces cuando caí”, explica Collins en Aún no estoy muerto. Luego de una vida sin drogas , el músico se autodestruyó luego de su tercer divorcio y estuvo a un paso de la muerte. Rehabilitación, recaída y tratamientos intensivos fueron su camino, y lleva abstemio ya varios años. Además, ha tenido problemas nerviosos y de espalda que le impidieron tocar la batería por años. Ahora puede hacerlo, pero prácticamente tuvo que aprender otra vez.

7. Serie y videojuego La actuación dejó de ser el principal medio de vida de Collins hace años, pero de vez en cuando el británico ha despuntado el vicio. El primer episodio de Vicio en Miami usó la canción In the air tonight y tiempo después, lo convocó para el episodio Phil the Shill (Phil el cómplice) de su segunda temporada. El músico incluso prestó su música, su rostro y su voz para interpretarse a sí mismo en el videojuego GTA: Vice City Stories.

Fuente: Phil Collins en siete escenas

Con Información de El Observador

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi