Petronor apuesta por los servicios energéticos y las microrredes - EntornoInteligente

Expansión / La filial de Repsol quiere “pensar diferente y acercarse al cliente” ante un nuevo ciclo que estará dominado por las renovables. Busca entrar en nuevas actividades de futuro.

En un momento de transición hacia un ciclo dominado por la energía renovable, Petronor quiere pasar de ser una refinería a una convertirse en una compañía energética, y éste es un objetivo con el horizonte puesto en 2020, según explican los máximos responsables de la firma de Muskiz (Bizkaia), filial de Repsol y participada por Kutxabank.

Durante la crisis, en la Unión Europea se han cerrado varias refinerías, y los países productores de crudo han decidido abrir sus propias factorías para exportar no sólo petróleo, sino también gasolina y gasoil. Ante este panorama en el mercado global, Petronor quiere convertirse en la refinería de referencia para la bahía atlántica, desde Estados Unidos y México hasta Europa, y al mismo tiempo replantearse su negocio y ganar presencia en nuevas actividades. Entre ellas, sus directivos apuntan a los servicios energéticos, las mirorredes (pequeños sistemas inteligentes de distribución eléctrica), las electrolineras, la generación distribuida de las plantas fotovoltaicas, el almacenamiento de electricidad, y la gestión de datos y de conocimiento en la nueva “industria de la complejidad”.

“Tenemos que pensar diferente y hacer las cosas de otra manera”, señala José Ignacio Zudaire, director de Transformación y responsable de Petronor Innovación, convencido de que el sector entra en el ciclo de la eficiencia, en el que “hay que hacer más con menos”. “Vamos a estar donde nos demanda el cliente”.

El presidente de la refinería, Emiliano López Atxurra, destaca que la compañía “no va a hacer ascos” a actividades de futuro como los servicios energéticos y las microrredes.

Inversiones Este año, Petronor va a aumentar su inversión y desembolsará más de cien millones de euros en infraestructura, seguridad, medio ambiente, ahorro de consumo, innovación y sistemas, así como en mantenimiento y labores realizadas durante la parada.

En 2016 aumentó un 39% sus inversiones y destinó 50 millones a la mejora y la modernización de instalaciones, a los que sumó otros 48 millones de euros a actividades de mantenimiento.

La refinería ha reestructurado su deuda, que cerró 2016 en torno a los 600 millones. En la actualidad, la deuda de ronda los 450 millones gracias a la renegociación y las amortizaciones, según su consejero delegado, Andreu Puñet. El pasado año, Petronor consolidó su vuelta a la rentabilidad, con un beneficio de 22,4 millones de euros, un 12,5% más que en 2015, ejercicio en el que dejó atrás las pérdidas de dos años, las únicas de su historia. Esta buena evolución respondió en buena parte, explican sus responsables, al efecto patrimonial derivado de la evolución alcista del precio del petróleo y la repercusión en sus reservas de crudo.

La compañía de Muskiz representa casi la mitad del tráfico del Puerto de Bilbao, con 14,6 millones de toneladas y 393 buques. Durante el pasado año, 39 trabajadores se incorporaron a Petronor, que tiene actualmente una plantilla de 1.043 personas.

Petronor apuesta por los servicios energéticos y las microrredes

Con Información de Expansión

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com