PERÚ: Desnutrición a la baja - EntornoInteligente

El Peruano / La política de inclusión social registra avances sustantivos en la disminución de brechas en el Perú. Uno de sus principales indicadores es la reducción del hambre y la desnutrición crónica infantil, gracias a los esfuerzos desarrollados por el Gobierno por medio de exitosos programas sociales. De hecho, un logro de vital importancia es el descenso de la desnutrición a 14.1% en los menores de edad durante el año pasado, cuya proyección es bajarla a 10% hasta 2016.

Hay otros indicadores de igual trascendencia que el Poder Ejecutivo ha logrado, como la reducción de la pobreza hasta 4.7% en 2014, el aumento del acceso al agua potable de 36% a 63% de la población rural en los primeros dos años de gestión de gobierno (2011-2013), así como el incremento de la cobertura de la electrificación del 64.2% en la zona rural a 71.6% en el mismo período, mientras que en el rubro de telefonía se empezó en 2011 con 50.6% de acceso a este servicio y en 2013 avanzó a 63.7%, lo que significa que cerca de un millón de peruanos y peruanas pobres y muy pobres tienen acceso a telefonía.

Son cifras que revelan el buen norte alcanzado por las políticas sociales. Sin embargo, por su trascendencia en la calidad de vida de las personas, la disminución de la desnutrición infantil es el éxito más significativo de la política de inclusión social impulsada por el presidente de la República, Ollanta Humala.

Incluso la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha destacado que el Perú lidera a las naciones de la región en la reducción de los índices de hambruna entre su población, y se ubica entre los 38 países, 12 de los cuales forman parte de América Latina y el Caribe, que han cumplido los objetivos establecidos internacionalmente en la lucha contra el hambre, anotándose estos éxitos antes del plazo límite fijado para 2015.

Son reconocimientos que deben enor-gullecer a los peruanos porque esa meta solo ha sido posible con el trabajo conjunto de todos los sectores, bajo la línea de articulación diseñada por el Poder Ejecutivo en programas sociales, cuyo accionar genera un impacto positivo en segmentos poblacionales postergados durante décadas.

Si bien la FAO ha explicado que su metodología para medir la disminución del hambre en el mundo difiere en ocasiones de las cifras oficiales que muestran de manera independiente los países que desean acreditar esa reducción, destaca que los indicadores del organismo de las Naciones Unidas revelan con contundencia que el Perú acortó la proporción de personas”con inseguridad alimentaria”

Ello es posible porque el Gobierno peruano tiene correctamente definidas sus prioridades en la lucha contra el hambre y la desnutrición, mediante programas como Qali Warma, cuya cobertura incluso es coordinada con la FAO para que su alcance se centre especialmente en los niños, que son los que más sufren de deficiencia de alimentos. Es una estrategia que a futuro debe permanecer en los distintos niveles de gobierno para acabar con la desnutrición de manera definitiva en el Perú.

Con Información de El Peruano

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *