Paso de gigante - EntornoInteligente

Marca / Lucas Silva dio ayer un paso de gigante para convertirse en un jugador importante en los planes de Carlo Ancelotti hasta el final de temporada. El italiano le dio la oportunidad en una noche de Champions, que no es poca cosa, y el brasileño no defraudó. En un ejercicio de suficiencia y profesionalidad intachable, ganó en la inevitable comparación con Illarra. “Me sorprendió su personalidad”, dijo Carletto tras el encuentro. Hasta la vuelta de Modric, puesto asegurado.

El brasileño jugó a la derecha de Kroos, al que Ancelotti no piensa quitar de los mandos del equipo. Así que Lucas debe reciclarse a una posición que, por lo que vimos ayer, tampoco le va del todo mal. En el primer minuto demostró que tiene carácter, robando dos balones al Schalke de manera consecutiva. El primero, cortando un pase de Aogo. El segundo, ganando por arriba un duelo con Höger. No se arruga y robó seis más a lo largo del duelo.

Con Información de Marca