PARAGUAY: Mora judicial, el centro de todos los males de Astrea - EntornoInteligente

Ultima Hora / La justicia tardía no es justicia. Un fallo que llega varios años después de la petición no sirve para nada. O como dicen los ministros de la Corte, es “inoficioso”, ya que no resolverá el problema suscitado varios años atrás. La mora parece ser el mayor de los males que tenemos en el Poder Judicial.

Como muestra tenemos la sentencia dictada la semana pasada para un matrimonio que perdió a sus tres hijas en la tragedia del Ycuá Bolaños. La resolución de primera instancia se dio a 8 años, un mes y 10 días de haberse iniciado el juicio y a 10 años y 34 días del siniestro del supermercado.

Los abogados de la sociedad y los accionistas ya anunciaron una apelación. Así, el juicio seguirá no se sabe por cuántos años más en el Tribunal de Apelación y tal vez en la Corte Suprema de Justicia.

Ejemplos de mora hay muchos. El más sonado es el que duró nada menos que 26 años, donde se dictó la prescripción del hecho por los años transcurridos. Hasta ahora es el que tiene el récord.

Lo que llama la atención es que los plazos procesales no son tan largos como los procesos. En el fuero Civil, por ejemplo, en un juicio ordinario; es decir, que no tiene un trámite especial establecido por la ley, tenemos unos seis meses para que se dicte una sentencia definitiva.

En el caso del matrimonio que perdió a sus hijas en el Ycuá Bolaños, luego que la causa entrara en autos para sentencia, tuvieron que pasar dos años para la resolución.

En el fuero Penal, en un caso donde existe un juicio oral y público, los plazos van entre 8 y 9 meses para tener un fallo condenatorio o absolutorio. Y hablamos de días hábiles.

Claro que también hay abogados especialistas en alargar los procesos, lo que hace que no se dicten sentencias tan rápidamente.

La falta de resolución de los jueces dentro de estos plazos, hace que el justiciable a veces esté dispuesto a cualquier cosa para tener una sentencia, lo cual facilita y promueve la corrupción en cualquiera de sus formas, desde “favores” hasta las famosas coimas.

Lo que se quiere es un fallo, a favor o en contra, pero una definición del caso. Total, habrá posibilidad de apelar si no es de su agrado.

Que la justicia llegue a 10, 15, 20 o 26 años después, no sirve para nada. El factor tiempo es importante. A pesar de que la Corte ataque este mal, muchas veces es la que menos respeta los plazos procesales.

Con ello, evidentemente, el mayor de los males judiciales es la mora, y de ahí derivan los otros, por lo que se debe atacar de raíz este mal.

Con Información de Ultima Hora