PANAMÁ: TAL CUAL - EntornoInteligente

La Prensa / COQUETEO I. Lo vimos cabalgando en una yegua alazana el domingo 19 de marzo en las patronales de san José de David. El contralor Federico Humbert despertó sospechas de que busca una candidatura presidencial con miras a 2019. Tres días después, en”Debate Abierto?, RPC, se le preguntó directamente.”No descarto esa posibilidad?, dijo. Y el sábado pasado se fotografió con jóvenes de la Banda Independiente Segunda Oportunidad de La Joya. ¿Flirtea con el Palacio de las Garzas?

COQUETEO II. Si eso es así, que se prepare para bajarse del potro de la Contraloría a inicios del próximo año, porque sus queridos diputados discuten una propuesta para que los funcionarios dejen el poder un año antes de las elecciones y no seis meses como ahora. Bueno, eso si el efecto Odebrecht o donaciones con dinero ajeno de la Asamblea no lo hacen perder los estribos.

PEZ GRANDE. El equipo legal de Ramón Fonseca Mora ha hecho todo lo posible por desvincularse de Mossack Fonseca do Brasil. Era, dicen, solo una franquicia y que no tenía relación con la sede central en Panamá, a la que se le vendió una sociedad y por ello recibieron algunos honorarios o anualidades. Eso dicen. Pero en 2008, Fonseca Mora, en una elogiosa entrevista que le hiciera el canal de televisión estatal Sertv, nos aseguraba:”Tengo una empresa grande. Tenemos más de 500 personas, mi socio y yo, alrededor del mundo, casi 50 oficinas; es una cosa grande”

SÉ FELIZ. Por cierto, en esa misma entrevista, promocionada por estos días por quien le maneja la cuenta de Twitter a Fonseca Mora, nos daba la fórmula infalible de la felicidad. Primero, hacer las cosas diferentes al montón; segundo, ser disciplinado; y tercero, no comerse la pizza (o pastel) solo.

VÍAS DIRECTAS. La publicidad-propaganda del MOP parece dar la impresión de que se hacen carreteras para el pueblo. Pero muestran tomas de vías que llevan directo a fincas aceiteras. ¡Oops!

INSENSATEZ. Muy bonitos los fuegos artificiales y todo eso. Pero este fin de semana la basura que deja esta práctica quedó acumulada en el parque Ignacio Valdés (en Punta Paitilla). ¿Y las autoridades qué?

CEPOLANDIA. Las torturas son condenables aquí, en Alepo, en Bosnia o en la Conchinchina. La ablación del clítoris, el cepo, el linchamiento y otras formas de”hacer justicia? sin ningún derecho a la defensa provocando daños físicos a la víctima -o al supuesto infractor de una costumbre o norma- son violaciones a los derechos humanos. Podemos disimularlo con todo tipo de argumentos, pero seguirá siendo terrible para todos. Incluso, en el caso de los indígenas torturados se filmó con modernos celulares y se subió a internet. Doble humillación para la víctima. Claro, miremos para otro lado, hablemos de supuestas tradiciones o de cultura.

PANAMÁ: TAL CUAL

Con Información de La Prensa

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *