Once años después, la muerte vuelve al fútbol español - EntornoInteligente

El Universal / Madrid. – Once años después del último caso, un muerto volvió a enlutar hoy al fútbol español. La víctima fue un hincha del Deportivo de La Coruña, que murió tras una violenta pelea con los radicales del Atlético de Madrid. Fue la primera muerte por violencia de un aficionado en el fútbol español desde 2003, cuando otro aficionado del Deportivo falleció por un enfrentamiento con seguidores del Compostela, reseña DPA. La Policía española confirmó el paro cardiorrespiratorio de un aficionado de 43 años del Deportivo de La Coruña tras ser lanzado al río Manzanares, a 200 metros del estadio Vicente Calderón, propiedad del Atlético de Madrid. Los médicos intentaron reanimarlo durante horas, pero el fanático falleció pasadas las dos de la tarde, hora española. Según publicaron los medios españoles, el fallecido es Francisco José Romero Taboada, conocido como “Jimmy”, y era un miembro de la facción más violenta del Deportivo. Era padre de un niño de corta edad. Los grupos radicales del Atlético de Madrid y del Deportivo se citaron a través de Internet en un terreno próximo al estadio Vicente Calderón horas antes de que ambos equipos jugaran un partido de la Liga española. Los violentos convirtieron el escenario en una batalla campal. Según señaló un representante policial a “Radio Marca”, los radicales iban provistos de armas blancas y objetos arrojadizos y la violencia que emplearon en su enfrentamiento fue “inusitada”. Aficionados violentos de Deportivo y Atlético de Madrid hace años que mantienen una enorme rivalidad, por lo que pareció sorprendente que el encuentro no fuera considerado de “alto riesgo” por las autoridades policiales, una distinción que suele aparejar un mayor despliegue de vigilancia. Además del hincha fallecido, resultaron heridas 11 personas, entre ellas tres por arma blanca, y varios policías también necesitaron atención hospitalaria. Más de una decena de personas fueron detenidas y otras 30 resultaron identificadas tras los enfrentamientos. El presidente del Deportivo, Tino Fernández, expresó el “rechazo contundente a la violencia” en los campos de fútbol y aseguró que su club no facilitó las aproximadamente 200 entradas compradas por los 200 radicales del equipo gallego que viajaron a Madrid. Los diferentes representantes del fútbol español lamentaron el fallecimiento y condenaron unánimemente los hechos. “Estamos dolidos y muy tristes. Estas situaciones no son futbolísticas, las condenamos y esperamos que no se repitan”, afirmó el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, tras el partido en el que su equipo se impuso por 2-0 al Deportivo. El técnico argentino del Atlético y varios de sus jugadores, así como los del Deportivo, aseguraron no haber sido conscientes de lo sucedido hasta la conclusión del partido. “No estaba enterado, estaba metido en el partido y no estoy con el teléfono mirando lo que pasa en la sociedad, porque esto es un problema social, no del fútbol”, añadió Simeone en tono molesto. A través de un comunicado, la Liga de Fútbol Profesional (LPF) señaló su “repulsa” ante los sucesos y manifestó su “firme intención de suspender la disputa del encuentro sin que haya sido posible”. De esta forma, la patronal de los clubes españoles trasladó esa responsabilidad a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Varios jugadores y el técnico del Deportivo, Víctor Fernández, aseguraron no haber recibido ninguna propuesta para suspender el encuentro. “Este es un hecho deleznable y condenable, pero nadie nos ha planteado suspender el partido”, señaló Víctor Fernández tras el partido y antes de conocer la muerte del hincha. “El asesinato se ha consumado. Espero que este atentado sirva para que cosas así no se repitan”, afirmó el presidente del gubernamental Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal. El CSD, la LFP y el Ministerio del Interior tratarán el asunto “de urgencia” en una reunión convocada para mañana. Los futbolistas y los dirigentes de los clubes insistieron en separar los hechos de la práctica del fútbol y de las hinchadas. “Esto no tiene nada que ver con nosotros ni con el fútbol. Es un incidente que se ha producido muy lejos de nuestro estadio”, aseguró el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, pese a que la batalla campal se produjo en las cercanías del Vicente Calderón.

Con Información de El Universal