Mujer y empresa - EntornoInteligente

La Razon / Para nadie debe ser extraño saber que las mujeres tienen menos empleos disponibles y ganan menos que los varones prácticamente en todos los ámbitos de la sociedad. También se sabe que son cada vez más las mujeres que se insertan exitosamente en el mercado laboral, tanto así que hoy en Bolivia una de cada cinco empresas tiene a una mujer en un cargo directivo.

En efecto, según un reporte del Banco Mundial, en el país el 22% de las empresas tiene al menos a una mujer en un puesto directivo, un poco por encima del promedio latinoamericano (19%), pero por detrás de países como Nicaragua, donde más del 30% de las firmas tienen ejecutivas a cargo, y sin duda muy por delante de Chile, donde menos del 5% de las compañías confía su dirección a mujeres.

Observando esos datos según el tamaño de las firmas, Bolivia es el quinto país con más mujeres en cargos directivos en empresas pequeñas: casi un 35%. Lo contrario ocurre entre las grandes compañías: solo el 6% de éstas tienen a mujeres en la dirección. Al medio están las medianas, con un 12%.

Los medios de comunicación, y antes de ellos las ciencias sociales, llaman a este fenómeno “techo de cristal”. Es decir: las mujeres pueden ver y sentir que el cielo es el límite para su ambición y su talento, pero lo cierto es que la sociedad patriarcal se encarga de ponerle límites a esos arrestos, hasta que aparecen mujeres dispuestas a romper ese cristal que las limita. Un buen ejemplo es la Cámara de Mujeres Empresarias de Bolivia (Camebol), que en realidad opera a través de cámaras departamentales, independientes unas de otras.

La presidenta de la Camebol filial La Paz opina que el freno al liderazgo de las mujeres depende de muchos factores, entre ellos, del tipo de empresa, “de los mercados y de los tiempos”. A su vez, una mentora de mujeres emprendedoras y empresarias afirma que el retraso del liderazgo femenino está determinado en algunos casos por la falta de mayor y mejor formación; y agrega que la sociedad boliviana todavía tiene “el pensamiento de que los hombres pueden más”.

La presidenta de las empresarias paceñas coincide con esa idea: “Seguimos viviendo en una sociedad machista en la que tenemos que luchar un poco más para romper los preconceptos”. En cualquier caso, las expertas en esta materia insisten en que la formación es el camino indicado para superar la brecha entre hombres y mujeres.

Noticias como la conformación de las cámaras de empresarias, o incluso el porcentaje de mujeres en cargos de decisión deben ser miradas con optimismo, pues son señal de que, aunque existen, los techos de cristal pueden ser rotos, y quizás en un futuro no muy lejano llegue el día en que las mujeres puedan afirmar que están en iguales condiciones que los hombres.

Mujer y empresa

Con Información de La Razon

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi