Muere la Duquesa de Alba - EntornoInteligente

Expansión / La Duquesa de Alba, junto al cuadro de Goya, “La duquesa de Alba de blanco”, pintado en 1795, durante la inuguración de la exposición “colección Casa de Alba” en Sevilla.

Con ella se va un capítulo más de una de los linajes con más solera de España. Doña Cayetana, como le gustaba ser llamada, era la XVIII duquesa de Alba de Tormes y la tercera mujer en ostentar el título. Además sumaba los de XI Duquesa de Berwick, XVIII de Híjar, y así una larga lista hasta completar 50 títulos nobiliarios.

La Casa de Alba es la principal estirpe de la nobleza del Reino de España, una de las familias más antiguas de la aristocracia española y acumula una cantidad de bienes difíciles de cuantificar. A sus 20 palacios y castillos repartidos por toda la geografía española, habría que sumar más de 50 propiedades rústicas, así como una gran cantidad de inmuebles o locales comerciales. Pero su riqueza no está solo en el patrimonio inmobiliario, sino en el tesoro artístico que estos acumulan. Una ingente cantidad de joyas, libros y muebles históricos, así como una de las mejores colecciones privadas de arte, que por primera vez fue expuesta de forma organizada en diciembre de 2012.

Reparto de bienes en vida

A los 85 años, en lulio de 2011, Cayetana de Alba decidió poner orden en su herencia y donar en vida parte de su fortuna personal. A Carlos Fitz-James Stuart, su primogénito y actual Duque de Huescar, pasó el título de Duque de Alba así como todo un paquete que incluye: la Fundación Casa de Alba (con sus palacios de Liria y Monterrey, entre otros), la colección de medio centenar de ducados, marquesados, condados y grandezas y la responsabilidad de preservar el legado histórico y monumental. Al margen de esto, su madre le ha donado fincas rústicas -entre ellas, uno de los mayores latifundios de Córdoba, en El Carpio- y casas en alquiler. Carlos ha sido hasta ahora vicepresidente de la Fundación Casa de Alba y participa en casi todas las empresas de la aristócrata (Inversiones Princesa, Eurotécnica Agraria, Euroexplotaciones Agrarias, Agrotecsa, Agralsa y Castrofresno).

A Fernando Fitz-James Stuart y Solís (Madrid, 1990), nieto de la duquesa e hijo de Carlos, le correspondió el palacio de Las Dueñas, en Sevilla, la casa por la que la Duquesa siempre sintió debilidad. La donación en su nieto Fernando (primogénito de D. Carlos que heredará el título del Ducado de Alba) asegura así la vinculación futura de este palacio de 9.452 metros cuadrados con quien ostentará en el futuro el título nobiliario. Alfonso Martínez de Irujo, duque de Aliaga (Madrid, 1950), es licenciado en Económica, también figura en los órganos de gestión de casi todas las empresas familiares, según datos del Registro Mercantil. Es patronos vitalicios de la Fundación Casa de Alba junto con su hermano Carlos. Su madre le donó parcelas rústicas y la finca del antiguo castillo de El Tejado (XIV), que ha sido rehabilitado, en Calzada de Don Diego (Salamanca). Jacobo Fitz-James Stuart, conde de Siruela (Madrid, 1954), fundador y director de la prestigiosa editorial Siruela y ahora de Atalanta, recibe algunas fincas rústicas.

Fernando Martínez de Irujo, el cuarto de los hijos varones y marqués de San Vicente del Barco (Madrid, 1959) tras cederle su madre el título en 1994, heredó la mansión de Las Cañas, en Marbella, y propiedades agrícolas. Está soltero y sin hijos. Trabajó durante varios años en el Banco Central Hispano y actualmente trabaja en las empresas familiares.

Cayetano Martínez de Irujo (Madrid, 1963), conde de Salvatierra y benjamín de los hijos varones, recibío del palacio de Arbaizenea, en San Sebastián, la finca de 20.000 metros cuadrados que pertenecía a la familia de su padre, los duques de Sotomayor, y el cortijo Las Arroyuelas, un gran latifundio en Sevilla. Además de dedicarse a la hípica, Cayetano se ha implicado activamente en los últimos años en la gestión de las explotaciones familiares. Dirige una de las principales empresas de la familia, Eurotécnica Agraria, que recibe varias subvenciones de la Comisión Europea.

Eugenia Martínez de Irujo (Madrid, 1968), su única hija y duquesa de Montoro, heredó Sa Aufabaguera, una mansión en Ibiza. Además, tras su boda con el torero Francisco Rivera Ordóñez, recibió el cortijo de La Pizana, una finca de 600 hectáreas en Gerena (Sevilla). La duquesa de Montoro colabora también de forma habitual con la firma catalana de joyería Tous. Además, la Duquesa de Alba donó en este reparto una finca rústica a cada uno de sus ocho nietos (salvo a Fernando Fitz-James Stuart y Solís, que era beneficiario del Palacio de Dueñas).

Origen de la casa nobiliaria

La Casa de Alba correspondió a la familia de los Álvarez de Toledo durante trescientos años hasta que a la muerte sin descendencia de María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, la XIII duquesa, pasó al linaje de los Fitz-James Stuart, en la persona de Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva, sobrino-bisnieto de Fernando de Silva y Álvarez de Toledo, XII duque Alba de Tormes y abuelo de la XIII duquesa.

Noticias Relacionadas Fotogalería: Una vida en imágenes

Con Información de Expansión

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.