Muere el fiscal que acusó a Fernández de encubrir a Irán - EntornoInteligente

Los Tiempos / Buenos Aires |

Argentina quedó ayer presa de un terremoto político por la muerte de Alberto Nisman, el fiscal que cuatro días antes acusó a la presidenta Cristina Fernández de “encubrir” a Irán en la causa por el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires.

En la muerte del fiscal argentino no intervinieron terceras personas, indicó el informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Nisman.

La fiscal Viviana Fein, que investiga el fallecimiento de su colega, dijo en un comunicado que “el decano de la morgue judicial” le comunicó ese dato sobre la muerte del fiscal, que ha conmocionado a Argentina.

Agregó que se encuentra “a la espera de los resultados de un cúmulo de medidas probatorias destinadas a descartar cualquier otra hipótesis”.

La fiscal que lleva el caso pidió “prudencia” pero antes aclaró que murió por un solo disparo de un arma calibre 22, sin dejar cartas ni testigos del suceso.

Por su parte, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, indicó que la muerte de Nisman parece un “suicidio”.

El fallecimiento se anunció el mismo día en que Nisman debía comparecer ante el Congreso para explicar su denuncia contra Fernández y el canciller Héctor Timerman.  

La presidenta Fernández ordenó ayer mismo desclasificar información de Inteligencia relacionada con la investigación del atentado solicitada por Nisman la semana pasada.

En tanto, Israel lamentó la muerte del fiscal, calificado como “valiente jurista”, y pidió a Argentina que prosiga con la investigación de la causa al igual que organizaciones judías en Argentina como la AMIA, DAIA y Centro Simon Wiesenthal.

Nisman, de 51 años, acusó el miércoles pasado a Fernández, Timerman y otros allegados al Gobierno de haber tramado una “maniobra” para “encubrir” a Irán por su supuesta implicación en el atentado contra la AMIA que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994.

Nisman había sido designado en 2004 por el fallecido expresidente Néstor Kirchner como fiscal especial para la causa AMIA, un año después de que un juicio fuera anulado por irregularidades en la investigación.

Ojo en la denuncia

Nisman, divorciado y padre de dos hijas, interrumpió sus vacaciones en España y viajó a Argentina la semana pasada para divulgar su denuncia.

Periodistas y colaboradores de Nisman se han apresurado a denunciar que se sentía amenazado -tenía una custodia de 10 policías- y rescataron recientes declaraciones del propio fiscal en las que explicaba que le había advertido a una de sus hijas que se preparara para escuchar “cosas terribles” de su padre.

El fiscal pedía que se indagara a Fernández por haber favorecido la firma en 2013 de un Memorando de Entendimiento entre Argentina e Irán para interrogar a los acusados en un tercer país y avanzar en una causa estancada desde hace 20 años.

Además solicitó un embargo preventivo de bienes por unos 23 millones de dólares de Fernández, de Timerman y otros dirigentes.

El Gobierno calificó a Nisman de mentiroso y atribuyó su actuación a una operación de los servicios de inteligencia.

Conmoción en medios  políticos

La diputada opositora Patricia Bullrich afirmó que “un fiscal muerto antes de dar un informe al Congreso en una causa donde hay terrorismo internacional me parece de una enorme gravedad”.

El diputado del opositor PRO, el rabino Sergio Bergman, apuntó: “Si se suicidó o lo suicidaron termina siendo víctima de las circunstancias por la gravedad de lo que denunciaba”.

Elisa Carrió, líder de la opositora Coalición Cívica, indicó que era “un asesinato”.

El analista internacional, Atilio Borón, dijo que en este caso “la primera víctima es el propio Nisman y su familia. La segunda víctima son los familiares de las víctimas del atentado, porque de nuevo una tragedia obstaculiza la investigación”.

 

LA LLAMADA “PISTA IRANÍ”

Sin embargo, Nisman no siempre fue cuestionado por el Gobierno.

El fiscal se hizo cargo de la investigación en 2005, bajo el mandato del entonces presidente y esposo de Cristina Fernández, Néstor Kirchner.

Por esa época se aproximó a la llamada “pista iraní”, una línea de investigación que apuntaba hacia cinco exfuncionarios persas y que fue defendida por el Gobierno como tesis principal.

En 2006, Argentina interpuso un pedido de captura internacional de estos exfuncionarios ante la Interpol, sin resultados hasta ahora, por el rechazo iraní.

Desde su despacho junto a la Plaza de Mayo de Buenos Aires, Nisman fue adquiriendo mayor notoriedad con el paso de los años.

Cables de la embajada de Estados Unidos en Argentina difundidos por WikiLeaks en 2010 revelaron una estrecha relación entre Nisman y Washington.

El punto de quiebre en las relaciones con el ejecutivo de Cristina Fernández fue en 2013, tras la aprobación del llamado “Memorando de entendimiento” que firmó Argentina con Irán, que planteaba la creación de una Comisión de la Verdad de juristas para analizar la investigación sobre el atentado.

Fue un documento duramente criticado por la oposición y por organizaciones judías en Argentina, que consideraron que el acuerdo desviaba y demoraba la investigación y era de carácter inconstitucional.

En una entrevista con BBC Mundo, en mayo de 2013, el fiscal aseguraba que Irán estaba intentando infiltrarse en América Latina con bases de espionaje para promover y llevar a cabo “actividades terroristas” en la región.

Pero sin duda fue su último movimiento, el de acusar a la presidenta del país de “confabulación criminal” para cerrar la investigación del atentado de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), lo que terminó de poner su nombre en la primera plana de todos los medios.

 

DENUNCiAS

El fiscal acusó a la presidenta Cristina Fernández, al canciller Héctor Timerman y a allegados del gobierno, entre otras personas, de “decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes” acusados del atentado en 1994 contra la AMIA en Buenos Aires, que causó la muerte de 85 personas. El Gobierno ha negado tales acusaciones y tildó al fiscal de mentiroso.

La presidenta y su canciller decidieron “fabricar la inocencia de Irán para saciar intereses comerciales, políticos y geopolíticos” de Argentina, dijo Nisman.

Por orden de la mandataria -agregó el fiscal- el canciller celebró “acuerdos secretos con Teherán” para llevar a cabo una “maniobra criminal” que incluyó “el armado de una pista falsa, basada en pruebas fraguadas, para desviar la investigación judicial hacia culpables inventados”.

Nisman señaló que el supuesto plan para desvincular a los ocho iraníes acusados del ataque -de los cuales sobre cinco pesan notificaciones rojas de Interpol- se valió de una diplomacia paraestatal integrada por personal de la Secretaría de Inteligencia de la presidencia, el diputado oficialista Andrés Larroque, los dirigentes sociales Luis D’Elía y Fernando Esteche y el “referente comunitario” y nexo local de Irán Jorge “Yussuf” Khalil.

Según el fiscal, las órdenes partían supuestamente de la mandataria, pasaban por el diputado Larroque o por personal de la Secretaría de Inteligencia, luego por D’Elía para llegar a Khalil y de allí eran enviadas a autoridades iraníes como el exconsejero cultural de la embajada de ese país en Buenos Aires Moshen Rabbani, acusado por Nisman de ser uno de los autores intelectuales del ataque y sobre el que pesa una orden de detención.

El plan habría incluido una reunión “secreta” en enero de 2011 entre los cancilleres de Irán y Argentina en la ciudad siria de Alepo, en la que “Timerman transmitió a Irán la decisión” argentina de “abandonar el reclamo de justicia” por la AMIA.

Además contempló el armado de una “pista falsa” que de “modo creíble” acusara a una “conexión de fachos (fascistas) locales”.

Nisman dijo posteriormente a periodistas que contaba con “muchísimas pruebas” para sostener sus acusaciones, las cuales no podía revelar en su totalidad por ser “confidenciales”.

Con Información de Los Tiempos

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Instagram

Username or hashtag @entornointeligente is incorrect.