MÉXICO: Subliminal - EntornoInteligente

Excelsior / Flashing pictures on my screen

Shown too quicly to be seen

Does no register in my conscious mind

Propaganda of another kind.

Suicidal Tendencies , Mike Muir, Subliminal

 

Se me avizora una enorme catástrofe nacional la primera semana de junio próximo. Si hemos de hacer caso a don Gustavo Madero , capitoste del PAN, el encuentro de futbol soccer del domingo 7 de junio entre las selecciones de Brasil y México debe ser cambiado de fecha. Dice el dirigente panista que los mexicanos van a estar embrutecidos viendo el juego por televisión y no acudirán a cumplir con su obligación ciudadana de emitir su voto.

Desde luego que don Gustavo se hace pato, o es un tremendo ignorante de que hace varios decenios el futbol profesional se convirtió en un descomunal negocio. Finge ignorancia de que la Selección Mexicana de futbol es una marca generadora de ingresos millonarios todos los años. Que los partidos “fecha FIFA” suspenden por las pistolas de la organización más importante del mundo entero todos los torneos nacionales del futbol profesional. Se trata de aprovechar la marca patriotera de los futbolistas para vender de todo. Es obvio que las selecciones nacionales tienen que llevar en su alineación a las estrellas del futbol mundial. Por eso inician mañana sábado contra Ecuador Dos Santos y Chicharito .

Porque el futbol es lo de menos; se trata de vender camisetas, pósters, banderolas, gorras, autógrafos, todo lo que se le pueda vender al recio patriotismo de los mexicanos que viven en  Estados Unidos y, precisamente por eso, son mucho más mexicanos que muchos de nosotros. Y lo mismo con las demás selecciones nacionales. La de Argentina, por ejemplo, tiene dos tarifas por presentarse a jugar. Una con Messi y otra sin él. No miento.

Pero a don Gustavo se le perdió en el monte la cabra más valiosa: el mensaje subliminal. El partido de futbol del siete de junio no debe solamente posponer su fecha. Aquí hay todo un sistema de publicidad subliminal.

Debiéramos, por ejemplo, exigir que la verde amarelha —así le dicen los cursis a la selección brasileña— que use otros uniformes en cada encuentro con México. El amarillo, ya se sabe, es propiedad exclusiva del PRD. Cualesquiera que fuese el resultado en el encuentro, el mensaje de los amarillos estaba ahí.

La Selección Nacional, diga lo que Decio diga, no debería jugar estos partidos. Aun cuando se presentara a jugar con algunas de las camisetas diseñadas por Charlie Brown en rojo o en negro, los ratoncitos verdes seguirán siendo —como los bautizó Seyde hace tantos años— unos ratoncitos verde, blanco y colorado. Los colores patrios son, desde hace 80 años, propiedad exclusiva del PRI. Ahí hay publicidad subliminal. En el peor de los casos, la Selección —si sale de verde solamente— es capaz de ponerse un tucán virtual para favorecer al negocio del Verde dizque Ecologista.

De donde se desprende que el lábaro patrio de los mexicanos debería guardarse de aquí a que nos formemos en la fila de la casilla que nos corresponde el primer domingo de junio. La bandera es un mensaje a favor del PRI, no se hagan.

¿Y qué me dicen del cielo? Su azul, por muy impoluto que se nos quiera vender, es partidista. Favorece, de entrada, a las huestes que comanda el señor Madero . Clausuremos el azul y de paso al cielo. El naranja ya se lo apropió el Movimiento Ciudadano y el rojo —faltaba más— es del Partido del Trabajo a cuyos dirigentes nunca se les ha visto trabajar. El Partido Humanista ni pinta, y a Morena le basta ser prietita.

Esta cromática aniquilada nos debe conducir al blanco y negro de nuestra realidad: o nos lleva la fregada o ya nos llevó.

PILÓN .- Ya lo dijo Videgaray , y lo dijo a voz en cuello. En 2016, la burocracia se va a tener que reducir, caiga quien caigare. Tenga o no tenga casa en el Malinalco Golf Club como el candidato del PRI-PVEM para Cuajimalpa, Miguel Ángel Salazar , y Sra.

Con Información de Excelsior