MÉXICO: La CNDH no es antagónica al Estado mexicano - EntornoInteligente

Excelsior / México vive una época de turbulencia política que se intensificó con el aciago episodio de Guerrero, el conflicto en el Politécnico Nacional y sus secuelas en la UNAM. Ello cuestionó nuestro sistema político.

Frente a ese panorama, una buena noticia fue la elección de Luis Raúl González Pérez como nuevo presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ya que por su trayectoria y su probidad se garantiza una nueva era en la observancia de las garantías constitucionales de los ciudadanos y seguramente se fortalecerá la cultura del respeto a los derechos humanos con una institución democrática que atenderá a cabalidad a las víctimas y abatirá la “impunidad lacerante”, como lo ha manifestado el recién estrenado defensor del pueblo.

Ya hemos recordado aquí que el corte garantista de nuestra Constitución, pionera en la defensa de las libertades ciudadanas, ha permitido al Estado consolidar la democracia como expresión plural de la sociedad.

En la administración del presidente Carlos Salinas de Gortari se creó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y aunque tuvo brillantes presidentes, también se observó en otros opacidad, complacencia, omisión y distorsión en la supuesta defensa de las víctimas. Por ello nos congratulamos con la nominación de González Pérez, universitario de cepa que lo mismo ha aplicado el derecho en la máxima casa de estudios, que se ha desempeñado con eficiencia en el servicio público en Gobernación, la PGR y la propia Cámara de Diputados. Miembro fundador de la CNDH, ha resuelto casos importantes como la matanza de 17 campesinos en Aguas Blancas, Guerrero, y el homicidio del malogrado candidato priista a la Presidencia, Luis Donaldo Colosio; pero también ha defendido la libertad de expresión al ocuparse de atender los agravios a periodistas, tanto en la comisión como en el Poder Legislativo.

¿Qué nos ofrece el ombudsman nacional? Satisfacer a la sociedad en su reclamo de justicia, legalidad y respeto pleno a la dignidad humana para vivir con seguridad y tranquilidad. Nos ofrece una comisión democrática que construya el nuevo paradigma institucional para actuar con decisión y firmeza, y con la convicción de ser la voz de aquellos que no la tienen, que la han perdido o que se las han arrebatado.

El exabogado general de la UNAM resalta como fortaleza de la CNDH que hoy tiene el poder que da la fuerza de la ley, la razón, la verdad y la moral. Estamos seguros que la comisión nacional será cercana a la sociedad, pero no contraria ni opositora a los fines del Estado mexicano.

En cuanto al caso Iguala, González Pérez se comprometió a que se sepa la verdad, a vigilar el trabajo de las instituciones de seguridad y atender el derecho a la justicia, a la reparación integral del daño a las víctimas y a las garantías de no repetición, y demandó al Poder Legislativo que promulgue una ley general de desaparición forzada.

El desarrollo profesional de quien cursa el doctorado en derechos humanos es una buena señal de que se recompondrá el quehacer de la comisión y que ello permitirá avanzar hacia un Estado humanista en el que todos asumamos la responsabilidad de ver los derechos humanos como un sistema de vida para convivir en orden, paz y armonía.

Es importantísimo el llamado que hizo para que el delito, la violencia y la injusticia no se combatan o reclamen cometiendo ilícitos o actos violentos.

Estamos ciertos que el jurista González Pérez sabrá actuar con ética y amor a México para preservar el Estado de derecho que hoy es agredido por grupúsculos que sólo desean desestabilizar a la nación.

Apostilla: Durante los últimos años el Ejército mexicano ha asumido la función de seguridad pública en muchos municipios y estados del país. Se ha convertido en el último dique para contener al crimen organizado, y ello para evitar que delitos como el narcotráfico, el tráfico de armas o la violencia irracional se conviertan en tema de seguridad nacional. Sin embargo, a raíz del caso Tlatlaya las Fuerzas Armadas han sido objeto de cuestionamientos, a los que salió al paso el general, secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, quien señaló que los militares seguirán cumpliendo con su labor constitucional sin amedrentarse por “juicios injustos, algunos sin duda erróneos, carentes de fundamento, malintencionados y que la institución armada no merece”, y recordó que los militares ajustan su actuación a lo que marca la Carta Magna en estricta observancia de los derechos fundamentales; resaltó que el rumor, la intriga y la deslealtad sólo debilitan a las instituciones y frenan el desarrollo del país.

* Catedrático de la Universidad Anáhuac México                 Norte y vicepresidente de la Academia Mexicana de Derecho      Internacional.

                [email protected]

                Twitter: @fpr_enlinea

Con Información de Excelsior