Memorias de El Niño - EntornoInteligente

Marca / Miércoles pasado. 21.00 horas. Arranca el partido entre Atlético y Real Madrid con Fernando Torres sobre el césped. El Niño del Vicente Calderón volvía a la casa donde se formó y lo hacía a lo grande, con el calor de las gradas y con una victoria, su primera victoria, en el derbi madrileño. Tras la apoteosis de su presentación, 45.000 aficionados entregados mediante, llegaba el fútbol y volver a sentir la elástica rojiblanca. Objetivo cumplido.

Hoy. 21.00 horas. Torres entra en la lista pero no será de la partida en esta ocasión, algo que a buen seguro aliviará a un Barcelona que no guarda un grato recuerdo del actual 19 del Atlético. El Niño, en su primera etapa como rojiblanco, amargó en más de una ocasión a los azulgranas. Sus visitas al Camp Nou eran temidas. Y es que pocos futbolistas pueden presumir de números semejantes a los del madrileño en el coliseo del Barça. Seis duelos y cinco goles.

Entre sus gestas está el hecho de haber logrado dos dobletes en el coliseo del Barcelona (temporadas 04-05 y 05-06). Cuatro goles que sirvieron, además, para que un Atlético que entonces peleaba por volver a la élite de la Liga —nada que ver con la versión que ha logrado en los últimos tiempos Diego Pablo Simeone— asaltara la casa de uno de los grandes del torneo. Torres se vestía de bestia negra para un equipo que volaba a lomos del mejor Ronaldinho.

De hecho, en las cinco visitas con la rojiblanca, Torres solo perdió en una ocasión, puesto que los otros dos duelos terminaron en tablas.

A la final de Champions Hasta ahí, los números del madrileño en su primera etapa en el Atlético, donde colaboró en tropiezos dolorosos para los locales… aunque no tanto como la última vez que visitó el Camp Nou.

Era la temporada 11-12 y un partido separaba al Barcelona de la final de la Champions. Tenía que remontar, eso sí, el 1-0 que logró el Chelsea en Stamford Bridge. El duelo se puso de cara con un 2-0, pero un tanto de Ramires colocó el 2-1 en el marcador. Los de Guardiola estaban fuera de la gran final.

Entonces saltó Torres al campo en el minuto 80 para conseguir a la contra el tanto de la tranquilidad, que compraba el billete definitivo de los ingleses para la gran fina. La pesadilla del Barcelona volvía a ser el delantero madrileño, que hoy volverá a convertirse en el enemigo.

Con Información de Marca