Medidas neoliberales tuvieron una respuesta rápida: el 27-F - EntornoInteligente

Ciudad CCS / El 27 de febrero de 1989 se produjo un estallido social que con el tiempo tomaría el nombre de “El Caracazo”, pero que en realidad se inició en las ciudades Guarenas-Guatire del estado Miranda, en donde los venezolanos expresaron todo su descontento en contra de las medidas neoliberales asumidas por el presidente Carlos Andrés Pérez (CAP) y su gobierno, que tan solo tenía 25 días de haber asumido el liderazgo político de la nación.

Producto del denominado “paquetazo” anunciado por CAP, el 16 de febrero se impuso un nuevo sistema económico que produjo una liberación de precios, aumentó el transporte público en un 30%, estimó un incremento durante al menos tres años seguidos de los productos derivados del petróleo, eliminó la tasa de cambio preferencial, incrementó los servicios públicos como agua, luz, electricidad, congeló los cargos en la administración pública y liberó hasta un 30% de las tasas de interés activas y pasivas.

La decisión del gobierno estuvo sostenida en la petición de un préstamo económico al Fondo Monetario Internacional (FMI), que se estima alcanzó los cinco mil millones de dólares.

A pesar de que el gobierno negó la represión en contra de la población y solo reconoció la muerte de 276 venezolanos, algunas investigaciones arrojan que en las fosas comunes de La Peste, en el Cementerio General del Sur, se depositaron más de dos mil cadáveres.

Aquella mañana, los guatirenses y guarenenses descargaron toda su ira reprimida por años de opresión por parte de un sistema que terminaba de mostrar toda su ferocidad en contra de la clase trabajadora.

Mientras tanto en Caracas, y en horas de la mañana, la revuelta social tomó cuerpo en las calles de las avenidas Fuerzas Armadas y Urdaneta, y también en sectores como Catia, El Valle, La Hoyada, Nuevo Circo y Caricuao.

Para las horas de la noche, el Presidente ofreció una declaración televisada a los venezolanos en donde suspendió las garantías constitucionales y justificó la acción de los cuerpos de seguridad del Estado.

De igual forma puso en marcha el denominado Plan Ávila, dando la orden de su implementación al ministro de la Defensa para ese año, Ítalo del Valle Alliegro.

El Plan Ávila ejecutado por los cuerpos de seguridad del Estado como la extinta Policía Metropolitana, la Disip, la Guardia Nacional y el Ejército Nacional tuvo órdenes de masacrar al pueblo justificados en el vandalismo desatado en contra de establecimientos privados.

PAÚL MARTÍNEZ R. / CIUDAD CCS Medidas neoliberales tuvieron una respuesta rápida: el 27-F

Con Información de Ciudad CCS

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com