Las 10 balas que mataron al 'marqu�s' y confidente: "Te puedes re�r de un c�rtel, pero no de todos" - EntornoInteligente

El Mundo / ‘Richi’ viv�a en la urbanizaci�n m�s lujosa de Madrid. Luc�a un reloj de 400.000 y sus vecinos pensaban que se hab�a hecho rico con el ladrillo y los aviones

Hasta que el lunes le acribillaron frente al colegio de su hijo. As� supieron que era un gran narco…

El hombre asesinado de 10 tiros en Pozuelo perteneci� a la banda de Los Miami

Ricardo Rojas Montes (44 a�os) era a ojos de sus vecinos de la exclusiva urbanizaci�n madrile�a La Finca un acaudalado hombre de negocios que hab�a hecho fortuna con una empresa aeron�utica y negocios inmobiliarios. Le ve�an como ese marido y padre ejemplar que llevaba cada ma�ana a su hijo de nueve a�os a un colegio donde estudian los cachorros de las �lites. Manejaba porsches , vest�a ropa Dolce&Gabanna y relojes Richard Mille de 400.000 euros. Sus propinas eran espl�ndidas en el restaurante Ten con Ten donde se reun�a con conocidos empresarios.

�sa era su cara A. La B comenz� a relucir cuando el lunes, a las 9.26 de la ma�ana, fue acribillado a balazos tras dejar a su ni�o en la puerta de su escuela en Pozuelo de Alarc�n . Y ante la mirada de su mujer, que sali� ilesa. El hombre recibi� el impacto de 10 de los 12 proyectiles que le dispar� un sicario que iba acompa�ado de otro en una moto Yamaha 500 con la placa de la matr�cula doblada. Eran de una oficina de cobros colombiana y tardaron en salir de Espa�a unas horas . Habr�an percibido 50.000 euros por un �trabajo muy profesional�, seg�n fuentes de la investigaci�n.

‘Richi’, el narco que fue acribillado a balazos la pasada semana

La Polic�a llevaba varios a�os sin ver en Espa�a un ajuste de cuentas tan visceral. Tan cruel. Y menos a plena luz del d�a. Para los habitantes del complejo bunkerizado de La Finca, adonde se hab�a mudado Ricardo cuando empez� a temer por su seguridad, fue una sorpresa. Para �l, no. Tampoco para los capos del narcotr�fico patrio que sab�an que su muerte era cuesti�n de tiempo . De d�as. De horas. Porque en �el pueblo�, como llaman a Colombia los traficantes, ya hab�an puesto precio a su cabeza. La amenaza de �O plata o plomo� ya se la hab�an repetido en muchas ocasiones. Le hab�an secuestrado dos veces, hab�an retenido a su madre a punta de pistola… Pero Richi segu�a sin cancelar sus deudas… Y al final acab� probando el plomo . La Polic�a Nacional se encuentra investigando la autor�a del crimen, pero no es f�cil. Ten�a tantos enemigos, que acertar qui�n dict� su sentencia de muerte es un sudoku de dif�cil resoluci�n.

�Deb�a tanto dinero a tantos c�rteles diferentes, que sab�amos que tarde o temprano ocurrir�a esto . Te puedes re�r de uno, pero cuando te r�es de todos al final te matan. El mundo ser� mejor sin �l. Es una persona que ha hecho mucho da�o, que ha metido a muchos compa�eros en la c�rcel porque era un chivato de la Polic�a y la Guardia Civil�, dice uno de los hombres m�s respetados de los bajos fondos de Madrid que nos ayuda a reconstruir para Cr�nica qui�n era Ricardo Rojas, alias Richi , el Chino , Flandhul (por lo regordete que estaba al llegar a Espa�a) y el Marqu�s , por su alto tren de vida. Reconstruir esas noches de fiesta de miles de euros en el club Ushuaia de Ibiza, vuelos en avi�n privado con prostitutas de lujo… De esa vida pabloescobariana con la que �l hab�a so�ado desde que era un cr�o humilde en Zarzal, localidad a 133 kil�metros de Cali, territorio de narcos.

All� Richi muy pronto entendi� que sus posibilidades de labrarse un porvenir pasaban por trabajar para los grandes traficantes. Eran principios de los 90 y empez� haciendo m�ritos. Ofreci�ndose de sicario para el narco Gustavo Valencia, paisano suyo, con apenas 15 a�os. �Ten�a huevos, era un buen pistolero�, recuerda un viejo amigo. Se gan� la confianza del capo y se mud� a vivir a la finca del magnate de la coca�na . All� conocer�a a un integrante de Los Miami, la organizaci�n que, seg�n la Polic�a espa�ola, controlaba gran parte de la distribuci�n de droga en Madrid en los a�os 90. Ambos se har�an amigos y Richi le pidi� a su patr�n que le mandase a nuestro pa�s.

La traici�n Lleg� a Espa�a con 17 a�os y comenz� como repartidor de coca�na. No era su fuerte. �No val�a ni para tomar por culo. Hab�a dicho que era buen transportista y ni siquiera ten�a carn� de conducir cuando lleg� porque era menor de edad. Le tuvieron que hacer uno falso�, comenta un ex compa�ero. Acabaron despidi�ndole y Richi se qued� en Espa�a con una mano delante y otra detr�s. Ah� fue cuando pide ayuda al miembro de Los Miami que hab�a conocido en Cali y �ste le presenta al l�der de la organizaci�n, Juan Carlos Pe�a, que le ofrece empleo y techo. Se muda con �l y su pareja a su casa de Rivas Vaciamadrid y comienza a hacer encargos para Los Miami. Su relaci�n profesional con la banda espa�ola dura unos cinco a�os. �l quer�a ser el jefe y decide traicionar a Juan Carlos Pe�a, tirar de sus contactos y asociarse con uno de los �ntimos amigos de Pe�a para tratar de convertirse en un capo de la droga.

�R�pidamente entendi� que ten�a que colaborar con las autoridades policiales para gozar de inmunidad. Y la consigui� porque �l se convirti� en un activo policial desde que ten�a veintitantos a�os. En un confidente. Informaba a la Guardia Civil y a la Polic�a de grandes mercanc�as que iban a entrar , ellos se pon�an la medallita intercept�ndola y �l se quedaba con una parte que luego vend�a. Y para quien no se crea que es confidente que mire sus antecedentes. A pesar de que ha movido miles y miles de kilos de coca�na y que en el sector todo el mundo lo sabe, s�lo pas� un fin de semana en la c�rcel de Carabanchel porque hace muchos a�os estaba en un local que fue registrado y los agentes encontraron una papelina de dos gramos en el suelo, que no era ni de �l�, dice un viejo conocido.

En su hoja policial s�lo consta un ingreso en prisi�n y tres detenciones, pero ninguna condena . Sorprende que hace unos a�os le dieran el pasaporte espa�ol a pesar de haber sido investigado por narcotr�fico. ��T� crees que si no fuese confidente no se habr�a comido varios a�os de prisi�n?�, se pregunta un narco, que asegura que el testimonio de Richi ha llevado a la c�rcel a muchos de sus amigos .

Cuando el colombiano comenz� a ganar dinero, lo primero que hizo fue someterse a cirug�as pl�sticas. Estaba acomplejado con su gordura y una vez pasado el bistur� comenz� a usar anabolizantes. Se aficion� a las org�as en el Pigmali�n o el D’Angelo. Dos clubes de alterne de donde sac� a varias de sus �novias 10�. Les �pon�a pisos en el barrio Salamanca y les compraba Golfs�, recuerda un ex amigo.

A una de sus novias se la trajo de Colombia tras haberla elegido por cat�logo. Ahora es pareja de un ex jugador de Primera Divisi�n. Pero sus amores fueron Sandra, estetici�n que regenta un par de centros de est�tica en la capital, y Seanyn, prostituta brasile�a, que fue detenida en 2005 en el marco de una operaci�n internacional contra el narcotr�fico. Ser�a condenada a ocho a�os de c�rcel. Y en los c�rculos del hampa no les extra�ar�a que Richi la hubiese traicionado.

La ambici�n de este narco no ten�a l�mites. Se sent�a protegido por las autoridades policiales, hab�a ayudado a encarcelar a varios traficantes importantes, gozaba de la condici�n de testigo protegido y se vino arriba . Fue cuando comenz� a re�rse de algunos patrones del mal rob�ndoles mercanc�a (vuelcos de hasta 500 kilos que equivalen a unos 14 millones de euros) o recibiendo de ellos cantidades industriales de droga que luego nunca pagaba . O lo hac�a a medias. O tarde y cuando ya le hab�an dado serios avisos. Desde secuestrarle hasta retener a su madre. �Muchas veces le han llamado de Colombia, le han pasado a su madre con el m�vil y le han dicho que o pagaba o le volaban la cabeza. Y en esos casos extremos acababa pagando pero robando a otros narcos, por lo que siempre ten�a deudas . Todo eso fue cre�ndole una fama en nuestro mundillo que unido a que era un chivato pues era un c�ctel mortal�, asegura un narco.

“O me pagas o te mato” Richi , a pesar de su mala fama en el gremio , ten�a la habilidad de localizar a nuevos suministradores a los que estafar. �En Colombia no s�lo est�n los grandes c�rteles. Tambi�n hay personas que viven en la selva y que van por libre por lo que era f�cil que Richi siempre pudiese encontrar a un incauto. Le gustaba fardar, para que viesen que era un narco importante y los enga�aba. �l ten�a deudas tambi�n con holandeses, franceses… �, dice un viejo amigo. Ricardo lleg� a montar una compa��a aeron�utica para ofrecerle a algunos c�rteles introducir droga en Espa�a por v�a a�rea. Aunque sus contactos estaban fundamentalmente en el puerto de Valencia.

Para ser m�s fuerte, se asoci� con Mario Zanata, con el que comparti� negocios de droga y gimnasios. Zanata fue arrestado en enero de 2016 por liderar una banda que introdujo 402 kilos de coca�na. Su ca�da lo dej� sin protecci�n . Pero a �l no le import�. Sigui� encargando mercanc�a a narcos que no llegaba a pagar. Uno de ellos le lanz� hace meses un aviso. �O me pagas o te mato�. �l se asust�.

Estuvo varias semanas sin salir de La Finca. Fuentes de su entorno aseguran que cancel� esa deuda. De hecho, viaj� a Colombia tres semanas antes de que le asesinaran. Tal vez con ese fin, pero, en ocasiones, pagar la deuda no te exime de la pena capital en el mundo del hampa . �Hay patrones que a�n pagando se sienten ofendidos. Hacen un chasquido y mandan matar �, dice un narco. Otra de las hip�tesis que se barajan es que fuese uno de los tantos a los que ha estafado y que se hubiese sentido molesto por ver que Richi hab�a conseguido hace unas semanas distribuir mil kilos de coca en Espa�a. A pesar de que �l insist�a en que no ten�a un duro y que no mov�a mercanc�a. Pero los elefantes y quesitos que siempre han llevado sellados sus paquetes de coca puede que le hayan delatado. Y �l ya no vive para contarlo.

Las 10 balas que mataron al 'marqu�s' y confidente: "Te puedes re�r de un c�rtel, pero no de todos"

Con Información de El Mundo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com