La solidaridad, base sólida en viviendas construidas por el poder popular en Trujillo - EntornoInteligente

AVN / Valera, 10 Abr. AVN.- A una hora de viaje por carretera desde Valera, principal localidad del estado Trujillo, queda la comuna agrícola La Chapa, ubicada en una zona montañosa que abarca los municipios Pampanito y Trujillo, la capital, donde a pesar de que las horas parecieran transcurrir más lentas que en las agitadas ciudades, sus pobladores están a la vanguardia en el proceso de cambios que vive la patria construida por el comandante Hugo Chávez y que el pueblo bolivariano continúa impulsando para consolidar el socialismo que ahora impulsa el presidente Nicolás Maduro.

Uno de los logros palpables en esta comunidad organizada e integrada por siete consejos comunales es la construcción de viviendas. Hasta la fecha 45 familias ya tienen un techo propio y otras 40 están próximas a estrenar sus casas dignas.

Han sido los propios vecinos, beneficiarios o no, quienes se han integrado al trabajo de edificación de estas casas en busca del bienestar colectivo, demostrando con ello un alto sentido de solidaridad, principio fundamental en el socialismo.

Marcos Tulio Cabrera es uno de los habitantes de esta hermosa comunidad, donde se respira un ambiente de paz y trabajo impulsado por un alto nivel de conciencia sembrado – explica- por el Comandante Chávez.   “Fue el comandante (Hugo) Chávez quien nos sembró esos valores y nos abrió los ojos para que asumiéramos un rol protagónico”.

Cabrera hizo un pequeño alto a su trabajo del día (cargar cemento para la construcción de las 40 viviendas) para relatar la hermosa experiencia que ha vivido en sus últimos 15 años de vida, en pleno fervor revolucionario.

“En 2002 yo fui bendecido con una vivienda que me construyó el Gobierno bolivariano en una parcela acá en La Chapa. Luego tuvimos la oportunidad de organizarnos en consejo comunal y ahora en comuna, organización que nos ha dado la oportunidad de ejecutar proyectos de viviendas”, expresó.

Aun cuando ya no tiene necesidad de una casa, Cabrera ha unido esfuerzos junto a otros voceros comunales para la consecución de recursos para esa edificación de unidades familiares y, además, ha colocado sus habilidades para contribuir con el trabajo de construcción propiamente dicho.

“Primero logramos construir 45 casas y ahora estamos a punto de terminar otras 40 y eso es algo muy satisfactorio porque cada vivienda representa un esfuerzo colectivo, aquí no hay mezquindad a la hora de realizar trabajo voluntario, lo que queremos es que estas familias sean felices”, dijo.

Para este trujillano lo más importante es que estas viviendas tienen bases sólidas, que no son precisamente las de concreto, sino las de valores como la hermandad, la solidaridad y el amor, que harán de éstas hogares y espacios comunitarios constituidos para la sana convivencia.

“Yo le digo a la gente comportémonos bien, sigamos unidos y organizados y continuaremos avanzando y cumpliendo con el legado de nuestro comandante Chávez que nos pidió: unidad, lucha, batalla y victoria”, enfatizó Cabrera.

Estrechados lazos de hermandad

Otra experiencia exitosa en la construcción de viviendas en base a la solidaridad del poder popular se vive en el municipio Boconó, jurisdicción también de vocación agrícola, ubicada al sureste, aproximadamente a dos horas de viaje en carretera desde la población de Valera.

En esta localidad, específicamente en la calle San José, de la parroquia El Carmen, se construye la comuna Fabricio Ojeda, un espacio constituido por 9 edificios de 16 apartamentos cada uno, para un total de 144 unidades familiares, de las cuales 80 ya están siendo habitadas por familias que han aprendido a organizarse y han experimentado la satisfacción que deja el trabajo por el bien común.

Así lo relató Rosmary Briceño, una de las voceras comunales que manifestó lo hermoso que ha sido la construcción de este espacio comunitario, que les ha permitido estrechar lazos de hermandad entre quienes ya habitan y quienes están próximos a formar parte de la comuna.

“Para nosotros el problema de no tener vivienda se transformó en una gran oportunidad para crecer como personas y como colectivo, porque nos organizamos y logramos este proyecto que más allá de ser paredes frías de concreto, son espacios para el crecimiento como familia, porque hemos vivido en carne propia el esfuerzo de colaborar en la construcción, además, ha servido para el fortalecimiento como poder popular porque henos logrado un alto nivel organizativo”, expresó.

Esta mujer, esposa, ama de casa y madre de dos hijos, los fines de semana se integra al igual que un gran número de viviendo venezolanos al trabajo voluntario, para avanzar en el proceso de construcción de los apartamentos, que es acompañado por el gran sancocho comunal que es compartido por todos los vecinos.

” Esto es hermoso, ver a las mujeres y hombres echando pico y pala, los niños cargando las carretillas con arena, aquí trabajamos voluntariamente beneficiarios o no y eso es solidaridad, además, antes de llegar a habitar estas viviendas ya somos amigos, somos una verdadera comunidad donde nos preocupamos por el bienestar colectivo, aquí no hay individualismo” , manifestó.

Briceño reiteró el compromiso que esta comunidad organizada tiene en seguir impulsando el legado del comandante Chávez, en cuanto a que el pueblo se empodere cada vez más y asuma el verdadero poder popular.

“Somos nosotros quienes principalmente debemos seguir impulsando la patria bonita y eso se consigue, primero, con la organización y fortaleciendo los valores humanistas del socialismo”, precisó.

El relato de estos trujillanos son apenas dos ejemplos del proceso organizativo que se viene desarrollando en la entidad andina, donde 249 consejos comunales han construido 3.739 viviendas dignas entre los 20 municipios.

De acuerdo al balance ofrecido por el coordinador del Estado Mayor de los Proyectos de Transformación Integral del Hábitat, Yoender Carillo, la meta planteada en Trujillo es que el poder popular construya 5.103 antes del mes de julio de este año.

Con Información de AVN