La renuncia anunciada de Jordi Sànchez abre la vía a los Presupuestos - EntornoInteligente

El Mundo / Jordi Sànchez anuncia que está dispuesto a renunciar a la política a cambio de su libertad

El fiscal general ordena facilitar la libertad de Joaquim Forn con la opinión en contra del fiscal del Supremo

El anuncio del presidente de la ANC , Jordi Sànchez , de que renunciará al acta de diputado para intentar recobrar la libertad fue acogido ayer con silenciosa satisfacción en las filas del PP y en el Gobierno. Todos se niegan a hacer pronósticos y valoraciones sobre los pasos que dé la Justicia -Fiscalía y juez- amparándose en el respeto a la independencia de los tribunales, pero en privado acarician el convencimiento de que el nuevo escenario que se abre es propicio para la formación de un Gobierno en Cataluña y la suspensión del artículo 155 , que dejaría el camino expedito para la aprobación de los Presupuestos de 2018 .

“Lo estamos haciendo bien. Paso a paso, dejando que las cosas caigan por su propio peso”. Es la valoración de una destacada fuente popular analizando la decisión del fiscal general del Estado de ordenar la petición de libertad del ex conseller Joaquim Forn , en contra de la posición que mantuvo hace poco más de una semana.

Forn, en realidad, según la misma fuente, era un reclamo para conseguir que el también preso Jordi Sànchez, líder de la ANC y hasta ahora candidato del independentismo a la Presidencia de la Generalitat, siguiera el ejemplo y renunciara a su acta de diputado, decayendo de forma automática su opción a la investidura.

La petición de libertad para Forn habría sido así el detonante que forzaría al secesionismo a poner en suerte a un aspirante viable al primer sillón de la Generalitat. La baza preferida, como repiten oficialmente desde La Moncloa, sería la de un nombre sobre el cual no pesaran hipotecas judiciales pero, en su defecto, valdría un candidato que, como mínimo, pudiera presentarse ante el Pleno con sus derechos políticos intactos.

Es en este escenario, cuando se cumplen tres meses de la celebración de las elecciones en Cataluña , en el que se baraja el nombre del también ex conseller Jordi Turull , imputado por los delitos de rebelión, sedición y malversación , pero en libertad provisional y, de momento, sin más condicionantes para defender un programa e intentar conseguir el apoyo del Parlament.

Si así fuera, y aunque Turull sea suspendido por el Supremo para ejercer el cargo antes del verano, en cuanto fuera elegido president , y formara Govern, el artículo 155 decaería y, con él, el control por parte del Ejecutivo central de las competencias de la autonomía catalana.

No siendo esto poco, el final del 155 es además la condición imprescindible que hasta ahora ha puesto sobre la mesa el PNV para dar su apoyo al proyecto de Presupuestos para 2018, que el Consejo de Ministros aprobará la semana que viene .

No es una cuestión menor, puesto que conseguir sacar adelante a comienzos del verano las cuentas del Estado dará a Mariano Rajoy margen suficiente para agotar la legislatura. Ayer, en Hacienda, en Moncloa y en las filas del PP se respiraba un clima de renovado optimismo respecto a la posibilidad de ver prosperar los nuevos Presupuestos con el apoyo de Ciudadanos , los nacionalistas vascos y Coalición Canaria y la abstención de Nueva Canarias . La misma ecuación que ya dio luz verde a las cuentas de 2017 .

En el PP sólo se albergaba una duda: que surjan “puristas” en la Abogacía del Estado dispuestos a recurrir un pleno de investidura con el argumento de que el candidato está imputado.

Pese a todo, tanto el partido como el Gobierno han optado por mantener el argumento de la separación de poderes. La Justicia es la Justicia y actúa conforme a su criterio y a las leyes. Todo a la espera de que se confirme la retirada de Jordi Sànchez, y que JxCat , ERC y la CUP acuerden poner sobre la mesa el nombre de Turull o cualquier otro. Ayer ya sonaba, además del nombre mil veces repetido de Elsa Artadi o el del alcalde de Mollerusa , Marc Solsona , éste sin cargas judiciales.

Preguntadas ayer, las distintas fuerzas parlamentarias optaban por la prudencia: el PP mantenía en público que “quienes están en prisión”, en clara referencia a Jordi Sànchez, “lo que tienen que hacer por higiene política es dimitir”; el PSOE , por su parte, daba por hecho que la Fiscalía tiene “razones ajustadas a derecho” para pedir la libertad de Forn; ERC insistía en que lo “prioritario” es que se forme un Govern de inmediato que “traduzca la victoria titánica” de diciembre, y el PDeCAT aseguraba que ese Gobierno se constituirá en breve en Cataluña.

La renuncia anunciada de Jordi Sànchez abre la vía a los Presupuestos

Con Información de El Mundo

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi