La reforma fiscal estadounidense: efecto mariposa - EXPANSION - EntornoInteligente

Expansión / Mucho se ha escrito últimamente acerca de la reforma fiscal impulsada por el gobierno de Donald Trump bajo la denominada Tax Cuts and Jobs Act , firmada el pasado 22 de diciembre de 2017.

No en vano, la cuestión impositiva siempre ha ocupado un espacio relevante en las agendas de los sucesivos dirigentes estadounidenses.

¿Pero cuál va a ser el impacto real e inmediato de esta reforma fiscal para las inversiones estadounidenses en Europa?

En primer lugar, la introducción de un régimen parcial de participation exemption en EEUU migra el foco del ya famoso modelo de tributación universal, a un sistema basado en la territorialidad. Hasta la fecha, las corporaciones estadounidenses y sus filiales internacionales quedaban sujetas a tributación en Estados Unidos por cualquier renta obtenida, con independencia de que la misma se originara o no en territorio estadounidense. Este hecho, unido a la fiscalidad asociada a la propia repatriación de la renta en forma de dividendo, propiciaba el uso de estructuras de diferimiento offshore , compatibles con la legislación fiscal estadounidense.

Este cambio de enfoque en la fiscalidad americana y sus límites territoriales en la captura de rentas internacionales, puede propiciar una redefinición de muchas de las actuales estructuras de inversión internacionales basadas en este modelo de diferimiento offshore. En la actualidad, se estima que las 500 mayores compañías estadounidenses no financieras disponen de aproximadamente 1 trillón de dólares acumulado, principalmente, en compañías overseas.

Como consecuencia de este cambio, la estructuración de las inversiones americanas deberá volver a poner el foco en la mitigación de las retenciones soportadas en las rentas originadas en los países en los que operan sus filiales internacionales. Si la potestad tributaria estadounidense se centra en las rentas generadas en el propio territorio americano y la repatriación de dichas rentas puede resultar exenta de tributación, la imposibilidad de recuperar el impuesto soportado en fuente devendrá una cuestión crítica a la hora de revisar las estructuras de inversión en Europa. A este respecto, la estructuración de inversiones a través de sociedades holding europeas con regímenes fiscales ventajosos, tales como podría ser la Entidad de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE) española, será, sin duda, uno de los aspectos a revisar en detalle, sin perder de vista el cumplimiento de la imperativa razonabilidad económica que justifique la utilización de estas figuras jurídicas, así como las eventuales implicaciones que su utilización puede tener desde el punto de vista estadounidense.

Por su parte, la introducción de medidas con nombres tan sugerentes como el BEAT ( Base Erosion Anti-Abuse Tax ) o el GILTI ( Global Intangible Low-Taxed Income ) pretende captar unos mínimos de tributación en Estados Unidos para los grandes grupos multinacionales. Estas medidas encontrarán, en muchas ocasiones, un difícil encaje con los Convenios para Evitar la Doble Imposición Internacional actualmente en vigor, generando claras situaciones de doble imposición.

Curiosamente, en simetría (o asimetría, según se mire) con lo anterior, el legislador estadounidense también introduce el FDII ( Foreign-Derived Intangible Income of US Corporations ), un régimen fiscal ventajoso que, prevé un tipo reducido del 13.125% para determinados tipos de rentas provenientes de la cesión fuera de los Estados Unidos de determinados activos tangibles o intangibles. Su finalidad no es otra que la de potenciar la localización en los Estados Unidos de centros de producción y activos intangibles, alterando así muchas de las actuales estructuras basadas en la deslocalización, muchas veces a territorios de baja o nula tributación, de esta clase de bienes y, consecuentemente, de las rentas que los mismos llevan aparejadas.

Esta medida, con un claro enfoque proteccionista, similar a los ampliamente cuestionados regímenes de patent box europeos, no deja a nadie indiferente, debido a su difícil incardinación en el marco del proyecto BEPS, impulsado también por Estados Unidos. La Acción 5 adoptada en el marco de este proyecto pretende, precisamente, delimitar estos modelos de incentivo a la explotación de activos intangibles con el objetivo de eliminar la competencia fiscal perniciosa.

Mientras desde el viejo continente la Comisión y la OCDE compiten por erradicar este tipo de incentivos, la administración Trump hace de ellos un estandarte para potenciar la re-domiciliación a los Estados Unidos de eslabones de valor perdidos en el mapa internacional. Ya son algunas las voces que apuntan a una inminente, aunque veremos cuan efectiva, intervención de la Organización Mundial del Comercio en este tema.

Todo lo anterior, unido a una reducción de tipos impositivos, que pasan del 35% al 21% para las corporaciones y el establecimiento de medidas limitadoras de la deducibilidad fiscal del gasto financiero o de las estructuras híbridas, muy similares a las que se han venido implementando en los últimos años por la mayoría de jurisdicciones europeas, que cambiarán, sin género de dudas, las principales estructuras de financiación internacional.

En otras palabras, nos encontramos ante una reforma global, no solo porque altera los ejes fundamentales de la clásica normativa fiscal estadounidense, sino porque también impacta, de manera clara y precisa, en los principios fundamentales de la fiscalidad internacional y comunitaria. Todo ello, va a suponer que se deban revisitar muchas de las estructuras de los grandes grupos multinacionales estadounidenses, principalmente en Europa.

El aleteo de la mariposa esta vez es fuerte, así que debemos prepararnos para su previsible impacto a ambos lados del Atlántico.

Relacionados Opinión Jurídico Control de la jornada de trabajo: la historia continúa Consecuencias prácticas del giro jurisprudencial en materia de retribución de consejeros ¿Qué beneficios va a suponer para el consumidor la reforma de la Ley Hipotecaria? La reforma fiscal estadounidense: efecto mariposa – EXPANSION

Con Información de Expansión

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi