La Generalitat reaprovechará espacios municipales como aulas - EntornoInteligente

ABC de España / De equipamientos municipales a aulas para los escolares. La consejería de Enseñanza de la Generalitat ha presentado hoy la oferta de plazas de cara al próximo curso escolar y ha anunciado que reaprovechará equipamientos municipales como aulas para suplir los desajustes de aulas que se darán de cara al próximo curso.

La bajada de natalidad de los últimos años provoca que el año que viene la educación Infantil pierda 7.300 plazas respecto a este año, mientras que las clases de Primaria y ESO ganarán 15.105 alumnos. Para paliar estos cambios, se adaptarán las clases de los más pequeños, que ahora quedarán vacías, así como salas adecuadas de equipamientos públicos que estén en desuso para albergar nuevas aulas.

Estos espacios readaptados “se usarán como centros educativos mientras cumplan las condiciones” y se utilizarán “con sentido común”, según ha asegurado la consejera de Enseñanza Irene Rigau, que ha argumentado la medida de para evitar la construcción de nuevos centros educativos y que ha dejado la puerta abierta a seguir con esta tendencia los próximos años si persiste la crisis.

La primera fase de la preinscripción escolar de cara al próximo curso empezará el próximo martes y los padres podrán realizarla durante diez días, hasta el 21 de marzo. Las escuelas catalanas ofertarán 1.074.033 plazas, 7.085 más que el año pasado. Por etapas escolares, habrá 275 grupos menos de Infantil, 410 más de Primaria y 171 más de Secundaria.

Las escuelas Mirades (Torredembarra), Germans Amat (Terrassa) y Rosa dels Vents (Barcelona) y el instituto Bosch i Gimpera (también de Barcelona) cerrarán el próximo curso “para equilibrar las necesidades demográficas” y sus 200 alumnos se reubicarán. Otros tres centros cerrarán de forma progresiva y también arrancarán tres procesos de fusión de escuelas.

Los padres, indignados La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (Fapac) lamentó ayer las medidas de reaprovechamiento de espacios y las tacharon de “ahorro compulsivo digno de un avaro del siglo XIX”. Los padres denunciaron que “cierran los centros que están pendientes de una actuación de obras importante” y recordaron que la educación pública ya lleva cuatro años de “recortes y agresiones” y que “ha llegado el momento en el que decimos ‘basta’”. Las familias piden que la preinscripción esté abierta a todos los grupos que existen para que a partir de entonces se vean las reducciones que deben realizarse.