La cuna del caf? - EntornoInteligente

El Universal /

Caminando a través de las calles de Chinchiná, admirando esa mezcla entre los comercios de novedades tecnológicas y billares de antaño, disfrute del aroma a café que puede sentirse en gran parte de la ciudad. Zonas residenciales de distintos estratos, un área comercial pujante, con ganas de reinventarse constantemente y una variedad de verdes de los cafetales de la periferia, describen de manera somera este tranquilo y hermoso lugar.

Con este capítulo cerramos esta historia de la Cuna del Café en el que hemos descrito cómo un elemento arraigado en la cultura se convierte en un producto turístico a la par de su producción.

1. La visita obligada.  El Parque, como también llaman a su imponente Plaza Bolívar de Chinchiná, es un espacio destinado al entretenimiento, descanso, observación y diversión, que aloja en ocasiones grandes espectáculos culturales y musicales, convirtiéndolo en la parada obligada a visitar. En cada esquina, podrá encontrar distintas opciones gastronómicas típicas de zona, entre las que destacan los panes de queso, pan de bono, almojábanas, arepas, arepas de queso, chicharrón, frijoles, las tradicionales bandejas paisas, carnes asadas, ajiaco y pare de contar.

2. Más que tradición.  Aunque en Venezuela la arepa es uno de las principales figuras de nuestra dieta diaria, en Colombia pasa a ser un acompañante en cualquier comida del día. De hecho, existen “areperas venezolanas” con mucho éxito donde muestran nuestra peculiar pero sabrosa manera de elaborar arepas. El “tinto” o “tintico” como denominan al café negro está siempre a mano y lo asevero con conocimiento de causa, pues hasta seis “tintos” al día llegué a disfrutar. El café es el alma y principal personaje en esta zona para los comerciantes, productores, trilladores, transportistas y demás actores que hacen vida en esta región.

3. El Parque del Café.  Luego de un delicioso almuerzo, emprendí mi camino hacia el Quindío, con el objetivo de visitar el Parque del Café. Un recorrido de más de 107 km entre hermosos paisajes es la antesala para llegar al internacionalmente conocido y oficial Parque de más de 96 hectáreas de terreno. En él podrás encontrar un teleférico, shows, jardín del café mundial, dos montañas rusas, puestos de alimentos cuyo principal ingredientes es el café, arquitectura tradicional colombiana, el Museo del Café, totalizando más de cuarenta atracciones.

4. Estudie sus opciones.  Es prácticamente imposible disfrutar de este espacio a plenitud en un solo día. Mi recomendación sería estudiar de antemano, las distintas atracciones y trazar la ruta más conveniente para sacarle provecho a su tiempo y gusto. En mi caso, solo pude disfrutar del Show del Café, el teleférico, el Museo del Café y –muy importante – la variada gastronomía en el área de alimentos cercana a la réplica de la Plaza Bolívar de Armenia.

5. Aromas e historias.  Dentro del parque se halla un Juan Valdéz, parada obligatoria si gustas de un sabroso café o un delicioso postre. En cuanto a la vestimenta, lo más idóneo para sentirse cómodo es gorra o sombrero, lentes de sol y protector solar. Los guías del parque son sumamente colaboradores, educados y con la mayor de las disposiciones para atender y aclarar dudas. Para finalizar, me parece importante destacar que Colombia tiene un sinfín de historias, lugares y personajes que bien vale la pena conocer. Un país que refleja progreso, huele a flores y sabe a café.

Bernhard Weissenbach

Instagram:  @bwturismo

Twitter:  @bwturismo

Fanpage: Bw Turismo

YouTube:  BwTurismo

La cuna del caf?

Con Información de El Universal

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com