Isidro, el paraguayo de Quilmes - EntornoInteligente

La Nacion / Isidro Ranoni Prieto tiene 30 años. Es bien paraguayo y de Capiatá. Por amores, hijas y barriada, se hizo quilmeño y argentino de corazón, desde que llegó al país, a fines de 2009, convirtiéndose entonces, en un boxeador de dos banderas; como el francés Gustavo Lenevé, en los albores de este deporte o el italiano Vittorio Campolo, en tiempos de Luis Angel Firpo.

Ranoni, 7º en la clasificación de los semipesados (OMB), poseedor de un récord de 30 victorias, con 26 KO, un revés y tres empates, reservará para esta noche la “última bala” que le queda a nuestro boxeo en 2016. Dirimirá con el invicto ruso Artur Beterbiev, 3º en el ranking (OMB), un match de 12 rounds, en el casino Lac Leamy, de Gatineau, en Quebec, Canadá y televisará en directo CN23, a partir de las 23 horas.

Los argentinos por adopción, como Luis Federico Thompson, proveniente de Panamá, o los brasileños Heleno Ferreira y Everaldo Costa Acevedo, en décadas pasadas; al igual que Ranoni Prieto, la boliviana Liz Crespo y el dominicano Henri Polanco, en éstos días, son algo más que un buen auxilio para este deporte. Se transformaron en valores por seguir y tener en cuenta.

¿Quién es Isidro Ranoni? Es último egreso del box guaraní que supo crecer y disciplinarse en Argentina. Tras su única derrota con el ascendente colombiano Eleider Alvarez, logró ser un boxeador respetado y elegido por la industria norteamericana. Pegador, de boxeo lineal y potente. Limitado en defensa. Su manager, Sergio Rodríguez, decidió concentrarlo en Orlando, con el entrenador cubano Daniel Soto y sparrings soviéticos. Intentará ser algo más que un probador de Beterbiev, quien noqueó a los ex campeones Tavoris Cloud y Gabriel Campillo y a los 10 oponentes que componen su campaña profesional. Fue subcampeón y campeón mundial amateur, en 2007 y 2009, respectivamente. Sabe atacar y definir.

Isidro y Paraguay se distanciaron este año. Las presiones recibidas para representar a su tierra natal en Río 2016 desataron un litigio deportivo con todos sus seguidores. La obligación de obtener resultados a cambio de dólares insuficientes motivó una ruptura pasional con sus admiradores. A dos semanas de la dolorosa derrota mundialista del bonaerense Jesús Cuellar frente al bonaerense Abner Mares, asume Ranoni el rol de “salvador de temporada”, con una misión compleja y riesgosa que le resalta su condición de “no favorito”.

Su mirada irradia las huellas de aquellos que crecieron con rabia y hambre. Sabe que hoy no podrá desconcentrarse y que cada impacto certero puede acercarlo al objetivo soñado. Los rusos perdieron piezas claves en su “ejército pugilístico” en las últimas semanas. Cayeron Denis Lebedev, Eduard Troyanovsky y la máquina del miedo: Sergei Kovalev. Son datos estadísticos valiosos para alimentar una quimera que causaría un suceso en ambos lados del Rio Pilcomayo, en caso de victoria. Es algo más que la pelea del pan dulce. Es un todo o nada. Sobre todo para Isidro.

LA NACION Deportes Isidro, el paraguayo de Quilmes

Con Información de La Nacion

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com