Huevos contaminados: El escándalo sanitario que causó un conflicto diplomático en Europa - EntornoInteligente

Emol / SANTIAGO.- Millones de huevos fueron contaminados en Europa con “fipronil” , un insecticida cuyo uso está prohibido en animales destinados al consumo humano en la Unión Europea. El caso que ha conmocionado al continente en la última semana ha escalado una vez más este viernes, luego de que se informara que ya son 17 países los afectados .

El escándalo salió a la luz y se difundió el martes 01 de agosto, luego de que el organismo holandés encargado de la seguridad alimentaria y sanitaria, NVWA, informara del hallazgo de la sustancia tóxica en cientos de miles de huevos, por lo que tuvieron que b loquear 180 granjas y sacrificar a cerca de 300 mil gallinas .

Sin embargo, el primer país en alertar sobre la contaminación fue Bélgica , el 20 de julio pasado. Posteriormente lo hizo Alemania y desde entonces se ha desatado un crisis sanitaria que se ha extendido por gran parte del viejo continente que también podría involucrar productos procesados que contienen huevos, como la mayonesa o la misma carne.

El caos ha desatado, además, un clima de tensión entre Holanda y Bélgica, quienes se culpan mutuamente por ser el origen del fraude, y entre el resto de las naciones afectadas que exigen explicaciones. A continuación te contamos las claves de esta crisis alimentaria que además ha puesto en jaque las relaciones diplomáticas entre los países afectados.

¿Qué es el “fipronil”? Es un insecticida de amplio espectro que está prohibido en animales destinados a la cadena alimentaria en la Unión Europea, pero que sigue siendo habitual en muchos productos antiparasitarios o en artículos de uso doméstico, como los antitermitas o los antihormigas .

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el “fipronil” “moderadamente tóxico” para los humanos. No obstante, representa un peligro para los riñones, el hígado y la tiroides si se absorbe en grandes cantidades. De todas formas, organizaciones sanitarias de distintos países aseguran que lo registrado en los huevos corresponde a débiles concentraciones por lo que conllevan un bajo riesgo de intoxicación .

Países afectados El escándalo ha llegado a un total de 17 países . Estos son: Bélgica, Holanda, Alemania, Francia, Suecia, Reino Unido, Austria, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Dinamarca y Suiza en el viejo continente, además de Hong Kong en Asia. Según informó este viernes la Comisión Europea (CE), sólo en Holanda, Bélgica, Alemania y Francia se ha confirmado la comercialización de huevos con trazas del insecticida. Los otros 13 han recibido productos procedentes de las granjas afectadas en dichos cuatro Estados.

Investigación Bélgica fue alertada oficialmente a comienzos de junio por un criador, de que algunos huevos habían sido infectados con el pesticida. Siguiendo la pista del tratamiento contra el ácaro rojo, una agencia sanitaria belga estableció un vínculo con Holanda a través de una firma local llamada ChickFriend. Según trascendió, esta empresa compró un producto desinfectante para graneros que habría contenido este químico en la mezcla, a una compañía belga conocida como Poultry-Vision.

Tanto en Bélgica, Holanda y en la región alemana de Baja Sajonia se abrieron investigaciones para rastrear los circuitos de comercialización de los lotes contaminados. Los primeros registros se realizaron en julio en Bélgica en sedes de Poultry-Vision. Allí decomisaron más de 6.000 litros de productos prohibidos. En tanto, este jueves se llevaron a cabo registros que condujeron al arresto de dos directivos de la holandesa ChickFriend.

La fiscalía de Amberes investiga si Poultry Vision conocía el destino de su producto, ya que, aunque el “fipronil” es ilegal para uso alimentario, sí está permitida su comercialización.

Acusaciones cruzadas En medio de la crisis sanitaria, Holanda y Bélgica se encuentran en plena disputa diplomática por quién debe asumir la culpa. Los primeros señalaron como exportador del producto a los belgas, debido a que la empresa indicada como la comercializadora del detergente que contenía el fipronil era de dicha nacionalidad.

No obstante, Bruselas se ha defendido culpando a los holandeses. Aseguran que la compañía que contaminó los huevos al usar el producto de limpieza en corrales es holandesa y que las autoridades de ese país habían sido alertadas de que había huevos contaminados en noviembre de 2016. Una acusación que ha sido rechazada por Ámsterdam.

Por otra parte, los belgas han sido blanco de duros cuestionamientos por parte del resto de las naciones del bloque europeo, pues a pesar de que contaba con indicios de la contaminación desde junio, recién dio cuenta de ello a sus aliados europeos un mes después. El Gobierno holandés, también criticado por sus vecinos europeos, reconoció que se cometieron “errores” en la gestión del escándalo, pero se negó a admitir cualquier acusación de negligencia.

La Comisión Europea ha fijado para el próximo 26 de septiembre una cita de ministros y representantes de las agencias de seguridad alimentaria en todos los países de la UE implicados. Huevos contaminados: El escándalo sanitario que causó un conflicto diplomático en Europa

Con Información de Emol

www.entornointeligente.com

Síguenos en Twitter @entornoi

Entornointeligente.com